Historia de Wonder Woman: Volumen III

Publicidad

Episodio 11: Crisis infinitas (Parte 3)

En diciembre de 2005 la editorial DC finalmente comenzó a publicar el gran evento esperado de las Crisis infinitas, que había tenido una larga construcción de dos años, con numerosas tramas argumentales.

Para el lector ajeno a los cómics era absolutamente imposible entender algo si había evitado la extensa previa que derivó en esta miniserie.

Una continuación de la vieja Crisis en las tierras infinitas de 1985 que dio origen a la Era Moderna de los cómics en esta compañía.

En torno a esta propuesta en la actualidad las opiniones están muy divididas entre los amantes del género.

Hay gente que la considera un fiasco intrascendente que no estuvo a la altura de lo que prometía y otros la defienden simplemente por el entretenimiento que brindó y la calidad artística de las ilustraciones.

En lo personal si bien entiendo a las dos posturas estoy más cerca de los defensores por un motivo diferente.

Crisis infinitas fue el único mega evento, después de la Guerra de los dioses de 1991, que le dio un rol protagónico a Wonder Woman como no había ocurrido con ninguna otra propuesta de este estilo.

La trama estuvo muy conectada con la serie regular de la heroína y sus repercusiones fueron muy importantes en los años siguientes.

De hecho, luego de este evento DC se desbandó con un período adictivo a los mega eventos donde no pararon de publicar este tipo de sagas que reunían a todos los personajes.

Podemos citar los casos de La guerra de los Sinestro Corps (2007-2008), Final Crisis (2008-2009) y Flashpoint (2011), que representó la conclusión a línea editorial originada en 1985.

Ahora bien, si sólo eras seguidor de Wonder Woman jamás te habrías enterado de la existencia de esas historias debido a que fueron completamente intrascendentes dentro de su colección regular.

Podés leer los cómics del 2005 al 2011 con tranquilidad que el mundo de Diana no se ve afectado en absoluto por esos hechos. Es más, ni siquiera tienen una mención.

Por el contrario, con Crisis infinitas era imposible evadir el evento porque ella era una de las grandes protagonistas y las situaciones principales estaban conectadas con su serie regular.

Por ese motivo tengo una simpatía especial por esta saga aunque concuerdo con sus detractores que no estuvo a la altura de lo que prometía.

Muchos ruido y pocas nueces, el título de la obra de Shakespeare es la mejor definición que se puede encontrar sobre este proyecto.

Sobre todo porque sus repercusiones luego fueron opacadas por los eventos que vinieron después.

La relevancia de la amazona en este conflicto se relacionó con el hecho que varios de los artistas involucrados eran parte o se habían desempeñado en el pasado como miembros de la staff de la revista mensual.

Phil Jiménez era el co-creador de la miniserie con Geoff Johns, y entre los ilustradores se destacaba George Pérez que volvió a ilustrar a Diana y el mundo de Themyscira después de muchos años.

En la colección regular Greg Rucka se encargaba de establecer el nexo entre la serie mensual y el macro evento.

Crisis Infinitas retrata a Diana en una posición muy interesante.

Tras la ejecución de Maxwell Lord su imagen se había deteriorado drásticamente.

La mayoría de la opinión pública estaba en contra de ella y tampoco tenía el apoyo de la comunidad de superhéroes donde la Trinidad con Batman y Superman se había quebrado.

El primer número de Crisis abre con una escena estupenda, donde la heroína antes de la entregarse a la Justicia tiene una charla apasionante con sus dos compañeros en las que se pasan facturas personales de un modo que no era habitual de leer en los cómics.

El concepto central de este conflicto exploraba la naturaleza y significado del heroísmo.

Varios personajes clásicos como el Superman de los años ´40, que pertenecía a una Tierra paralela, regresaban para restablecer de algún modo el orden y la dignidad perdida entre los justicieros modernos.

La trama presentaba una gran batalla épica entre la ideología de los superhéroes antiguos, más inocentes y nobles, y sus representantes del siglo 21 que tenían un perfil más oscuro y dramático.

Voy a evitar en esta nota la mención de muertes de personajes y giros sorpresivos del argumento para no arruinarle la experiencia a quienes nunca leyeron la miniserie.

Sin embargo, puedo mencionar que me pareció brillante el modo en que trabajaron la participación del Guasón.

Una virtud de Crisis Infinitas es que Geoff Johns construye un conflicto con centenares de personajes (literalmente) y todas la figuras importantes tienen su papel destacado.

En el caso de Wonder Woman el autor Greg Rucka hizo un trabajo brillante con la serie regular que se encargaba de conectar los hechos.

Estos acontecimientos se desarrollaron entre los números 223 y 225, publicados entre enero y marzo de 2006, que puso fin a un ciclo histórico del personaje.

La heroína se había convertido en una paría de la comunidad de superhéroes, mientras dividía su tiempo en evitar la caída de Themyscira orquestada por el villano de la miniserie (que no voy a mencionar) y su cruzada personal por limpiar su imagen en el planeta Tierra.

Luego de varios números centrados en la acción épica Rucka le dio una conclusión a su ciclo en el número 225 que representó su despedida de la serie regular.

Aunque Diana lograba recuperar la confianza perdida por parte de la humanidad los hechos que había atravesado la llevaban a cerrar la embajada de Themyscira en Nueva York y retirarse de la luz pública por un año.

Un ejemplo que también seguirían Superman y Batman quienes también tenían sus dramones personales.

Tras la Crisis infinitas la editorial publicó la saga 52 que exploraba en tiempo real un año en el universo DC bajo la ausencia de los miembros de la Trinidad.

Este relato se encargaba de cimentar los hechos que jugarían un papel importante en el siguiente macro evento de la editorial, algo que para los seguidores de la amazona era completamente intrascendente.

Wonder Woman regresaría en el 2006 con una nueva etapa de su bibliografía que ofrecería algunas historias memorables con la heroína.

 

 

Publicidad

1 Comentario

  1. Ufff, me acuerdo q esto lo publicaba Sticker Design, cuyo editor, Rafael de la Iglesia, era uno de los que laburan a en las publicaciones de Perfil.

    Eran buenas ediciones, pero no les renovaron la licencia.

    Spoiler:

    Que momento la masacre de Superboy Prime a unos ignotos Titanes!!!!

    Los personajes q hayan muerto, ya ni le acuerdo, seguro ya están de vuelta en acción!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.