Había una vez en Hollywood: Honey West

Publicidad

Una característica apasionante de Había una vez en Hollywood es que está plagada de referencias culturales de los años ´60 que se interconectan con los personajes y las situaciones que viven.

Nada está librado al azar y cada elemento que se puede apreciar en los decorados o guiños audiovisuales tienen una función específica.

Por esa razón si sos fan de este período histórico la nueva obra de Quentin Tarantino se disfruta todavía con más intensidad.

En esta nota me voy a centrar en una heroína icónica de esa década que mencioné en la reseña y no todo el mundo la conoce.

Honey West.

Hay una escena en la película que tiene lugar en el departamento donde vive Cliff Booth, el personaje de Brad Pitt. Mientras el doble de riesgo le prepara la comida al perro la cámara nos muestra el lugar y se detiene en un afiche con la imagen de la actriz, Anne Francis, quien por entonces era popular por la serie de televisión Honey West.

Un personaje que ya había tenido una referencia en Reservoir Dogs.

La imagen de la artista funciona como una doble referencia dentro del film. Por un lado representa una figura emblemática de la producción televisiva de aquellos años y al mismo tiempo es un importante ícono de la literatura pulp, que es el material con el que se distrae Rick Dalton, el rol de Leonardo DiCaprio.

A Honey West la descubrí hace unos años de casualidad.

Resulta que compré en Mercado Libre un lote de libros vintage inconseguibles de la serie The Mod Squad.

Esa colección fue parte del merchandising que salió a la venta en Estados Unidos en 1969 y jamás voy a entender como terminó en Buenos Aires.

Lo cierto es que los libros son muy entretenidos y estaban en un estado impecable.

Junto con el lote venían otras propuestas pulp y entre ellas se encontraba la siguiente novela en castellano.

No tenía la menor idea hasta ese momento quien era Honey West y empecé a leer el libro. Enseguida quedé enganchado con esta detective que remitía muchísimo a la famosa Emma Peel de la serie de los Vengadores y por supuesto las típicas chicas Bond del cine.

Una propuesta pulp con cierta similitudes también a la famosa Brigitte en acción que les recomendé la semana pasada.

Sin embargo Honey apareció primero en 1957 y tiene la particularidad de haber sido creada por un matrimonio de escritores.

Forrest Flicking, un veterano de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea y la periodista Gloria Gotreaud, editora de las revistas de moda Look y Women´s Wear Daily.

Juntos concibieron esta detective que tenía el aspecto y sensualidad de Marilyn Monroe y la dureza y sagacidad del investigador Mike Hammer, de Mickey Spillane.

Por medio del pseudónimo G.G.Fickling publicaron las aventuras de Honey West hasta 1972 en una colección que constó de 11 libros.

Las novelas funcionaron bien entre los seguidores de la literatura pulp policial pero recién se convirtieron en un suceso cuando el personaje fue adaptado en una serie de televisión por el canal ABC.

En ese momento fue una de las primeras heroínas en aparecer en la televisión norteamericana y su debut en el segunda temporada de La ley de Burke, generó que los directivos de la emisora decidieran darle su propio show.

El casting no podía haber sido más perfecto y el rol de Honey quedó a cargo de la actriz Anne Francis, quien ya era popular por su trabajo en el clásico de ciencia ficción Forbidden Planet, de 1956.

El productor Aaron Spelling, responsable de The Mod Squad y Los Ángeles de Charlie, entre otros clásicos, solía tener buen ojo para encontrar a los artistas adecuados para sus producciones y la elección de Francis no podía haber sido más perfecta.

Originalmente Spelling quería para este rol a Honor Blackman, la recordada Pussy Galore de Goldfinger pero al actriz rechazó el proyecto.

Un hecho que jugó a favor de la serie, ya que Anne Francis parecía salida de las novelas y reunía a la perfección las características físicas de la heroína con el carisma necesario para darle vida a la personalidad de la detective.

Luego de testear su aparición en La ley de Burke en el canal enseguida le dieron luz verde a la programa propio de la heroína.

Una producción que se convertiría en una obra de culto en años posteriores y retrató a la perfección todo ese mundo de cultura pop que hace referencia Tarantino en su último film.

En la serie de televisión el perfil de chica Bond de Honey West estaba mucho más acentuado, con todos los artilugios y las armas que usaba, más su desempeño en las artes marciales.

Al igual que Emma Peel solía vestir trajes de cuero muy sensuales y se movilizaba en un auto deportivo, un alucinante Shelby Cobra blanco que reforzaba su actitud independiente.

Honey West debutó el 17 de septiembre de 1965 y fue un suceso instantáneo en la televisión norteamericana.

La serie capturaba a la perfección el espíritu de los libros y era imposible no quedarse cautivado con la belleza de Francis que interpretaba una inusual heroína de acción que le pateaba el trasero a todo tipo de criminales.

Honey West tenía además como mascota un leopardo que llevaba con ella a todas partes, una excentricidad que hoy estaría prohibida.

Otra particularidad por la que quedó en el recuerdo esta producción fue por su excelente banda sonora que capturaba muy bien la cultura de ese momento y se apreciaba desde los créditos iniciales.

Otra curiosidad interesante de Honey West es la de representar a la primera heroína de acción que llegó a las juguetería en los años ´60.

La realidad es que en ese momento las niñas no tenían muchas opciones. Había dos estilos de muñecas que se consumían.

Los bebés o los modelos de Barbie y sus numerosas profesiones que tenía un perfil diferente.

Honey fue la primera figura de acción pensada para el entretenimiento de las nenas y venía con sus revólveres y gadgets con los que resolvía misterios.

Esto es muy loco porque la serie no era en absoluto para chicos pero el merchandising estaba dirigido al público infantil.

Hasta la aparición de Scarlett en la línea de juguetes G.I.Joe, en 1982, Honey West, fue la gran pionera del género de acción entre las muñecas.

Lamentablemente la serie fue cancelada luego de 30 episodios el 8 de abril de 1966 debido a la codicia del canal ABC.

Aunque el programa tenía su público los directivos de la emisora la sacaron del aire ya que les resultaba más barato comprar las latas inglesas con las temporadas de los Vengadores que producir los episodios de este personaje.

Desde entonces Honey West se convirtió en un clásico con las repeticiones y su posterior edición en DVD. Actualmente se pueden encontrar la mayoría de los episodios en You Tube y en Amazon se encuentran disponibles varias de las novelas originales.

En el 2010 la editorial Moonstone trajo de regreso a la detective con una serie de cómic realizado por dos artistas recordadas por su trabajo en Wonder Woman.

La legendaria Trina Robbins y Cynthia Martin, una pionera en trabajar la estética del manga dentro del cómic americano.

 

En fin, si no conocían a Honey West la próxima vez que vean Había una vez en Hollywood ya saben que detrás de ese poster de Cliff Booth hay toda una historia.

 

 

 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.