Band of Brothers/ The Pacific: Parte siete

Publicidad

: The Breaking Point

 

Un mal líder no es aquel que da malas órdenes sino el que nunca toma decisiones.

Carwood Lipton.

Finalmente llegó el momento de reseñar mi episodio favorito de Band of Brothers que tiene como protagonista a mi integrante preferido de la Easy Company: El sargento Lipton.

Un ejemplo contundente de las cualidades que reúne un líder positivo.

Transmite autoridad y respeto sin abusar de su rango ni expresarse a los gritos. Sabe organizar a sus hombres y mantener alta la moral en los peores momentos y cuando el infierno de los combate se desata en el campo de batalla el tipo les transmite la esperanza que van a salir adelante.

No es el héroe ni el personaje protagónico de esta serie pero si lo sacás de la trama su ausencia se sentiría muchísimo.

Este episodio narró la segunda entrega de La Batalla de la Ardenas, donde los Aliados lograron revertir una situación que parecía imposible debido a la implacable ofensiva de los alemanes.

Tras la derrota en el territorio belga las tropas de Hitler no pudieron recuperar otra vez la iniciativa estratégica ante el avance de las fuerzas norteamericanas.

El tratamiento de este hecho histórico que presentó Band of Brothers aunque no está exento de una mínima objeción.

La serie nunca hace mención de los soldados negros que por primera vez en la historia del siglo 20 se sumaron al frente de batalla.

En ese momento los integrantes de las tropas negras sólo tenían la función de manejar camiones y otros vehículos debido a las actitudes segregacionistas que había en ese período. Un detalle que tampoco se trabaja en esta producción.

Durante el peor momento que atravesaron los americanos en las Ardenas, debido a la falta de reemplazos en los comandos, el general Eisenhower permitió que los soldados afroamericanos se unieran a las unidades militares blancas.

Al margen de esta cuestión este episodio es fascinante y tiene como eje central el tema del liderazgo.

A lo largo de la trama podemos ver el impacto que tiene un hombre de las características de Lipton en situaciones de tensión extrema, como las que se viven en una guerra.

Por otra parte se retrata la contracara de esta situación con el desastre que puede generar un lider incompetente como el teniente Dyke, quien obtuvo ese rango por un simple acomodo, pero como lo describe Lipton en una escena, es un uniforme vacío.

Una historia donde se despiden varios personajes queridos y carismáticos de la Easy Company como el teniente Compton y el sargento Guarnere.

David Frankel, quien luego dirigiría la popular comedia El diablo viste a la moda con Meryl Streep, hizo un gran trabajo con la tensión permanente que se vive en el relato y las secuencias de acción que fueron brillantes.

Este episodio presenta tal vez el más grande momento épico de Band of Brothers que es pura emoción cuando el soldado Speirs reemplaza al inepto Dyke en una secuencia narrada desde el punto de vista de Lipton.

Mi momento favorito de esta serie y creo que el de muchos otros también.

Si Ronald Speirs no hubiera existido en la vida real probablemente lo hubieran inventado los guionistas de G.I.Joe. 

No puedo dejar de resaltar la excelente interpretación de Donnie Walberg como Lipton.

Un gran actor que tal vez no tiene el perfil masivo de su hermano (Mark Whalberg) y no lo vemos tanto en grandes producciones de cine pero es un artista muy talentoso que se disfruta mucho.

Desde hace varios años es protagonista de la serie Blue Bloods junto a Tom Selleck y en la actualidad también es parte del reality Whalburgers que se centra en la administración del restaurante de comida rápidas que los actores tienen en Boston.

: PELELIU HILLS

Mientras tanto en el escenario oriental asistimos a la conclusión de la trilogía Peleliu que marca un hito en la historia del género bélico.

Hasta la producción de esta serie ningún otro proyecto se había centrado en esta sangrienta batalla del Pacífico con el nivel de rigurosidad histórica que se pudo apreciar en la realización de los episodios.

La conclusión del relato tiene como foco el combate de Bloody Nose Ridge, donde las tropas norteamericanas quedaron atrapadas por el fuego de los japoneses.

Una característica extraordinaria que sobresale especialmente en este capítulo es el trabajo de diseño de producción.

El nivel de detalles que tiene la reconstrucción de la batalla desde la puesta en escena es escalofriante. Los realizadores se tomaron el trabajo evocar el escenario de la batalla tal cual se veían en la fotografía y material audiovisual de aquellos años.

La dirección de este episodio corrió por cuenta de Tim Van Patten, el recordado co-protagonista (junto a Lee Van Cleef) de la serie Maestro ninja que se convirtió en un prestigioso director de televisión.

Tim fue uno de los realizadores destacados de Los Sopranos y en The Pacific (donde además fue productor) se destacó con dos de los episodios más importantes de la serie.

A partir de este momento la trama se vuelve mucho más interesante debido a que los protagonistas tienen por delante las batallas de Iwo Jima y Okinawa que definirían este conflicto.

 

Publicidad

1 Comentario

  1. Es el día de hoy, con 5 re-visiones de BoB, que veo la escena de Speirs y me sigue sorprendiendo.

    Este episodio debería ser de visión obligatoria en cualquier curso de gerencia/managment, no por lo bélico, sino por lo que se refiere a manejo de grupo de gente y mantener la moral alta y revertir situaciones adversas en los momentos difíciles.

    Que actorazo es Donnie! Lo tenía perdido en el último tiempo, pero me dieron ganas de ver Blue Blood, más con el gran de Tom y pinta que viene por el lado del mundo policial.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.