Reseña de El rey león

Publicidad

Calificación: D

El rey león es un papelón cinematográfico que mancha el legado de un estudio que alguna vez se dedicó a estimular la creatividad e imaginación en el público.

La muerte artística de encuentra sus responsables directos en los mercenarios que hoy conducen esta compañía, amparados por una cultura idiota obsesionada con la celebración de la nostalgia.

La remake de este clásico de los años ´90 fue un proyecto fallido desde su innecesaria concepción debido a la naturaleza de la historia y los personajes.

A diferencia de Aladdin o La sirenita que pueden prestarse, con un poco de imaginación, a ser reinterpretados desde otra perspectiva, el relato de Simba no se puede alterar demasiado porque pierde su gracia por completo.

El margen para hacer algo distinto en este caso era muy estrecho y la única novedad pasaba por los aspectos visuales.

No obstante, existía una pequeña esperanza de ver un espectáculo digno debido a que la realización estaba a cargo de Jon Favreau.

Un muy buen cineasta que hace unos años concibió una nueva versión de El libro de la selva que tenía identidad propia.

Su obra tomaba elementos del clásico de animación y de la novela de Rudyard Kipling para presentar un film, que al igual que Dumbo o La cenicienta, de Kenneth Branagh, funcionaba como un complemento del antecedente de Disney.

Lamentablemente Favreau le puso más dedicación a su programa de cocina de Netflix que a esta remake que se limita a ofrecer una copia carbón en CGI, escena por escena, de la producción de 1994.

Se trata de un producto comercial desapasionado que carece de alma y visión artística.

El rey león (que nunca fue santo de mi devoción) ya acarreaba con el estigma de ser un plagio inmundo de Kimba, el león blanco, de Osamu Tezuka (Astroboy), que los productores tuvieron la desfachatez de ignorar como si nunca hubiera existido.

Después contenía toda esa ideología nefasta de la monarquía entre animales con la que era complicado de comulgar.

Pese a todo, la calidad de la animación y la soberbia banda de sonido (tal vez una de las mejores de la década de 1990) le otorgaron sus méritos artísticos.

El problema con la versión de Favreau es que todos esos momentos emotivos que quedaron en el recuerdo acá se refritaron de un modo gélido y mecánico que  dejan a la remake muy mal parada frente a la película original.

El hiperrealismo de la animación tiene sus virtudes técnicas pero no deja de ser una producción sin corazón que carece de esa calidez especial que sobresalía en la versión anterior.

La recordada muerte de Mufasa, que tal vez te hizo llorar en el cine, acá no te mueve un pelo pese a que fue copiada toma por toma.

Lo mismo ocurre con la escena en que Simba y Nala se reencuentran como adultos, que pasa sin pena ni gloria en este relato.

El film de Favreau optó por recrear este conflicto a través de la estética que podría tener un documental del sello Disneynature y ese realismo desarrollado con los efectos digitales entra en conflicto con la impronta teatral que tuvo El rey león.

Esto se percibe especialmente durante las secuencias musicales que quedaron completamente forzadas y fuera de lugar en la película.

Las canciones funcionan como un compilado de grandes éxitos dentro de secuencias desabridas que son deprimentes de ver.

Muy especialmente en los casos de “I Just Can´t Wait to Be King”, “Hakuna Matata” y “Be Prepared”(el tema de Scar) que carecen de la magia de la original y no resultan compatibles con el realismo que le otorga el director a la narración.

Todos estos momentos parecen pertenecer a una producción diferente.

Tampoco ayudó demasiado que las pocas innovaciones que incorporaron arruinan la historia o el perfil de los personajes.

El clásico de Elton John, Can you Feel the Love Tonight”, ahora suena en una secuencia diurna (algo que no tiene sentido) en una versión karaoke interpretada por Donald Glover y Beyoncé.

La nueva canción que aporta la cantante, “Spirit”, encima es completamente olvidable.

El entrañable mono Rafiki perdió su sentido del humor para quedar deslucido en la trama y en general la narración de Favreau es bastante aburrida.

El CGI perfecto nunca logra transmitir la calidez que tenían los personajes originales y esto también se percibe en las interpretaciones.

Esos matices maravillosos que le dio Jeremy Irons a la personalidad de Scar, que era un antagonista más complejo, en la remake brillan por su ausencia.

En manos de Chiwetel Ejiofor el villano suena igual en todas las escenas y nunca llega ser intimidante.

Los únicos que logran destacarse dentro del reparto son James Earl Jones (que vuelve a interpretar a Mufasa), John Oliver como el ave Zazu y la dupla que conforman Billy Eichner y Seth Rogen , como Timón y Pumba respectivamente.

Estos personajes en particular levantan muchísimo la narración tediosa de la primera parte.

Pese a que esta versión es más larga, el trabajo de Favreau no hace nada por añadirle algún elemento interesante a su relato y por ahí pasa la mayor decepción.

Lo más triste es que hay toda una generación de niños que tal vez tenga su primer contacto con estos personajes a través de la remake zombi que nadie recordará con el paso del tiempo.

No deja de ser una paradoja que entre las nuevas escenas se destaque un momento con un escarabajo que empuja una bola de bosta por el desierto.

Toda una metáfora poética del cine que Disney le ofrece al público en estos días.

Publicidad

15 Comentarios

  1. Es interesante como parece ser que la critica internacional se puso las bolas y comparte muchas cosas que vos pusiste.
    En Rotten 57% y en IMDB, 6.3. En algun momento la chupada de medias al raton se va a acabar porque te puede salir una vez, dos veces. Ahora repetir in eternum una formula pensando que con eso alcanza, terminado quedando demostrado que no es asi.

  2. Uf una lastima…creo que la voy a ir a ver, no por la historia en si misma, sino para sorprenderme con el nivel de avance al que ha llegado el CGI. Ya de entrada, no me creí lo del «live action», mas luego de ver los adelantos; sino que lo tome como un calco cuadro por cuadro de la historia original en animación computarizada hiperrealista. Tu Reseña, me confirma que mi perspectiva no era tan errada. Por otro lado, según tu consideración Hugo¿ te parece que este CGI es el mejor que ha presentado Hollywood al día de hoy?

  3. No Emanuel, está muy bien logrado el realismo de las imágenes pero también los vimos en producciones recientes como El planeta de los simios y El libro de la selva. Claro que ahí también jugaba un rol importante la captura de movimiento pero el CGI era brillante.
    Desde la parte técnica está bien el problema es lo que hacen después con eso.

  4. El Rey Leon debe ser la película que mas veces ví en el cine… tenia 12 años y estaba de vacaciones en Mercedes San Luis y termine trabajando vendiendo pochoclos en el cine local. La única pelicula que pasaban era esa y creo que me se los dialogos casi de memoria.
    Hermosa película y fiel representante de las historias bajon/depresivas/traumáticas con las que Disney trata de enseñarnos que tu peor enemigo puede ser tu tio/madre/madrastra y que (a pesar de que seas un niño indefenzo) ellos pueden asesinar o mandarte a matar a vos, a tus viejos, etc, etc.
    Cuando apareció este oportunidad de revivir la historia pense: «por ahi lo puedo compartir con mi hijo y encima esta enganchado con «La guardia del leon»», en fin… parecía una buena opción….
    Despues de tener que consolarlo con la separación de Dumbo y su mama desestimé ir a ver con él como muere Mufasa (jajaja)
    Ahora que lo pienso bien, una versión real live copiada a la original, es como ver Hamlet actuada por leones, monos, chanchos, ratones y hienas…. y esperar que ver a un leon empujando a otro por un barranco tiene que emocinar me parece que no resiste el menor analisis … no entiendo que pensaron.
    Digitalmente o artistica y cinematográficamente puede ser maravillosa pero claramente no te va a emocionar ver una historia conocida a la que encima le sacas la ternura del dibujo para darle realismo.
    Encima no le aportas nada al cuento si no que lo calcas cuadro a cuadro.
    «Las Aventuras de Chatran», «El oso», «Volviendo a casa» son peliculas donde los personajes principales son animales, y (debería volver a verlas para afirmarlo) emocionaban por que tenian historia y por que nunca habias visto un chatran dibujado a quien asociarlo en la misma aventura.
    Creo que ya lo dije antes… hay muchas historias no contadas, viejas y nuevas… prefiero martires nuevos jejeje.
    Abz.

  5. Aladdin me pareció la misma m… y encima los pocos cambios que le metieron fueron para peor, no entiendo como le fue tan bien en taquilla.

  6. Los trailer me dieron esperanzas, sobre todo por el matiz epico que se le podía dar a la historia teniendo millones de dólares atrás para lograr cosas increíbles pero luego de ver el clip de Hakuna Matata donde en el original había trabajo con planos, movimientos composición, una lógica de musical pero en la nueva todo estaba en un plano secuencia siguiendo a los personajes me dejo muy frio.
    El director logro cosas muy buenas con la dirección en el libro de la selva, con planos largos e ideas muy buenas pero aca parece que se dio cuenta que no podría hacer más que un calco, o quizás disney se lo pidió. Parece que tuvo más inventiva en el libro de la selva ya que la original era una «película barata» para los estándares de disney y había mucho para sumar, aca parece que es más pobre a pesar de los millones.

  7. Ufff, pensé que al menos llegaba a la C jaja!

    Que triste ver el estado de Disney hoy. Se dedican a refritar clásicos jugando con la nostalgia pero de una forma totalmente burda e insulsa. Ya pensar en el iconico Scar de Jeremy Irons diluido a un papel así de… chato, parece que calca los villanos descartables de los super héroes.

    Ojalá Disney en unos años despierte de este letargo y vuelva a ofrecer producciones originales.

  8. El que avisa no traiciona y la burda copia ya se hacia notar desde los avances que muchos festejaban como tarados. Para mi que Jon Favreau tenia el corazón y la mente puestos en The Mandalorian mientras hacia esta película en piloto automático.

  9. No me sorprende ni un poco tu crítica, capaz un poco más indignada de lo que me esperaba pero nombraste todas las razones por las cuales no pensaba ir a verla. En general las críticas mencionan lo mismo pero algunos como «virtudes» y otros como «defectos», más o menos lo mismo que mencioné hace unos días en otra de tus entradas: Estos remakes te van a parecer una mierda porque copian tal cual o porque cambian por completo, creo que deberían parar y listo. No sabés cómo me indigna lo que están haciendo con Disney, crecí viendo Disney -mi sueño es conocer el parque, así sea una vieja ridícula de 60 años con orejas de Minnie- pero ya no dan para más con tanta podredumbre creativa. Me da tristeza realmente. Creo que lo último que me gustó al 100% fue Frozen.

  10. Ese es exactamente mi punto Mariela.
    Esta mierda no es Disney.
    No toman conciencia por la ideología mercenaria de mercado con la que se manejan que hay un legado que deber ser respetado.
    No hay ninguna virtud en hacer el clon de una película clásica que encima es inferior a la original pese a que la copian toma por toma.
    El peligro de estancarse en la nostalgia es que impiden que salgan cosas nuevas porque siguen explotando los recuerdos del pasado.
    Frozen definitivamente fue lo más cercano a capturar la identidad de Disney en el último tiempo y Christopher Robin dentro del live action.

  11. Mirale el lado positivo Hugo, la última vez que Disney estuvo asi de sexo de ideas fue allá a mitad de los 80’s, de ahi vino el rebote que nos dió La Sirenita, Aladin, etc.

    La diferencia, y lo que me preocupa, es que esta vez esta sequedad les esta dando miles de millones de ganancias y ahi no hay incentivos por cambiar.

  12. En realidad suele haber una confusión con ese tema Darío.
    A mitad de los ´80 las películas de Disney no funcionaban en la taquilla pero no se debía a un crisis artística.
    Por el contrario, fue el período más experimental del estudio, especialmente en el cine live action.

    Las crisis de la actualidad es puramente creativa y no registra antecedentes.

  13. Es que al Disney de la actualidad los sacas del revuelo que generan tanto en los medios como en las redes por sus anuncios en los que apelan al 100% con la corrección política (como el anuncio de La sirenita morena) y no saben que hacer. En el cine te salen con boludeces como estas.
    Saludos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.