Retrospectiva Dark Universe: Abbott y Costello contra Frankenstein (1948)

Publicidad

La última vez que exploramos el la franquicia del estudio Universal no atravesaba su mejor momento.

La idea de impulsar a Rondo Hatton como la nueva figura del cine de terror se había frustrado con la inesperada muerte del actor y la compañía había reducido considerablemente la cantidad de estrenos anuales dentro de esta temática.

Sin embargo, si hay algo que demostró la historia es que el Dark Universe es inmortal y de alguna manera siempre consigue renovarse.

Durante la década de 1940, mientras Universal no paraba de estrenar películas de terror, al mismo tiempo dominaba la taquilla de Hollywood con las comedias de la dupla Abott y Costello.

A partir del film Buck Privates (1941) los actores se convirtieron en las figuras con mayor poder de convocatoria en los cines.

Durante los tiempos de la Segunda Guerra Mundial la gente elegía estas comedias de enredo para distenderse de la realidad que era bastante oscura con el avance del nazismo en Europa.

Abbott y Costello sobresalieron como las estrellas mejores pagas de la industria de Hollywood y para 1948 ya habían protagonizado 21 películas juntos.

El productor Robert Arthur fue el responsable de concebir este experimento al que nadie le tenía demasiada fe.

La idea era sencilla.

Si Abbott y Costello eran los favoritos del público y la segunda franquicia taquillera que tenía Universal era el Dark Universe por qué no juntarlos en una misma producción.

De este modo nació uno de los grandes clásicos de la comedia de terror que representaría además el partido homenaje de la gran Trinidad de los monstruos.

Esta fue la última vez que Drácula, el hombre lobo y Frankenstein aparecería juntos en el cine hasta el estreno de The Monster Squad en 1987.

Para esta producción el estudio rescató del destierro a Bela Lugosi, quien había interpretado numerosos clones del vampiro para otras compañía.

Lon Chaney Jr. obviamente quedó a cargo del hombre lobo y Frankenstein fue interpretado por Glenn Strange, quien trabajaba el personaje desde 1944.

La gran paradoja de esta propuesta es que la película con Abott y Costello reunió a los monstruos con un argumento mucho más sólido que los que se habían concebido para House of Frankenstein (1944) y House of Dracula (1945).

El gran problema que habían tenido esos filmes era que los personajes apenas llegaban a compartir escenas juntos y por ese motivo el resultado había sido amargo.

En esta nueva película el encuentro de los monstruos no sólo estaba mejor elaborado, sino que además se los aprovechaba muy bien en el relato.

La obra del director Charles Barton en la actualidad es considerada una de las comedias de terror más grande de todos los tiempos por el modo excepcional en que se combinaron los dos géneros.

La clave del éxito creo que residió en que Abbott y Costello, en el pináculo de sus carreras, trabajaron sus rutinas cómicas en un contexto diferente sin opacar a los monstruos que tenían un gran protagonismo.

El film era muy especial y ofrecía una propuesta diferente desde los créditos iniciales presentados con una fantástica secuencia de animación.

La calidad del video no es la mejor pero al menos puede ver este fragmento.

El éxito de este film radicó en que Universal tomó el riesgo de hacer algo diferente.

Dentro de las comedias de Abbott y Costello era una propuesta inusual y en el Dark Universe finalmente se aprovechaba la reunión de los monstruos.

Otra característica especial fue que salvo por Frankenstein, el resto de los personajes de terror tenían tintes un poco más humorísticos.

Bela Lugosi, demostraba por qué había sido el mejor Drácula del estudio y le aportaba más comentarios irónicos al vampiro.

El hombre lobo por su parte prácticamente protagonizaba una película aparte con Lou Costello que remitía a los cortos de los Looney Tunes.

El monstruo estaba obsesionado por asesinarlo pero siempre surgía una situación que alteraba sus planes, como los cortos del Coyote y el Correcaminos.

Dentro de esta subtrama se destaca la famosa escena en la que Costello cree que el hombre lobo es un amigo disfrazado.

El conflicto central giraba en torno a los intentos de Drácula por transplantar el cerebro de Lou en el cuerpo de Frankenstein.

Larry Talbot en un comienzo intentaba ayudar a los protagonistas pero debido a la luna llena se convertía en el Hombre Lobo y terminaba convertido en otro aliado del vampiro.

El director Charles Barton presentaba el balance perfecto en su narración entre la comedia y el terror del Dark Universe, donde todos estos personajes interactuaban perfectamente entre sí.

El film tenía secuencias de acción fabulosas donde los comediantes se cruzaban con los tres monstruos a la vez y brindaban un espectáculo memorable para el público.

A continuación pueden ver el mejor ejemplo de ese tipo de situaciones.

La película además incorporaba un cameo especial de Vicent Price como El hombre Invisible que completaba una experiencia inolvidable.

Abbott y Costello Meets Frankenstein, su título original, fue aclamada internacionalmente por la prensa y resultó un enorme suceso de taquilla.

El fenómeno comercial contribuyó a que el Dark Universe pudiera revivir otra vez para enfrentar una nueva década.

Este es el avance original del film.

Publicidad

3 Comentarios

  1. Siiii volvió la retrospectiva del dark universe!
    Cómo exprimieron este tipo de películas. Sacaron otra con la momia, el hombre invisible y creo que con dr jekyll y mr hyde. Sin mencionar que inspiraron al peliculón de mingo y anibal contra los fantasmas.

  2. Estaba complicado Gabriel porque el 2018 no fue un gran año para el cine.
    Entonces las películas nominadas como entran las que se hacen para el Oscar y tiene los mismos elementos trillados de siempre o las que cumplen con las reglas de la corrección política del momento.
    Dos requisitos que Green Book cumple a la perfección.
    Creo que si hubiera tenido que elegir una hubiera sido Nace una estrella que para mí se destacó entre lo más decente del año pasado. Roma me pareció un bodrio superficial, exageradamente sobrevalorada y el resto no entiendo cómo llegó a tener nominaciones en la categoría Mejor Película.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.