Top 100: Lo mejor del cine gánster (XX)

5-4

5-LA TRILOGÍA EL PADRINO (1972-1990)

El padrino es al cine gánster lo que los Beatles al rock, el tema es que a mí me gustan más los Rolling Stones.

La ubico en un quinto puesto dentro del top 10 ya que es una producción muy importante dentro de este género, pero sería una hipocresía de mi parte afirmar que es mi gran favorita porque es mentira.

Probablemente lidere la gran mayoría de las listas realizadas sobre el tema pero no me interesa en estas notas repetir el trabajo de los demás o quedar bien con los lectores, sino hacerlas lo más personal posible.

Hay un montón de cosas que me gustan de El padrino y otras que no tanto.

Me encanta la primera entrega especialmente y tengo una relación más fría con las continuaciones a las que repasé menos veces. Muy especialmente la tercera.

En en este informe tomo a las tres películas juntas porque narra se trata de una larga historia en tres actos. No le veo el sentido separarlas, sería como dividir El señor de los anillos. Algo que no hice en el de fantasía.

Algo que siempre me fascinó de este relato de Mario Puzo es que captura muy bien la degradación humana que puede generar el sistema en el que se desenvuelve el crimen organizado.

Siempre vi a la trilogía de El padrino como la trágica historia de un buen hombre cuya alma terminó corrompida por los valores de la Cossa Nostra.

En todos los filmes que mencioné hasta este puesto nos encontramos con delincuentes marginales que acceden al poder en el mundo del crimen y luego su ambición desmedida por lo general genera su caída.

Ese no es el caso de Michael Corleone, quien para mí es la gran víctima de esta historia y no el villano.

Cuando lo conocemos en la primera entrega se lo introduce en la historia como un héroe de la Segunda Guerra Mundial que no presenta ningún interés en involucrarse con los negocios de su padre.

A partir del momento en que la vida Don Vito corre peligro en el hospital y posteriormente con el asesinato del policía McClusky y el gánster Sollozzo, la Mafia fagocita su alma y ya no hay salida posible.

El arco argumental que tiene el personaje es apasionante y en 1972 fue muy novedoso de ver porque nunca se había retratado la historia de un gánster de esta manera.

El modo en que Michael va perdiendo paulatinamente su humanidad era impactante de ver y hacia el tercer acto, cuando el personaje vuelve de Italia, la transformación que presenta Pacino es extraordinaria.

Otro elemento novedoso que aportó el film de Francis Ford Coppola fue la descripción detallada que presentaba sobre la organización de una familia mafiosa.

Términos como “consigliere” y “caporegime” no tenían precedentes en el cine y esto le otorgaba un realismo interesante que se contraponía con los clichés del género.

Siempre fui partidario que El padrino no debió tener continuaciones porque el final de la primera entrega era perfecto y redondo. A partir de esa escena ya sabemos el camino que tomará la vida de Michael en adelante.

Por esa razón me llevé una enorme sorpresa hace unos años cuando descubrí que el propio Coppola opinaba lo mismo. En los audiocomentarios que grabó para las ediciones especiales en dvd de la trilogía, el director manifiesta que de no haber sido porque atravesaba una situación económica delicada nunca hubiera aceptado filmar las continuaciones.

Con la segunda parte tengo una relación más fría. Me gusta como supongo a todo el mundo el origen de Vito Corleone, donde sobresale Robert De Niro, pero nunca me enganchó la historia de Michael que se encamina directamente por el terreno de la tragedia de Shakespeare.

El Padrino 2 tiene una visión más política y es una buena continuación pero nunca logró apasionarme como la obra original.

La tercera parte pese a que ofrece otra gran interpretación de Pacino me pareció completamente innecesaria y nunca compré el romance de Andi García con Sofía Coppola.

Otro tema que siempre me generó distancia de estos filmes es que se percibe cierto romanticismo por los códigos de honor de la Mafia que son una mentira absoluta. Las historias hacen hincapié  en los vínculos familiares de los protagonistas pero nunca llegamos a ver como afecta al resto de la sociedad los negocios sucios de los Corleone.

La familia de Vito termina por despertar empatía porque son criminales en un mundo donde habitan escorias peores que ellos.

El punto es que en el balance no se puede ignorar todas los elementos novedosos que la trilogía le aportó al género, al margen de reunir uno de los repartos más aclamados de todos los tiempos.

La obra de Coppola no es mi gran favorita del cine gánster pero creo que forma parte de las diez historias de visionado obligatorio dentro de este género.

4-LOS INTOCABLES (1987)

Esta es mi película preferida sobre la era de la Ley seca  y como fan del cine de Brian De Palma naturalmente le tengo un afecto mayor.

Sí, sobre El padrino se escribieron ensallos de sociología y teorías de negocios pero la emoción que me regaló el amigo Brian con esta película genera me despierta un cariño especial.

Me cuesta mucho ser imparcial con esta producción porque para mí es una obra maestra por donde se la mire.

Si bien presenta una visión exagerada de los personajes reales, el film captura muy bien la anarquía en la que se encontraba Chicago durante el período en que Al Capone lideró a la organizaciones mafiosas.

Si sos fan de De Palma Los Intocables brinda un placer enorme ya que se trata de uno de sus trabajos más bellos desde los aspectos visuales.

La reconstrucción histórica del período es perfecta y esos movimientos de cámaras fluidos que usa el director brinda algunos momentos excepcionales.

Sin embargo, en este caso la química del reparto tuvo mucho que ver en la empatía que generaban Eliot Ness y sus hombres.

Los intocables eran personas muy diferentes, que casi no tenían nada que ver entre sí, pero en el equipo que conformaban se complementaban perfectamente.

La dupla que formaban Sean Connery con Kevin Costner era muy sólida y por el lado de los villanos el reparto era tremendo.

Robert De Niro se robaba cada escena en la que aparecía como Capone y ese gran actor subestimado que es Billy Drago resultaba aterrador como Frank Nitti.

Nitto, su verdadero apellido, en la vida real era un gánster que usaba la violencia como último recurso a la hora de lidiar con sus enemigos. El guión de David Mamet lo convirtió en un villano de Dick Tracy pero era efectivo y no pasaba desapercibido.

Hay que reconocerle a De Palma que fue una genialidad la idea de vestir a Drago todo de blanco para que resaltara sobre el resto, debido que el personaje no tenía demasiados diálogos.

Esta película cuenta además con uno de los trabajos más emocionantes en la carrera de Ennio Morricone.

En mi vida voy a recordar la música de Los ocho más odiados por la que ganó un Oscar, pero las melodías de Los intocables son eternas.

El tema de apertura que de entrada le da un marco de tensión a la historia, la melodía melancólica de los momentos dramáticos y el tema central que va creciendo hasta convertirse en una memorable obra heroica son piezas que te quedan en la cabeza y se no olvidan más.

¿Quién no se emocionó con la escena final entre Connery y Costner?

Acto seguido De Palma te sorprende con una de las mejores secuencias de tiroteos que se registraron en la historia del cine.  El clímax es soberbio pero la manera en la que construye la tensión de toda la situación durante casi diez minutos ubica a esta producción entre los grandes clásicos de género.

¿Mejor que El padrino y Érase una vez en América?

En mi lista personal de favoritas absolutamente y este video confirma mi elección.

 

 

16 Comentarios

  1. Hasta acá adivine.. sabia que “El padrino” no iba a quedar entre las primeras, y quw de forma acertada la ibas a incluir como trilogía. Lo que no me podia imaginar es que ibas a justificar con una analogia tan inteligente como la de los Beatles y Rolling Stones jajaa. Genial. A mi me

  2. No te sientas solo Hugo…Yo tambien elijo a “Los Intocables” por sobre el Padrino, mas alla de que me consideren un hereje Connery con su irlandes esta en estado de Gracias. Es una de las pocas peliculas que no me canso de ver y reveer…siempre que la pasan en algun lado, me quedo mirandola, porque me parece una genialidad…Lo de la musica que decis, es tal cual, solo me ocurre con pocas bandas sonoras como la de los Intocables ( otras son las de Conan, Robocop y La caza al octubre rojo). Lo que me doy cuenta ahora, es que el pobre de Andy Garcia quedo marcado para hacer papeles de ganster o narco.

  3. Las 4 peliculas excelentes. Y la ultima..PE LI CU LON.

    Bryan de palma que buen director! lo de vestirlo de blanco coincido 200 %. Siempre haciendo de villano Drago, pensar que en el 86 hizo Vamp que junto a Frith Night son mis favoritas de vampiros. No logro vislumbrar cual es la nro 1! suspenso!

    Saludos Hugo!

  4. HUGO Hugo Hugoooo… largá todo de una vez, creo que a esta altura las peliculas se superan una a otra por emociones personales, o gustos ya justificados desde bien adentro de uno…son todas joyitas… tu fundamentación es válida 100%. Soberbio trabajo el tuyo Hugo.

  5. La verdad para alguien como yo q ha leido el libro de puzzo y ha visto infindiad de veces las del padrino, la descripción q haces de la vida de michael como victima me dejó duro… Acertadísimo el análisis tuyo, muy profundo. Ew verdad, al tipo no le quedó otra y en la tercera, q fue la peor de las 3, por lo menos retrata el cansancio de esa vida y su constsnte busqueda de redención.
    Menos mal q es blog personal, porq ponerla 5ta es un sacrilegio. Primerísima de aca al japón debería estar jejeje

  6. El Padrino I es una obra maestra del cine en cualquier estilo. La II es muy buena, antropólogica, diría, y como el presente -el de Michael- es explicado por el pasado -el de su padre Vito. La III en su momento dije: qué buena! no decepciona, pero haberla visto años después (y más horas-cine) pude comprobar sus tremendos defectos, las malas actuaciones de algunEs y la forzada (y hasta estúpida) transformación de Michael Corleone de ese predador frío y quirúrgico de la II en un viejito “no tan malo, comprendanloN, che”.
    Si es como trilogía, un todo con partes, sí, banco tu ranking, pero individualmente el Padrino I es de lo más grande que se hizo en el cine

    Buenísimo todo lo que hacés

  7. Eso es lo divertido del tema Yamil! Cada mirada personal es un mundo aparte. En mi caso considero un sacrilegio poner a El padrino por encima de películas y sagas que me gustan más en le tratamiento del tema ja ja
    ¿Quien tiene la razón?
    Nadie! 🙂

  8. Hola, Hugo. ¿Cómo estás? Muy buena la lista. Con respecto a “El Padrino”, te tiro un pensamiento personal: siempre comento que, para mí, cuando George Lucas quiso plasmar en los Episodios I, II y III la transformación del noble guerrero Anakin Skywalker en el siniestro Darth Vader, tendría que haber tomado como ejemplo a Michael Corleone y el oscurecimiento paulatino que le va pasando a su alma. Saludos, Hugo.

  9. Un comentario más, Hugo. Siempre pensé si Mario Puzo nombró a Tom Hagen (que para mí es el personaje principal en el libro) por Hagen uno de los personajes de las historias germánicas de los Nibelungos y que era servidor del rey. Saludos.

  10. La primera de ¨El padrino¨ la puedo mirar mil veces y nunca me va a cansar. Con la segunda tengo un problema: me parece buena y todo pero me rompio soberanamente las pelotas los continuos saltos temporales que le cortan el ritmo a la peli y hasta se me hace algo aburrida. Con la tercera debo ser uno de los pocos (junto con mi papa) que la bancan,me parece directa, entretenida y organica que la segunda pese a que ya no era lo mismo. y de los intocables…que decir que no se haya dicho? gran peli!
    Saludos!

  11. Vi Los Intocables la semana pasada por enésima vez. Peliculón, coincido plenamente. Una de mis preferidas de cualquier género. Y la escena de la estación… Es increíble… Increíble como la banda de sonido del gran Morricone, la que más me gusta, por afano de tu su trabajo, que ya de por sí está lleno de cosas increíbles.
    Lo loco es que por esto no le dieron un Oscar pero las entregas usaron y usan la fanfarria que subiste aún en el siglo XXI.

    Venía siguiendo los posteos con mucha curiosidad para ver dónde quedaba ubicada.

    Saludos

  12. Cada quien tiene derecho de poner el padrino en el lugar que le guste. Es como tomar vino con soda, si te gusta a quien carjo le importa.
    Una sola cosita del padrino, los planos y encuadres que tiene, epecialmente desde los marcos de las puertas y ventanas como la iluminación hacen de la película una obra visual inmortal.
    Solo eso, muy bueno el programa!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.