Top 100: Lo mejor del cine gánster (XI)

Llegamos a la mitad del recorrido.

50-46

50-LLUVIA NEGRA (1989)

Michael Douglas en modo Dios tras ganar el premio Oscar por su labor en Wall Street fue el protagonista de esta subestimada película de Ridley Scott que brindó un gran exponente dentro de esta temática

Este es uno de esos casos donde el género se fusiona también con el policial y el cine de acción.

El director inglés presentó un tratamiento más que decente del mundo de la Yakuza a través de un thriller muy entretenido que se destacaba por esa estética tan particular que Scott le otorga a sus filmes.

Esos carteles de neón de Osaka, que inevitablemente nos remiten a Blade Runner, en ninguna otra película lucieron tan bien como en Lluvia negra.

Scott lograba que esos paisajes urbanos quedaran impregnados en la memoria del espectador y su dominio del suspenso te envolvía por completo en en el mundo de los mafiosos japoneses.

No obstante, Michael Douglas fue la estrella de esta película, quien brindó una gran interpretación que se potenciaba gracias a la buena química que tuvo con Andy García y Ken Takakura, una de las figuras de The Yakuza, previamente destacada en la lista.

Un aspecto de este film que siempre me pareció muy atractivo es que el director evitó retratar al personaje de Douglas como el salvador blanco que llega Japón para acabar con la Mafia.

Por el contrario, el detective Nick Conklin es un policía sospechado de corrupción que se la pasa cometiendo errores y no pega una hasta que empieza a colaborar con el oficial Matsumoto, interpretado por Takakura.

Esta es una historia donde los miembros de la Yakuza están siempre un paso adelantado al supuesto héroe del film y el protagonista tuvo otros matices que lo  diferenciaron del típico héroe de acción de ese período.

Me gusta mucho Lluvia negra y no puedo dejar de mencionar la interpretación de Yusaku Matsuda como el gánster Sato que se hacía odiar bastante en esta película.

49-BOYZ N THE HOOD (1991)

Tremenda ópera prima de John Singleton, quien en 1991 se convirtió en el cineasta más joven de la historia y el primer artista negro en ser nominado al Oscar en la categoría de Mejor Director.

Aunque Menace 2 Society era una película más cruda en lo referido al tratamiento de la violencia, Boyz N the Hood creo que manifestó con un argumento más sólido la reflexión sobre las pandillas juveniles y el mensaje pacifista que transmitía el director.

La película exponía con mucho realismo la experiencia de crecer en un ghetto de Los Ángeles, donde las matanzas sin sentido en esas comunidades eran situaciones habituales para los protagonistas.

A diferencia del film de los hermanos Hugues en este caso las carreras de las figuras más jóvenes del reparto, como Cuba Gooding Jr,.Ice Cube (que ya era conocido en el mundo de la música pero no en el cine), Morris Chesnut, Regina King y Nia Long se vieron impulsadas en Hollywood en los años siguientes.

Dentro del subgénero del cine gánster denominado Hood Film esta película de Singleton es un clásico indiscutible de los años ´90 y recuerdo que tuvo un enorme impacto popular cuando se estrenó en su momento.

Lamentablemente la carrera del director nunca más volvió a ofrecer una película de este nivel.

48-EL CLAN DE LOS SICILIANOS (1969)

Una joya absoluta de los años ´60 que tuvo como protagonistas a las tres figuras más importantes de la producción francesa de aquellos días:

Alain Delon, Jean Gabin y Lino Ventura.

Delon interpreta a Roger Startet, un joven delincuente que organiza un ambicioso robo de joyas para un clan de la Mafia Siciliana. Durante los preparativos de la operación Startet se enamora de la nuera del patriarca del grupo, una situación que complica las relaciones entre los gánsteres.

En el medio de este lío se suma Lino Ventura como un policía francés obsesionado con hacer caer a la banda.

En esta película nos encontramos con mafiosos de las vieja escuela cuya actividad criminal se centra en cometer robos y escapar con vida de las persecuciones policiales.

El director Henry Venuil, quien para entonces contaba con bastante experiencia en el género del suspenso, en este caso elaboró una interesante combinación entre el cine gánster tradicional y la Heist Movie centrada en robos complejos y ambiciosos.

Las tres grandes estrellas del cine francés de los años ´60, un cineasta que sabía narrar un thriller con buenas secuencias de acción y la tremenda música de Ennio Morricone convirtieron a El clan de los sicilianos en una de las producciones europeas más recordadas del género.

Cabe destacar el excelente avance de este film, que a diferencia de las cosas que se hacen hoy en día, no le resumía toda la historia al espectador y vendía muy bien la propuesta.

47-COPS VS. THUGS (1975)

Se despliega la alfombra roja y hace su entrada triunfal en la lista el gran patriarca del género, el Rey absoluto del cine Yakuza: Kinji Fukasaku.

El más grande de todos, lejos. Todo bien con la familia Corleone y los mafiosos melodramáticos de Sergio Leone pero yo me quedo toda la vida con los yakuzas psicópatas de Fukasaku.

Un director desconocido en Argentina y me atrevería a decir en Latinoamérica en general ya que sus trabajos nunca consiguieron distribución en esta región.

La única película del Rey Kinji que se pudo disfrutar en el cine fue Batalla Real que representaría su última obra antes de fallecer en el 2003.

En el continente americano Fukasaku es más conocido por haber filmado las secuencias japonesas de Tora! Tora! Tora! que recreaba el ataque de Pearl Harbor.

Hay dos motivos por los cuales me gustan tanto sus películas.

En primer lugar cuando me siento a ver una de sus obras dentro de este género no siento que estoy viendo una historia de ficción debido al realismo que tiene su estilo narrativo.

Por otra parte, Fukasaku siempre le encontró la vuelta al género gánster para explorar diversas facetas del mundo de la Mafia y nunca repetirse a sí mismo.

En consecuencia, todas sus películas son diferentes y los personajes o las tramas suelen presentan alguna característica especial.

Cops vs. Thugs es interesante porque en esta oportunidad el director se concentró más en los esfuerzos de la policía japonesa para erradicar a la Yakuza.

Es decir que el film nos permite ver la otra cara del conflicto del crimen organizado que en el resto de los filmes de Fukasaku suele tener un tratamiento secundario.

La historia se centra en el departamento de policía de Kurashima City, donde los policías honestos no sólo tienen que lidiar con una organización imposible de quebrar sino con la corrupción entre los propios detectives.

¿Por qué un policía se va a jugar la vida en las calles cuando la plata que recibe en un sobre de la Yakuza por ignorar sus negocios duplica el sueldo que cobran mensualmente?

En esto por supuesto entra en juego las cuestiones morales pero lo interesante del caso es que el film no condena a los corruptos porque llegamos ver que en realidad no hay tanta diferencia entre la mayoría de los policías y los mafiosos.

Una premisa polémica.

Cabe destacar en este film la banda sonora que remite a los filmes norteamericano del Blaxploitation y el personaje del detective Kuno, interpretado por Bunta Sugawara, que es la versión corrupta de Harry, el sucio.

Peliculón.

46-STREET MOBSTER (1972)

Kinji Fukasaku, otra vez.

Esta es una propuesta especial ya que cuando la terminás de ver suceden dos cosas.

En primer lugar vas a tener ganas de darte una ducha para sacarte de encima la sangre que probablemente empezó a chorrear del televisor hacia la mitad del film, además de la energía negativa que transmite la historia.

Por otra parte, nunca más vas ver con simpatía a los personajes de la yakuza aunque se trate de una comedia.

Street Mobster fue un cachetazo de Fukasaku a la glorificación de los mafiosos y ese romanticismo absurdo que sobre todo se impuso en Occidente con El Padrino.

En esta producción el director se metió de lleno en el tema de la trata de blancas y el modo en que los gánsteres marginales secuestran chicas adolescentes para luego explotarlas como esclavas sexuales.

Nos encontramos ante un film bastante duro de ver por esa impronta realista, más cercana al género documental, que tiene la narración del cineasta.

Esas secuencias de acción frenéticas filmadas con cámara en mano que Paul Greengrass incluiría en la saga de Jason Bourne, Fukasaku las estableció 30 años atrás en el cine gánster.

La trama se centra en un delincuente interpretado por Bunta Sagawara que queda en libertad e intenta reunir una nueva banda para insertarse otra vez en el mundo de la Yakuza.

Algo que no será tan sencillo porque su viejo territorio ahora está controlado por nuevos clanes que tienen sus propios negocios.

Nuevamente Fukasuku cambia la perspectiva de los relatos para centrarse esta vez en los delincuentes que se encuentran en la escala más baja de la jerarquía de la Yakuza.

Como no pueden acceder a los grandes negocios, donde los gánsteres ganan fortunas, se dedican a secuestrar mujeres para violarlas y explotarlas en burdeles decadentes.

Una película brutal que si no tiene un récord de personajes mafiosos apuñalados pega en el palo.

Street Mobster representó la primera colaboración del cineasta con el actor Bunta Sugawara con quien crearía una de las más grandes obras maestras de este género.

5 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.