Top 100: Grandes filmes del cine gánster (VI)

Publicidad

75-71

75-BOB, THE GAMBLER (1956)

Los historiadores del cine suelen coincidir que el director Jean Pierre Mellville fue el padre de esa corriente cinematográfica europea que se conoció como la Novelle Vague, en la que surgieron realizadores como Francois Truffait, Jean-Luc Godard y Claude Chabrol entre otros.

Su obra además tuvo una profunda influencia en varios directores legendarios del cine de acción como John Woo, Johnnie To y Ringo Lam.

Bob, the gambler, fue una película muy interesante cuando surgió en 1956 porque homenajeaba el cine gánster clásico de Hollywood con una narrativa original y novedosa.

Mellville desarrollaba el relato con un tratamiento casi documental de los personajes, con el recurso de la cámara en mano, para retratar el mundo del hampa en el que se desenvolvía el protagonista.

Roger Duchese encarnaba a un apostador veterano, con una fuerte adicción al juego y las apuestas, que orquestaba un gran robo a un casino.

La trama fusiona el cine gánster tradicional con el subgénero de la Heist Movie, centrada en la idea del robo ambicioso, e influenció a todos esos clásicos que vinieron después.

Desde Ocean´s Eleven a Reservoir Dogs de Tarantino, todas las producciones posteriores relacionadas con esta temática presentan una notable inspiración de Bob, the gambler.

Más allá de sus virtudes técnicas esta película de Mellville es muy entretenida y forma parte de esos clásicos de visión obligatoria si sos amante del género.

74-TRAFFIC (2000)

Hasta la fecha sigue siendo una de las mejores películas que se realizaron sobre el narcotráfico.

No es la clásica película de gánsters pero se relaciona con el mundo del crimen organizado y trabaja el tema desde diversas perspectivas.

Desde el poder e influencia que tienen los carteles en México a la tarea de los agentes encubiertos de la DEA y las ramificaciones políticas en Washington.

Una de las mejores películas de Steven Soderbergh que reunió un reparto tremendo en tres historias que se interconectaban entre sí.

La trama nunca cae en clichés hollywoodenses y era muy honesta en retratar la hipocresía que hay en torno a la guerra contra las drogas.

Otro detalles que no se puede pasar por alto es que Traffic produjo un importante cambio cultural en Hollywood al presentar personajes hispanos que hablaban en su idioma original.

Algo que no era habitual hasta ese momento en el cine norteamericano.

A partir de esta película esta cuestión se empezó a respetar más en el cine a tal punto que los filmes que hacen lo contrario hoy pierden credibilidad en el público.

Algo que se pudo ver el año pasado en la mediocre biografía de Pablo Escobar con Javier Bardem, donde todo los colombianos hablaban en inglés.

73-LA TRILOGÍA OUTRAGE (2010-2017)

Primera aparición en la lista de Takeshi Kitano, uno de los más grandes referentes del género que brindó películas memorables con sus historias de la Yakuza.

Luego de interpretar al famoso samurái Zatochi en el 2003, el artista japonés desarrolló una trilogía autobiográfica que al público no le interesó en absoluto y resultó un fiasco comercial.

Kitano entonces decidió regresar al género gánster que lo había hecho popular alrededor del mundo y en el 2010 estrenó la primera entrega de Outrage.

La película resultó un enorme suceso comercial y demostró que el público no se cansaba de verlo en estos roles.

El origen de esta propuesta fue especial porque Kitano primero concibió las escenas de tortura y ejecuciones y sobre eso luego armó una historia.

El primer capítulo es el más grotesco de todos e incluye algunas secuencias de violencia extrema que son duras de ver.

Con el desarrollo de la serie el director atenuó considerablemente el tratamiento de estas escenas y la última entrega del 2017 fue mucho más liviana.

En parte porque el propio Kitano manifestó haberse cansado de la violencia de los gánsteres.

Outrage es una propuesta concebida para brindar un buen entretenimiento dentro de este género, un objetivo que Kitano logra de manera efectiva.

En su relato se percibe una enorme ironía sobre el desquiciado mundo de la Yakuza y las motivaciones estúpidas por la que se puede gestar una guerra entre diversas facciones.

Kitano no glorifica a los mafiosos sino que por el contrario los retrata como seres miserables que conviven en un ambiente donde no pueden confiar en nadie, porque la ambición por el poder y las traiciones son moneda corriente.

Las primeras dos entregas son fabulosas y tiene varios momentos intensos.

La ultima película Outrage: Koda me aburrió bastante y sentí que Kitano la hizo por una necesidad económica. La trama no es buena y la conclusión que le da la historia del gánster Otomo es decepcionante.

72-OSCAR (1991)

Soy muy fan de esta película que representa uno de los trabajos más subestimados de la carrera de Sylvester Stallone.

El director John Landis desarrolló una gran sátira del mundo de los gánsteres de los años ´20, a través de una comedia de enredos muy divertida.

Oscar fue una remake de una película francesa de 1967 que nunca llegué a ver.

Sly interpreta a Snaps Provolone un mafioso que intenta abandonar el crimen organizado cuando una operación del F.B.I busca hacerlo caer en una trampa para enviarlo a prisión.

Landis no sólo filmó Oscar como una típica producción hollywoodense de los años ´40, sino que además trabajó a la perfección el estilo de la comedia screw ball de ese período, donde no faltan los malos entendidos y las identidades falsas.

Cuando se estrenó en 1991 fue un fracaso comercial porque el público no estaba interesado en ver a Stallone en comedias pero con el paso del tiempo adquirió una mejor recepción del público.

El reparto además contó con muy buenos trabajos de Marisa Tomei, Charles Palminteri y Tim Curry.

Me encanta Oscar y es una de mis favoritas dentro de la comedias con mafiosos.

71-GIOVANNI FALCONE (1993)

Dos auténticos héroes de la vida real:

El juez Giovanni Falcone (izquierda) junto al abogado Paolo Borsellino en la foto que los inmortalizaría para siempre.

 

Ambos magistrados fueron asesinados en 1992 por la familia Corleonesi de la Mafia Sciliana y tras esos hechos se convirtieron en los máximos íconos en la lucha contra la Cossa Nostra y el crimen organizado en Italia.

Miles de personas asistieron a sus funerales y en la actualidad numerosas escuelas y el aeropuerto intenacional de la ciudad de Palermo lleva sus nombres.

La Mafia los asesinó por la persecución judicial que ellos promovieron y que  derivó en la captura de numerosos capos de la Cossa Nostra.

En el caso de Falcone los gánsteres detonaron miles de kilos de explosivos debajo de una autopista en la que el juez se desplazaba al salir del aeropuerto de Palermo.

Su compañero Borsellino fue asesinado meses después con un atentado similar mientras investigaba un posible vínculo entre el futuro Primer Ministro Silvio Berlusconi y la Mafia.

Los crímenes contra Falcone y Borsellino no hicieron otra cosa que perjudicar la situación de los criminales, ya que disparó numerosos operativos policiales donde cayeron varios dirigentes, entre ellos el principal jefe del clan siciliano Salvatore “Toto” Riina.

Un delincuente nefasto que rompió los códigos tradicionales de la Cossa Nostra al promover la muerte de mujeres y niños en atentados contra la población civil que tenían la función de distraer a la policía.

Obviamente tras el arresto de Riina , la Mafia no desapareció pero la rama siciliana volvió ” a las fuentes” de la organización con un enfoque mucho menos violento en el que abandonaron los atentados contra civiles para infiltrarse en el sistema financiero.

Esta película italiana de 1993, dirigida por Giuseppe Ferrara se hizo unos años después de los asesinatos de Falcone y Borsellino y describe con mucha precisión todo el caos político de los años ´80 hasta la muerte de los magistrados.

Un film bastante perturbador por el realismo con el que se describe el accionar de la Cossa Nostra que está desprovisto del glamour hollywoodense.

Los gánsteres son realmente aterradores por la impunidad y violencia con la que operan y la historia resulta una radiografía impactante de este período oscuro de la historia de Italia.

Dentro del reparto la figura más conocida para el público internacional es Giancarlo Giannini en el rol de Borsellino.

En 1999 se hizo un remake en Hollywood con Charles Palmenteri en el papel de Falcone y si bien no es una mala película la versión original es la que vale la pena y entró en esta lista.

No pude encontrar el trailer en YouTube pero el film se consigue con facilidad en internet.

Publicidad

3 Comentarios

  1. Oscar creo que es una de las mejores comedias de la historia. Creo que el mejor elogío que puedo hacerle a esa película es que termine internado por ataque de asma por tanto reírme (es verdad esto). No entiendo porque no se hacen comedias de este tipo hoy en día y si hacen de fumones cool con chiste que harían sonrojar a Hugo Sofovich.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.