Roma divide las opiniones del público

El pasado fin de semana se estrenó en Netflix, Roma, la nueva película del director Alfonso Cuarón que llega más inflada por la prensa que la hinchada de River tras la victoria de la Copa Libertadores.

Aparentemente hay críticos que recién descubrieron el cine con este film y la catalogan con descripciones ridículas, que por momentos rozan la estupidez, como “la mejor película de la última década” y “la obra maestra del siglo 21”.

En un momento compartiré mi opinión sobre este film, pero lo llamativo es que las reacciones en el público son muy dispares.

Algunos la elogian y se suben al trencito de la exageración de la prensa y otros la consideran un bodrio infumable.

Creo que esto se relaciona con el hecho que es un film particular que no va a enganchar a todos los públicos.

Al ser parte desde hace muchos años de la prensa cinematográfica entiendo por qué muchos snobs de la crítica se mojan en sus asientos con este tipo de cine, pero de ahí a manifestar un aclamación desproporcionada me parece un delirio.

Roma es un proyecto muy personal de Cuarón que está inspirado en hechos de su propia infancia.

La historia narra un año en la vida de una familia de clase media alta en 1970 que vive en el barrio de Colonia Roma en el DF mexicano.

El film toma como eje del relato a la madre de una familia que de repente tiene que asumir sola la crianza de los niños, cuando su esposo la abandona, y una joven sirvienta que vive en la casa y se encarga de las tareas del hogar y el cuidado de los chicos.

La película del cineasta mexicano no es otra cosa que un homenaje al neorrealismo italiano que fue muy popular a fines de los años ´50.

Esta es una de las razones por la que disiento con los trasnochados que creen que Roma es una obra revolucionaria, cuando se hizo a patadas en la producción italiana.

Como ocurría en aquellos clásicos del cine europeo Cuarón utiliza un narrativa más cercana al documental para insertarnos en la vida cotidiana de estos personajes.

Su labor cuenta con algunas virtudes interesantes que merecen ser resaltadas.

Lo que me gustó de Roma fue la experiencia inmersiva que ofrece. Durante el visionado del film sentí que me había subido al Delorean del profesor Brown y viajé al México de 1970.

Todo lo que se ve en la pantalla se siente real, la actividad en las calles y la cultura cotidiana del pueblo mexicano de ese momento está perfectamente recreada. Todo se siente tan vivo que hasta te podes imaginar los olores de las comidas.

La fotografía en blanco y negro, típica del neorrealismo europeo, es extraordinaria y Cuarón hace uso de todas sus habilidades como director en el manejo de las cámaras. Las tomas panorámicas y los planos secuencia que incluye a lo largo de la trama son fabulosos.

También sobresale su dirección del reparto integrado por actores no profesionales que no contaban con antecedentes en el cine.

Las actuaciones son muy espontáneas y creíbles, si bien no presentan nada de otro mundo que no se viera en filmes similares.

El cine argentino tiene muy buenos exponentes en este campo, como la excelente Historias mínimas de Carlos Sorín o Bolivia de Adrián Caetano.

La verdad que la película no me pareció aburrida o infumable, como manifiestan sus detractores, sin embargo me generó una reacción que no me gusta encontrar en el cine.

Roma me resultó indiferente.

Creo que como propuesta dramática es completamente insípida y nunca pude conectarme con ninguno de estos personajes.

Cleo la chica que trabaja en la casa despierta un poco más de compasión y simpatía por la situaciones duras que atraviesa pero es un personaje pasivo que se desenvuelve en un mismo tono y nunca llegamos a conocerla en profundidad.

Las películas malas al menos te generan una reacción negativa pero en este caso la propuesta me dejó con una indiferencia absoluta.

Tal vez porque ya vi filmes similares en el pasado o por el hecho que es muy difícil establecer una conexión profunda con estos personajes por el modo en que fueron trabajados.

La historia retrata el choque de clases sociales de estas mujeres que lidian con la soledad en dos mundos diferentes y muy por arriba hay referencias al caos social y político que atravesaba el país, pero el director lo maneja de un modo muy superficial.

Le reconozco a esta producción sus virtudes técnicas pero la historia no me enganchó en absoluto y tampoco terminé de entender como el cineasta mexicano gastó 100 millones de dólares en esto.

De no contar con el apoyo de una corporación como Netflix la película probablemente no sé si hubiera tenido la misma repercusión en los medios de prensa.

Lo pongo en términos culinarios.

Si la filmografía de Cuarón es el menú de un restaurante de lujo, Roma es un plato bien elaborado que no me disgustó pero tampoco volvería a probar otra vez.

8 Comentarios

  1. Estoy intentando dejar aca mi impresión de la película y me cuesta. estoy de acurdo con lo que decís de la prensa y sobre los aspectos técnicos y actorales pero me cuesta saber si la película o no me genero algo a nivel dramático.

    Entiendo que a diferencia de otros “heroes” o personajes principales del neo realismo, cleo queda muy desdibujada pero también es por su carácter de mucama, esta ahi para servir y sus momentos importantes donde le toca accionar por ella misma son pocos, fuertes e importantes, pero pocos. Asi que no se hasta que punto el carácter del personaje pasivo y los problemas que este puede generar a nivel narrativo no son algo buscado. De ahi que me cueste poner esto como un punto negativo o errado de la película. Seguro que el personaje de cleo tiene mucho del recuerdo de Cuaron de la mucama de la familia, recuerdos que dispararon la creación del personaje principal.

    Yo creo que los aspectos técnicos, de dirección, de ritmo y que sea una película que atraiga a pesar de su propuesta es algo a valorar y mucho y hace de roma una película imprescindible de 2018 ¿mala? ¿buena? No se, imprescindible seguro.
    La comparo con Hereditary también de este año, hay muchos valores y risgos como para no verla aunque sea una vez y criticarla cada uno desde su subjetividad.

  2. Sí probablemente el carácter pasivo de la protagonista sea buscado por Cuarón Nicolás, pero más allá de eso no creo que sea la película emblemática que se quiere vender. Hay una exageración importante en los elogios que no es para tanto.
    Tal vez porque ya vi otras películas similares en el pasado que no se ensalsaron tanto.

  3. Le sobran muchos minutos, con hora y media podría haber contado todo. A nivel técnico es impecable, pero narrativo y de interpretación lo describo como los soretes del perro en la cochera al amanecer.

  4. Hugo! Perdón por desvirtuar el tema… Pero me interesa mucho saber tu opinión sobre el trailer de BrightBurn, la nueva de James Gunn (creo que amerita un post jaja así que en caso que lo hagas espero la opinión) … Me pareció una locura! No se si es apresurado decirlo, pero creo que es una flor de innovación tanto para el terror (especialmente) como para el género superheroes, si es que aborda el tema de alguna manera.

    Abrazo!

  5. Hola Ignacio pensé que lo había subido pero me acabo de dar cuenta que no. Me gustó mucho el avance, me parece muy original pero no me quiero embalar tanto porque si después resulta otra cosa la decepción es mayor. Es un bajón cuando sucede eso.

    El trailer deja una premisa muy interesante y me parece que está entre las grandes esperadas del 2019. Ojalá no decepcione.
    Abrazo!

  6. Totalmente de acuerdo en lo que decís
    Terminó la película y me sensación fue “Es hermosa pero ojalá hubiera conectado más con los personajes”
    Yo culpo un poco a los planos largos, donde se complicaba conectar con los rostros de los personajes (es buscado) y a esa sensación de documental que mencionaste
    Y tanta repercusión mediática previa al estreno claramente es porque la distribuye Netflix…El domingo ví en el Gaumont Shoplifters y para mi ampliamente mejor con un tratamiento similar y ni se habla de esa

  7. En la escena donde cleo brinda por el nuevo año con su compañera; hay una alegoría de índole fatalista sobre el futuro que le depara a la joven aborigen al caerse y romperse su vaso antes del brindis. Como un hecho premonitorio y anticipatorio a su fatalismo post parto. Este acontecimiento en apariencia nimio configura el meollo del film.
    El film trabaja con un narrador omnisciente (todo lo sabe, todo lo ve, todo lo digita) sumado a un montaje transparente (no se dilucida el artificio cinematógrafo) esta escena parece decirnos;
    “Yo narrador, en el lugar de Dios digitador del destino de los pobres humanos, le auguro dolor y sufrimiento a este personaje”
    No hay dilema con el autor que decida trabajar con el tremendismo en su historia y personajes, siempre que lo haga deSde una enunciación crítica y generativa (por ejemplo resignificando la puesta en escena; conflictuando con el artilugio; con su lugar como constructor de sentido) el neorralismo entero interpeló el tremendismo de esa manera.
    El pecado aquí es el montaje transparente del relato; esa decisión sentencia al narrador a ubicarse en el lugar de Dios; por encima de sus creaciones (sus personajes) manejando su destino peligrosamente desde el juzgamiento subjetivo.
    Es inevitable a partir de ese momento conflictuar con el director en cada decisión de puesta en escena; como ese “travelling moral” en el final del film a orillas del mar. Su ubicuidad de narrador divino, a esa altura del relato, producía irritabilidad y desconfianza “moral”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.