La flecha negra: Una novela de Robert L.Stevenson

La flecha negra es mi obra favorita de y la destaco entre las mejores novelas de aventuras medievales que se concibieron en la literatura.

Cada cinco o diez años la vuelvo a releer y no dejo de disfrutarla como el primer día en que la descubrí.

Dentro de esta temática me gusta mucha más que Ivanhoe y Quentin Durward, de Walter Scott, por su ritmo narrativo y el hecho que lo tiene todo.

Acción, aventura, romance, suspenso y un conflicto que se desarrolla dentro de un contexto histórico real.

Para mi sorpresa (y espanto) hace poco descubrí que el propio Stevenson siempre despreció esta novela que tampoco llegó a ser elogiada por la prensa.

El autor consideraba que había fallado por completo a la hora de narrar la trama con el uso del inglés antiguo que complicaba la comprensión de los diálogos.

Algo que por supuesto no tiene ninguna relevancia en la versiones traducidas al castellano.

Un tema que me recuerda a las críticas de Kevin Costner en la película de Robin Hood de 1991 porque su acento no sonaba como el de un hombre inglés. Un detalle completamente irrelevante para quienes vivimos en esta parte del mundo y consideramos a ese film la más grande interpretación cinematográfica del personaje.

Un famoso defensor de La flecha negra fue el Premio Nobel de Literatura de John Galsworthy (La saga de los Forsyte), quien destacó la novela como la interpretación más realista que se registró en la ficción sobre los tiempos medievales.

Un concepto más que acertado porque esa es justamente la sensación que te deja el relato de Stevenson.

Su narrativa te transporta a ese período histórico con un realismo tan detallado que es difícil encontrar en otro clásico del género.

El argumento se desarrolla durante la Guerra de las Dos Rosas (1455-1487), la guerra civil inglesa que dividió a la Casa de York y la Casa de Lancaster por la disputa del trono.

La novela tiene como protagonista a Richard “Dick” Shelton un joven que vive con su tutor el caballero Sir Daniel Brackley, quien responde a la rama de los Lancaster.

El conflicto se dispara cuando una banda de forajidos que se hacen llamar La Flecha Negra, liderados por Ellis Duckworth (una especie de Robin Hood), atacan la morada de Brackley y dejan una nota con un revelador mensaje.

El grupo de Duckworth le da a entender a Dick que Sir Daniel habría sido el asesino de su padre para quedarse con sus tierras y el resto de sus posiciones.

Esto despierta la dudas del joven y desencadena una aventura que lleva al protagonista a investigar las misteriosas circunstancias de la muerte de su padre.

La aventura de Dick lo lleva a convertirse en caballero de la Casa de York donde terminará involucrado en la guerra bajo las órdenes del futuro Ricardo III.

Durante su travesía el protagonista conoce a un joven llamado John Matcham, que en realidad resulta ser la doncella Joanna Sedley quien fue secuestrada por Sir Brackley y se disfraza de hombre para poder escapar de la morada del caballero.

Este concepto de las identidades de género cambiadas, que se explotaría bastante en el manga y el anime, como la Princesa Caballero de Ozamu Tesuka  y La rosa de Versailles, de Riyoko Ikeda encuentra probablemente su primer antecedente en este trabajo de Stevenson.

La historia de amor entre Dick y Joanna es uno de los puntos fuertes de este relato junto con la secuencias de acción que retratan las sangrientas batallas de ese período y el perfil del protagonista.

Algo interesante de Dick Shelton es que no es el héroe perfecto tradicional y a lo largo de la trama comete errores que acarrean trágicas para otras personas.

Otro detalle interesante es el modo en que sus deseos de venganza por la muerte de su padre paulatinamente va cambiando a medida que experimenta la crudeza de la guerra que lo deja hastiado de la violencia que lo rodea.

Junto con Ellis Duckworth, el líder de la Flecha Negra, otro personaje de Stevenson que claramente nos remite a la leyenda de Robin Hood, es el aliado del Dick, el fraciscano Will Lawless, quien es muy parecido al fraile Tuck de los bosques de Sherwood.

La verdad que esta novela es fantástica y quienes busquen una gran propuesta de aventuras medievales no saldrán decepcionados.

Se hicieron un par de buenas películas basadas en este libro que reseñaré en el futuro.

Una muy buena se desarrolló en 1988 dentro de la animación, realizada por el estudio Burbank de Australia que adaptó numerosos clásicos de la literatura. Esta le tengo en dvd.

De acuerdo al sitio oficial de Robert.L.Stevenson se registraron once adaptaciones de La Flecha Negra, la primera en 1911, pero sólo dos consiguieron quedar en el recuerdo dentro de las producciones live action.

 

6 Comentarios

  1. Hugo si querés leer una muy buena saga ambientada en esa época en realidad en la de Felipe el Hermoso es Los reyes malditos. Súper atrapante

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.