The Haunting of Hill House

Hace muchos años que una propuesta de terror no me cautivaba tanto como The Haunting of Hill House al punto de querer incorporarla en mi colección y repasarla otra vez en el futuro.

Esta propuesta es especial para mí porque se relaciona con mi temática favorita del género: Las casas embrujadas.

Dentro de esta rama que tiene numerosos antecedentes en el cine, The Haunting of Hill House es LA HISTORIA que inspiró centenares de obras similares en los últimos 50 años.

Hasta 1976 cuando se hizo público el caso de Amityville, la vivienda ficticia de Hill House era la madre de las casas embrujadas que tuvo su origen en la literatura.

La novela de Shirley Jackson se publicó por primera vez en 1959, el mismo año que William Castle estrenó House of Haunted Hill, que era un claro robo (es justo aclararlo) de la trama de la escritora, si bien el film era muy efectivo.

La historia original se centraba en un científico que estaba obsesionado con probar la existencia de situaciones paranormales. El doctor entonces lleva a cabo un experimento en una mansión que tiene la fama de estar embrujada.

Para comprobar si es cierto convoca a dos mujeres y un hombre que no se conocen entre sí y en el pasado tuvieron experiencia traumáticas con espíritus y fantasmas.

A medida que pasan tiempo juntos en el lugar la casa empieza a deteriorar su psicología y el lugar se convierte en un infierno agobiante, incluisive para el desconfiado investigador.

Este argumento es un clásico del género y fue usado en muchísimas películas y hasta episodios de Scooby Doo.

La obra de Shirley tuvo una gran influencia también en The House the Dripped Blood, de Richard Matheson, otra gran novela de esta temática, que ya recomendé en el blog e incluía más elementos eróticos.

Dentro del cine el libro original fue adaptado en The Haunting, la película Robert Wise, que en mi opinión es una de las más grandes obras maestra creadas en el cine de terror.

Una película que sigue siendo más intensa que la mayoría de la basura que se estrena hoy en día con la temática paranormal.

En 1999 se hizo la remake con Catherine Zeta Jones y Liam Neeson y si bien ese film no tiene la complejidad del trabajo de Wise, en lo personal la disfruté bastante cuando se estrenó por el impactante diseño de producción a cargo del argentino Eugenio Zanetti.

Lamentablemente el director Jan de Bont fue una mala elección para llevar adelante el proyecto.

Otra famosa obra que inspiró la novela de Jackson es el trabajo de Stephen King Rose Red, que es un burdo robo de la trama de Hill House.

Debido a mi frustración con la remake basura de Perdidos en el espacio de Netflix, tenía mis dudas con esta nueva adaptación de este ícono del terror.

El tema con Netflix es que nunca se sabe que pueda pasar con sus producciones porque a veces apestan y en otras ocasiones sorprenden con productos de calidad.

En el caso de The Haunting of Hill House me dejó gratamente impactado.

Como fan consumidor de este tipo de relatos estoy en condiciones de afirmar que es lo mejor que vi (y vi muchas cosas) en las últimas décadas.

En mi opinión es la gran producción de terror del 2018 que vuelve a restaurar la dignidad perdida en este subgénero.

La serie fue realizada por Mike Flannagan, quien dirigió una buena película como fue Ouija: Origin of Evil en el 2016.

Su labor en Hill House es brillante porque tiene la virtud de presentar una historia original, con nuevos personajes, que capturan a la perfección la esencia más pura de la novela de Jackson.

Es decir que para quienes conocíamos los antecedentes previos acá podemos disfrutar otra vez este relato desde una perspectiva diferente.

Flannagan entendió a la perfección la esencia pura del libro que nunca pasó por las situaciones gráficas de susto sino por los aspectos psicológicos.

El núcleo central de la trama tiene que ver con los efectos que genera en la mente de los personajes su experiencia con la mansión.

Con una referencia si se quiere a Amytiville esta vez no tenemos un experimento científico, sino una familia que se muda en 1992 a Hill House.

Los Crain experimentan una serie de tragedias y hechos paranormales en el lugar que genera profundas consecuencias en el destino de los cinco hijos del matrimonio.

El dinámico relato de Flannagan abre dos líneas argumentales, al estilo IT. Una retrata las situaciones que los personajes lidiaron de chicos y la otra, desarrollada en la actualidad, explora el modo en que esos hechos afectó su presente.

Desde el primer episodio el director logra que nos conectemos con cada uno de los integrantes de la familia Crain y la historia se vuelve realmente adictiva.

La serie logra ser cautivante por el drama  que atraviesan los personajes pero también tenés momentos de horror brillantamente trabajados.

Todavía tengo en mi mente la escena de los gatitos que se dan en los primeros episodios.

No quiero describir demasiadas situaciones porque quiero que la vean, si no lo hicieron todavía, con la menor cantidad de detalles posibles, en lo referido a la trama.

El hecho que en pleno 2018, donde la temática de situaciones paranomales se explotó hasta el hartazgo en el cine, podamos encontrarnos con una producción de esta calidad artística es un hecho extraordinario.

Me cuesta mucho encontrarle una objeción sólida para hacerle porque la labor de Flannagan es impecable

Dentro del reparto tienen muy buenos momentos, Carla Gugino, Henry Thomas y muy especialmente Elizabeth Reaser, quien interpreta a  la hija mayor de los Crain en la versión adulta.

Reaser y Thomas previamente habían trabajado en la película de la Ouija del director Flannagan.

La serie tiene apenas 10 capítulos y no hay una sola entrega donde la trama decaiga o se ponga aburrida, como ocurre con muchas series de la actualidad, y en especial de Netflix, donde hay que hacer un esfuerzo para terminarlas.

Esta es mi opinión personal.

La mejor producción del género del año al 24 de octubre la brindó The Haunting of Hill House que es una oda a la obras de horror de calidad.

El avance.

 

 

7 Comentarios

  1. Concido con todo! Tuve la suerte de verla casi completamente en el fin de semana largo… en una casa prestada con un proyector y un home theater y el efecto “cine” en una casa extraña convirtió toda la experiencia en algo impresionante!.
    A mi los personajes que mas me gustaron son los de la hermana del medio (Teo) Carla Gugino me parece que esta hermosa, muy linda, y muy dramáticamente caracterizada, la ropa, el pelo todo muy etéreo.
    Creo que lo mas destacado es que la historia no aburre y tiene un fondo romántico y a la vez siniestro.
    No tiene desperdicio!!!

  2. Otra cosa que me gusto mucho es la no linealidad de la historia, me pareció una vuelta de rosca interesante no había visto en otras propuestas similares.

  3. Esta en mi lista de espera, cuando termine la 3ra de Daredevil la arranco. No se si sabías que Stephen King escribió el guión del remake de “The Hauting” y se lo rechazaron, de ahí terminó usando ese guión para Rose Red. Por otro lado viste Mayans?

    Saludos!

  4. Concuerdo Hugo! Me gustó mucho la serie. Creo que el mayor acierto fue poner foco en el desarrollo de los personajes que en el susto efectista. Es como un viaje que vas compartiendo junto a toda la familia. Además me sumo mucho el hecho de los distintos puntos de vista en cada capítulo, porque tal vez en uno se generaba un suspenso o una idea sobre cierto personaje y al siguiente se desarmaba completamente tu teoria y contribuia a seguir alimentando la intriga a que carajos paso ahí.
    Si creo tengo que decir que los últimos capítulos se desinflan un poquito para mí aunque siguen siendo súper disfrutables, teniendo su pico máximo en el episodio de la noche del funeral (no sé si es el 5 o el 6) e incluso para los que disfruten del apartado técnico ese capítulo tienen una mayor parte filmado en un plano secuencia.
    En fin, una gran serie que dudo que a alguien le haya resultado pesado terminar de ver un capítulo. Es más de esas series que verse un episodio por días sentís que te quedas corto jaja.
    Saludos

  5. Para los que no se dieron cuenta (como yo) el otro día ví esta nota y me pareció buena excusa para revisionarla en breve (aparte posta, es muy buena)

    https://www.espinof.com/series-de-ficcion/cazamos-29-fantasmas-maldicion-hill-house-que-posiblemente-se-te-escaparon

    ¡¡¡SPOILERSitos!!! (que se yo, por las dudas)

    Mis favoritos; el primer capitulo (arranca muy bien) y “two storms” técnicamente es buenísimo (encima son planos secuencias en cierta manera simples pero se complementan zarpado con lo que van mostrando) Las actuaciones de los pibes la rompen.
    El final y la “revelación” de esa noche quizás fue un poco débil para mi (no se, me esperaba algo mas bajón o visceral pero ciertamente no podía terminar así)

  6. Realmente me encanto. Este tipo de genero hoy ya esta desgastado, pero esta es la excepción. La historia es muy buena, el terror y el suspenso es sublime, la ambientacion es notable. Los jump scares estan puestos en los momentos justos, no como la gran amyoria de las pelis de terror que vos sabes que efectivamente va a venir ese momento. El elenco esta re bien, sobre todo los niños. Algunos por ahi no les gusto mucho el final, pero yo le encontre sentido, afloja un poco el terror y apunta mas a la tragedia familiar, de perdida y desolacion, y logro provocarme alguna lagrima. Efectivamente, una de las series del año, y del genero terror, la serie del año, y no se si tmb incluso mejor que alguna pelicula.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.