Reseña de Luis Miguel, la serie

Coño Micky, a trabajar niño.

Junto con Cobra Kai, creo que la serie de Luis Miguel se destaca entre las grandes y mejores sorpresas televisivas del año.

Mucho más apasionante y adictiva que varios bodrios con superhéroes, cuyas nuevas temporadas ni siquiera pude completar.

Esta producción me la devoré en apenas una semana, algo que no suelo hacer, y debo admitir que me dejó bastante perturbado.

No me gusta la música de Luis Miguel aunque me parece un cantante extraordinario. A nivel vocal está muy por encima del resto de sus colegas en el continente y dentro de la música latina es una leyenda que no se discute.

Mi conocimiento sobre su historia era muy limitado. Sabía que al igual que Harry Connick Jr. (de quien soy fan) había comenzado de muy chico y en su caso había tenido algún problema con su madre. Un tipo misterioso y hermético sobre el que giran rumores alocados. Algunos son falsos y otros parecen que son ciertos.

Una versión indica que murió en los años ´90 y desde entonces el que canta es un doble, algo que suena ridículo.

Otro rumor, que parece que es verdad, es que el personal de los hoteles y su staff no lo puede mirar a los ojos a raíz de una supuesta superstición que tiene el cantante.

Ah y también salió con un montón de mujeres famosas como Mariah Carey y Salma Hayek.

Hasta ahí llegaba mi información sobre Luis Miguel porque no me conecto con la música pop latina y mucho menos los boleros.

Por ese motivo cuando salió la serie en Netflix hace unos meses la ignoré por completo ya que no me interesaba. Entonces sucedió algo extraño.

Un tiempo después a donde quiera que iba la gente estaba hablando de esta producción.

Varios colegas de la prensa me la empezaron a recomendar e inclusive lectores de este blog. Cuando mi amigo Chandler, con quien tenemos criterios y gustos parecidos, me dijo que la viera porque era interesante supuse que algo debería tener para que todo el mundo me la mencionara.

Decidí darle una oportunidad, más que nada porque tenía buenos actores.

Me había gustado el trabajo de Diego Boneta (Luis Miguel) en Rock of Ages y Óscar Jaenada (Luis Rey) estuvo brillante como Cantinflas en una película que en su momento recomendé con entusiasmo.

Después de completar la serie me parece que es imposible ver a Luis Miguel de la misma manera y la sensación que deja esta producción es que fue un vehículo de catarsis para que él se sacara de encima cosas pesadas que lo agobiaban.

Y de pasó claro, a través de una brillante jugada marketinera, relanzó otra vez su carrera que venía medio desangelada.

De todos modos no deja de ser raro  que una persona que hasta el 2018 había sido tan reservada sobre sus cuestiones privadas de repente autorice una serie de televisión que se mete con temas tan turbios y densos de su vida íntima.

Al igual que Harry Connick Jr, quien grabó su primer disco en el género Dixieland a los 10 años, Luis Miguel también fue un prodigio dotado con una voz excepcional y un carisma especial para llegar al público que no es común de encontrar en niños tan chicos.

Sin embargo el entorno que rodeó a los artistas fue muy diferente.

En el caso de Harry, quien a los nueve años ya tocaba en piano obras de Beethoven con la Orquesta Filarmónica de Louisiana, contó con el apoyo de sus padres y luego de su segundo álbum (Eleven en 1979) lo alejaron de la luz pública para que pudiera estudiar y vivir una juventud normal.

Connick jr se formó en el arte sin la locura de hacerse famoso a cualquier costo y recién volvió a grabar un disco a los 20 años en el trabajo que lleva su nombre de 1987.  Con el paso del tiempo se convirtió en uno de los grandes artistas del jazz norteamericano de las últimas décadas.

Luis Miguel no tuvo ese desarrollo progresivo.

Su padre Luis Rey lo explotó de un modo muy perverso, donde el chico no pudo tener un crecimiento normal. Fue manipulado, drogado, abusado psicológicamente, iniciado en el sexo por obligación y tratado como un producto comercial.

El propio padre le robó plata y por su culpa el artista casi terminó en la cárcel por evasión de impuestos y encima estaría vinculado con la posible desaparición de su madre.

La serie da a entender claramente que Luis Rey podría haber sido responsable del triste final que tuvo Marcela Basteris.

En este punto encontramos una escalofriante similitud entre la vida de Luis Miguel y Elvis Presley, quien también fue manipulado y explotado por su manager el Coronel Parker.

En ambos casos los artistas fueron víctimas de un círculo íntimo que no tenía límites a la hora de esquilmar a los cantantes con tal de seguir facturando.

Todo por la plata.

Si alguien hubiera cuidado a Elvis en lugar de obligarlo hacer conciertos cuando su salud estaba deteriorada y su adicción a las drogas no tenía control tal vez no se hubiera muerto a los 42 años.

En el caso de Luis Miguel afortunadamente sigue activo pero su historia de vida no es menos triste.

Pensaba luego de ver la serie.

Deber ser una carga muy pesada vivir con el hecho que todo el lujo y la fama que te rodea (que también te ganaste con tu talento) la conseguiste pagando un precio demasiado caro, como el desmoronamiento de tu familia.

Por eso cuando uno toma en contacto con los detalles que se revelan en la serie sobre su historia personal muchas de sus excentricidades se comprenden de otra manera.

Una producción que tiene cierta impronta del género de telenovelas pero que llegar a tener momentos brillantes por el nivel de las interpretaciones.

El casting de los chicos que interpretan al artista en la infancia y la adolescencia fue excelente y Diego Boneta aunque no se parece físicamente al artista le dio mucha humanidad al rol.

Impecables César Bordón como el manager argentino Hugo López y Anna Favela en una composición conmovedora de la madre de Luis Miguel.

No obstante, la gran figura de la serie para mí resultó Óscar Jaenada con la escalofriante y hasta por momentos desopilante encarnación de Luis Rey, quien llega a ser peor que Thanos.

De hecho, hasta el villano de Marvel tenía momentos más compasivos Avengers: Infinity War.

Lo que me encantó de su labor es que papel resultó bastante realista. Tiene momentos donde lo querés matar por la manera cruel que trata a su hijo y su esposa y otros donde te hace estallar de risa.

Un ejemplo fantástico es la escena en la que que crea al cantante Bosco para competirle a Luis Miguel, que después resulta un fiasco porque el tipo no podía cantar.

Todas las estrategias perversas que arma con el parásito de su primo, quien remite al jorobado Igor, y los celos que tenía por el talento de su propio hijo lo convierten en un personaje fascinante.

Su falta de escrúpulos llega a prácticamente entregar a su esposa a un militar para que el pequeño artista pueda cantar en la boda de la hija del presidente de México.

Me quedé con la intriga de saber si Luisito Rey habrá sido así como lo retratan en la serie o lo exageraron un poco, ya que después descubrí situaciones que fueron retocadas.

Por ejemplo, la comunicación telefónica que Luis Miguel tiene con su hermano en el programa de Verónica Castro en la serie se le dio un dramatismo que luego no se percibe en el video original que se encuentra en You Tube.

Me da la sensación que en la construcción de la ficción algunas cosas se exageraron un poco y tal vez el perfil de Luis Rey es parte de eso, aunque haya sido un hijo de puta.

Hay un punto de esta historia que me puso de muy mal humor y me cuesta comprender.

Yo entiendo que no debe haber sido para nada fácil ser Luis Miguel y hay que estar en sus zapatos para entenderlo, pero su falta de rebeldía en la adolescencia me resultó muy perturbadora.

En esa escena tremenda, cuando sus padres se separan y Rey les da un ultimátum cruel a sus hijos, donde deben decidir con quien eligen vivir, la elección del protagonista de quedarse con su padre para preservar su carrera en lugar de apoyar su mamá me pareció escalofriante.

A los 16 años no sos un nenito y ya podés enfrentarte a tus padres, más allá que él venía de una manipulación profunda.

¿Qué tenés para perder?

El que tenía todo para perder era Rey, no Luis Miguel, quien con su talento hubiera conseguido otro manager en ese momento, cuando ya era famoso como figura juvenil.

Su rebeldía ante su padre llegó muy tarde y con un costo demasiado caro. Aunque esa es mi opinión.

Lo cierto es que todas estas cuestiones y los debates que alienta la historia hacen que la serie sea apasionante.

Me parece que la segunda temporada no va a ser lo mismo, ya que el programa sin Óscar Jaenada es como Daredevil sin el Kingpin.

No me sorprendería si Luisito Rey, que en México ya tiene piñatas para que los niños lo golpeen, regresara con algunas secuencias de flashbacks.

Eso es lo que yo haría si fuera productor de la serie.

La relación entre Luis Miguel y su padre fue el elemento clave de la trama. En una segunda temporada sería interesante si se analizan las consecuencias que dejó en el artista ese vínculo, más que las mujeres que pasaron por su cama que es intrascendente y sólo le importa a los chimenteros.

En fin, me encantó la serie y agradezco a los lectores que me la recomendaron.

 

 

 

 

 

13 Comentarios

  1. La serie es muy buena. Pero es como decis, viendo entrevistas hay muchas situaciones que no fueron reales, como la del soldado en el video de “La Incondicional” que dicen nunca existio.
    En el caso de la rebeldia con el padre, viendo varias entrevistas despues de ver la serie me dio la sensacion que cuando habla del padre siente que el llego a ser lo que es gracias a el, y que si no fuera por lo que el padre le hizo quiza el no hubiera alcanzado la fama. Para mi esa eleccion se debio a sentirse en deuda.
    Quiza la segunda temporada explore mas la relacion con su hija que se toco muy arriba en esta primera y ni siquiera se si tiene ese relacion hoy en dia.

  2. A diferencia de Hugo, a mí sí me gusta la música de Luis Miguel, pero no tanto como para morfarme una serie que a priori parecía una novela de Thalía. Bueno, me equivoqué. Y feo. La empecé cuando iban por el capitulo 7 y terminé el último capitulo esperando como si fuera un partido de la selección. Es atrapante la historia, las actuaciones, lo gracioso/dramatico, es espectacular. Me gustó tanto que no quiero una segunda temporada porque no creo que pueda mantener el nivel.

  3. Si viste Luis Miguel, tenes que ver Mindhunter, tambien de Netflix y Manhunt:Unabomber, que es una produccion de Discovery Channel (8 capitulos), pero la distribuye Netflix…Muy buenas ambas…sobre todo Mindhunter…Otra muy buena es Waco , que se basa en el “incidente” que ocurrio en los 90’s con Davidianos y David Koresh

  4. Hugo me alegra leer tu opinión yo tampoco soy de ese palo pero me enganche a verla para darle el gusto a mí esposa de que veamos algo juntos por un vez y en una semana me la consumi y estaba más entusiasmado que ella y también vi el vídeo de la llamada en you tube y obvio que le pusieron un poco de novela… Pero muy buena y a la espera de la segunda temporada jejejeje.

  5. Hugo nunca pensé que iba a decir esto pero vas a lograr que la vea. Yo también perteneci al grupo de personas que le llenaron la cabeza para que le dé una oportunidad, pero las dos palabras Luis+Miguel me obligaban a guardar cierta distancia. Me voy a entregar a la opinión popular y después doy mí veredicto jaja.
    Saludos

  6. Jajajaja! nunca creí leer a “Luismi” en tu blog! no hay que culpar a la noche / a la lluvia / etc. etc.
    La voy a tener que ver jejeje.

  7. Estaba a punto de arrancarla ya que mi mujer sin ser fan de Luis Miguel estaba interesada en verla, no quise leer toda tu critica para no quemarme nada, pero las primeras lineas me elevaron el hype!!!
    Por otro lado cuando vamos atener noticias de que arrancaste Star Trek The Next Generation???

  8. Una de las sorpresas del año, y eso que a mí tampoco me gusta su música! Y pensar que una de las opciones para mi nombre cuando mi vieja estaba embarazada de mi era Luis Miguel (se lo propuso mi mamá al nombre) menos mal que a mí viejo le pareció un horror la idea jajaja
    Hugo viste el tráiler de la remake de “Pet Sematary”? Pinta bastante buena la cosa!
    Saludos!

  9. Hoy la empecé a ver, más que nada por tu recomendación, ya que no le hice caso a un amigo, bueno, sí lo escuché, y confié en su criterio, pero no me animaba a verla. Ya voy por el segundo capítulo.

    Con respecto a tu enojo con el cantante y su falta de rebeldía, lo entiendo, pero también lo entiendo a él, no te olvides que su padre es un manipulador, y lo crió para que lo obedezca en todo, no lo crió con libertad, sino con mandatos. No le enseñó a revelarse, eso lo aprendió solo, cuando ya era tarde.

  10. No la ví, no soy del palo. Quizás la vea en la oficina, en horario de almuerzo como un placer culposo jajaja. A mi mujer no le gusta la música latina, somos de otro palo.

    Pero, sobre el tema del dramatismo y exagerar… seguro es así. Se me viene a la cabeza en el documental de Senna y el tratamiento que tuvieron con Alain Prost, donde lo hacen quedar como un caprichoso al servicio del poder de la extinta FISA cuando ya tenía sus palmares bien ganados, aunque con un estilo distinto al de Ayrton -por algo el apodo de Prost es El Profesor-.

    Asi que no me extrañaria que ciertas cuestiones se retoquen, tanto en como era el padre como también en la reacción de Luis Miguel. Eso no quita que siempre se supo que el padre fue un flor de hijo de puta, pero una mancha más al tigre…

    Agendada entonces. Abrazo Hugo!

  11. Hola Hugo! A mí sí me gusta Luismi, tampoco soy fan pero sí conozco su música, no así su vida íntima por eso la empecé a ver en “tiempo real” (maldito on demand que me desacostumbró a esperar una semana para ver otro capítulo!) y me dejaba muy enganchada.
    Creo que el mérito de los actores es tremendo porque podés empatizar con todos, hasta con el maldito Luisito Rey.
    Si bien tiene toda la impronta de un culebrón mexicano, la serie se destaca por humanizar a este personaje público tan hermético. La escena que mencionás donde Luis Rey lo obliga a elegir entre su madre y él me pareció desgarradora, y el final donde recrean ese concierto donde Luis Miguel le canta a su madre en el escenario resume a la perfección el amor madre – hijo que marca toda la serie. Ese capítulo me dejó muy conmovida.
    La última escena de la temporada también es magnífica, creo que Luismi puteando al padre fuimos todos nosotros en ese momento jaja.
    Me uno a las recomendaciones de más arriba, sobre todo Unabomber… ahora la que estoy viendo súper enganchada es Ray Donovan.
    Saludos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.