Grandes pinballs de la historia: Clase de 1812 (1991)

En poco días más comienza el gran mes del terror con una temporada de Halloween que este año tendrá muchas novedades interesantes.

Dentro de esta temática el mundo del brindó numerosas mesas que llegaron a ser muy populares en su momento.

En las próximas semanas estaré destacando algunos de los flippers más famosos relacionados con el mundo del horror.

Ya había reseñado los dos juegos de Elvira y hoy me voy a centrar en un divertido clásico de Gottlieb , como fue Clase de 1812.

El bizarro concepto de esta propuesta propone una reunión de monstruos que se juntan en un cementerio para celebrar una fiesta.

El grupo está conformado por vampiros, zombis, un hombre lobo y varios fantasmas que festejan al ritmo de la Overtura 1812 de Tchaikovsky.

Una pieza musical que suena cuando se activa la función multiball en el que un grupo de pollos también se ponen a tararear la famosa melodía.

Este fue uno de los últimos flippers clásicos que surgieron en los años ´90 antes de la aparición de Terminator 2 que revolucionaría la industria con la incorporación de programas de software y pantalla de video.

Aunque Clase de 1812 presentaba una propuesta simple de juego, su principal atractivo pasaba por el ingenioso diseño artístico que era increíble.

Una tarea que estuvo a cargo de Joe Kaminkow (Guns N´ Roses, Jurassic Park) y Ray Tanzer (Freddy A Nightmare on Elm Street) quienes trabajaron el concepto del terror a través de humor.

La mesa presentaba dentro de mesa una mano mutilada cuyos dedos se movían durante la partida, un corazón que latía y atrapaba la bola y unos dientes que comentaban la partida.

No obstante los efectos de sonido era lo que distinguían a este juego con aullidos de lobos, truenos y carcajadas de brujas. que le daban a la partida un atmósfera especial de celebración de Halloween.

A diferencia de otras propuestas de la compañía que tuvieron una mayor cantidad de unidades, Gottlieb sólo hizo 1600 unidades de Clase de 1812, motivo por el cual en años posteriores se convirtió en una rareza de culto entre coleccionistas.

El panel central con los monstruos ilustrados en 3D también fue una distinción especial que tuvo el arte de este pinball.

Las versiones restauradas que se consiguen en la actualidad mejoraron muchísimo la ingeniería del juego y su precio ronda en subastas entre los 2 mil y cuatro mil dólares.

Afortunadamente quienes no disponen de ese dinero para gastar en un flipper hoy pueden disfrutar la excelente versión digital que captura en detalle todas las características originales de la mesa física.

En el siguiente video pueden ver como funciona el pinball de 1991.

 

 

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.