Retrospectiva Dark Universe: El fantasma de Frankenstein (1942)

A partir del estreno de El fantasma de Frankenstein, en 1942, la franquicia del se encaminó oficialmente hacia el cine clase hollywoondense.

En esta manía de la compañía por explotar los géneros del terror y la ciencia ficción con un promedio de siete a ocho películas por año, la calidad de los contenidos eventualmente empezó a decrecer, ya que se hacían muchas cosas y a las apuradas.

Si bien esos filmes en material de realización no estuvieron a la altura de la calidad de aquellas primeras producciones, el público acompañó en los cines los nuevos lanzamientos y por eso motivo la saga se extendió hasta 1960.

El fantasma de Frankenstein, la cuarta entrega de la saga con uno de los padres fundadores de la franquicia, fue concebida como una propuesta de terror pero creo que califica entre las grandes comedias clásicas de Universal por los elementos ridículos que presenta.

Boris Karloff, quien la tenía clara y prefirió despedirse por la puerta grande con el personaje en El hijo de Frankenstein, sabía que las siguientes continuaciones se volverían más ridículas y no se equivocó.

Cuando el actor abandonó el personaje por esa razón, los productores le dieron el papel principal a Lon Chaney Junior, la gran figura del Dark Universe en ese momento y se había lucido con su versión del Hombre lobo.

Bela Lugosi volvió a interpretar al jorobado Ygor, pese a que el personaje había muerto en el film anterior. Sin embargo, debido a la buena repercusión que había tenido en el público lo revivieron y las heridas de bala que había recibido en El hijo de Frankenstein al final no habían sido graves.

El comienzo de la historia es desopilante.

Los vecinos de Vasaria están convencidos que todas las miserias y tragedia que vivió el pueblo se debe a la existencia del castillo de Frankenstein y sus descendientes.

De común acuerdo llegan a la conclusión que la única manera que tienen de volver a disfrutar una existencia tranquila reside en las destrucción del castillo que pertenecía a la infame familia.

El Alcalde no se inmuta por la violencia enajenada del pueblo y aprueba el proyecto al considerarlo una buena idea. Mientras los sacados vecinos destruyen el castillo, Ygor, quien reaparece vivo, escapa del lugar a tiempo con el famoso monstruo.

El jorobado busca la asistencia de Ludwig, el segundo hijo del doctor Frankenstein para que resucite a la criatura. Mientras el joven científico duda que esa sea una buena idea, el fantasma de su padre (de ahí el título del film) se le aparece en un sueño para darle la solución del problema.

Transplantarle al monstruo el cerebro de una persona decente y educada.

Sin embargo, Ygor se opone a esa idea y ofrece su propio cerebro para ser transplantado, luego de extorsionar a Ludwig.

De ese modo nace el monstruo Frankenstein-Ygor que habla como Bela Lugosi y es ciego.

Más allá del delirio que presenta el conflicto central esta película tiene algunos momentos muy graciosos, como el juicio por homicidio al que es sometido el pobre Franky que no entiende como funcionan las leyes.

La versión del monstruo que compuso Chaney Jr. no fue muy buena y por esa razón no llamó la atención que esta fuera su única incursión con el personaje.

Su versión de Frankenstein era menos expresiva que la de Karloff aunque tenía sus buenos momentos cuando entablaba una amistad con un niña.

Una subtrama que tenía la intención de mostrar la inocencia del monstruo, cuya maldad en realidad provenía de la manipulación de Ygor.

Lo mejor del film pasó por esas ambientaciones clásicas del cine de terror, con tormentas y truenos, que construyó el director Roy Neill, quien luego brindaría otros dos clásicos populares del Dark Universe.

No obstante, aunque su intención fue brindar una obra de terror las situaciones absurdas del argumento convirtieron a esta película en una comedia.

De alguna manera esta producción puso fin a la saga de Frankenstein, quien no volvería a ser protagonista de un film hasta la adaptación de Kenneth Branagh de 1994, que fue realizada por TriStar Pictures y no pertenece al Dark Universe.

A partir de 1942 el personaje se convirtió en un personaje secundario en las famosas películas que agruparon a los monstruos clásicos en un mismo universo de ficción.

El trailer original.

 

4 Comentarios

  1. Che, Hugo. Hay una película de Frankestein de 1985 protagonizada por Sting y Jennifer Beals (la chica de Flashdance). La peli se llama “The bride” (La novia) y trata sobre la creación de una compañera para el monstruo

  2. Es verdad! La tenía borrada esa película, probablemente porque era malísima, pero entra en la categoría. De hecho, creó que se basó en la novela de Shelley. Después me fijo.

  3. Hola Hugo:
    Esta basada en la novela a graaaaaannnndessss rasgos. más o menos la onda es así:
    Frankestein (Sting)crea una novia (Beals) para el monstruo pero luego de ver que era más perfecta y delicada que la critura original decide quedarsela para si
    No es mala…es malísima pero bue, paso el dato por si alguien siente curiosidad

  4. Excelente la mención Joanna porque yo me la había olvidado por completo y pertenece a la filmografía oficial de Frankenstein, aunque no sea de Universal.
    Lo loco del tema es que descubrí que tiene una referencia directa al Dark Universe que ya voy a mencionar en otra nota. Al final todo se conecta!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.