Historia de Wonder Woman: Volumen II

Episodio 44: El desafío de los dioses

Tras presentar la versión moderna de la heroína en los primeros siete números , George Pérez consolidó la presencia de en el universo DC con un segundo arco argumental que se destaca entre lo mejor de su obra.

El desafío de los dioses fue una larga historia que se desarrolló entre los números 9 y 14 (septiembre 1987-marzo 1988) de la serie y brindó una de las más grandes aventuras en la bibliografía de la amazona.

Un Pérez completamente inspirado que desarrolló un conflicto atrapante con mucha acción, drama y suspenso. De toda la etapa del artista con el personaje estos números fueron los que retrataron a Diana en situaciones constantes de peligro.

Luego el cómic adoptó un ritmo narrativo mucho más pausado hasta retomar la aventura épica en lo que sería la despedida del escritor en esta revista.

A lo largo de estos números suceden un montón de situaciones interesantes que enriquecieron a la heroína además de volver a posicionar al personaje entre los títulos best sellers de DC.

Las ventas luego declinaraton notablemente cuando Pérez desarrolló su etapa de rarezas, que no engancharon a los lectores que no eran fan de Wonder Woman, pero la seguían porque era una historieta que estaba de moda. Aunque ese es un tema para analizar en detalle en un próximo capítulo.

Este segundo arco argumental comenzó con la introducción de la versión moderna de Cheetah, la archi-enemiga clásica de Diana que tendrían un perfil completamente diferente.

El personaje original creado por William Marston en los años ´40 era una mujer criminal que se vestía como ese animal felino y Pérez en este caso le dio un giro muy interesante.

En esta versión el autor le adicionó elementos místicos a la villana, quien se presentaba como una arqueóloga llamada Barbara Ann Minerva.

A través de un ritual de magia negra Barbara terminaba convertida en una bestia asesina que mataba gente para alimentarse de su sangre. Una característica muy atractiva de la nueva Cheetah es que era retratada como una figura trágica más que la villana estereotipada de cómics.

Si bien Minerva cometía crímenes, la compasión de Diana hacia ella, al descubrir que era humana, generaba que la villana clásica se convirtiera en una especie de anti-heroína, que es el perfil que conserva en la actualidad.

De hecho hoy Cheetah genera tanta empatía que tranquilamente la podían incluir en la Liga.

Lamentablemente Pérez no se interesó demasiado por el personaje y la doctora Minerva tras esta presentación desapareció durante un largo tiempo.

Wonder Woman luego de  su paso por la Tierra regresó a Themiscyra para enfrentar un reto más complicado que su combates con Ares.

Zeus, que en esta historia es un viejo libidinoso y pervertido, de repente se obsesiona con la idea de desvirgar a Diana, quien tras su victoria en el mundo de los humanos llama la atención del Olimpo.

Para “recompensarla por su valentía”, Zeus se manifiesta en el hogar de las amazonas y le ofrece a la heroína “el honor” de tener un contacto carnal con él.

Diana, que es inocente pero no tarada, lo rechaza y esto desata la furia del griego, quien no está acostumbrado a ser tratado de esa manera. Zeus agraviado por la actitud de la princesa luego la convoca en el Olimpo para desafiarla como amazona.

Wonder Woman entonces debe enfrentar una serie de retos donde se prueban sus capacidades como guerrera y que además ponen en jaque el futuro de Themiscyra.

La trama es apasionante y estuvo muy inspirada por las historias de Thor, escritas por  Walter Simonson, que tenían un tratamiento de los aspectos mitológicos muy similar.

En este caso nos encontramos con la presentación de la famosa armadura de batalla de Wonder Woman, que fue muy novedosa cuando surgió a fines de los años ´80, ya que nunca se había visto a la heroína de esta manera.

Diana aparecía equipada con un casco, escudo, espada y una lanza para enfrentarse a numerosa criaturas sobrenaturales. Pérez en este caso retrató la faceta de guerrera del personaje, quien vivía situaciones límites para probarle a los dioses que era digna de ser la embajadora de las amazonas en la Tierra.

Hoy es natural ver a la protagonista en su cómic con la espada y el escudo ante cualquier conflicto mínimo, pero en este relanzamiento moderno del personaje sólo empleaba las armas cuando se encontraba frente a una amenaza importante.

Durante el desarrollo de esta aventura se producen tres acontecimientos notables que merecen ser resaltados.

En primer lugar la explicación de la vestimenta tradicional de Wonder Woman que tiene un origen diferente.

Durante la aventura la heroína cuenta con la guía y apoyo de una legendaria amazona llamada Diana, quien no es la conocida diosa romana sino la madre de Steve Trevor.

Cuando los dioses griegos crearon Themiscyra encerraron debajo de la isla a todos los demonios del Infierno y delegaron en las amazonas la custodia del lugar.

Luego que la reina Hipólita y sus compañeras se liberaron del yugo de Hércules. los demonios resurgieron en la superficie y las amazonas tuvieron que combatirlos para evitar que se desplegaran en la Tierra.

Durante la batalla la piloto de la fuerza aérea norteamericana, Diana Trevor, se estrelló con su avión en la isla y ayudó a las guerreras en la batalla. Su sacrificio contribuyó a que las fuerzas de Hipólita vencieran a los monstruos.

Para homenajearla por su valor, la reina luego adoptó el nombre de la soldado para su hija y las amazonas crearon una armadura especial con los colores de su uniforme que obviamente remitía a la bandera estadounidense.

Esto le daba una explicación a los colores del traje que luego usaría la princesa en su enfrentamiento con Ares.

De esta manera se gestaba un lazo especial entre Diana y Steve Trevor, quienes estaban conectados por los eventos que habían compartido sus madres.

Otra novedad de este arco argumental es que durante las aventuras de Wonder Woman en el Olimpo, Etta Candy y Steve se enamoran e inician una relación sentimental que rompió con los roles que habían tenido estos personajes hasta ese momento.

Un final polémico

Esta saga fabulosa que presentó a Diana en toda su gloria como guerrera amazona lamentablemente tuvo un cierre infame y controversial que hoy en pleno 2018 todavía se debate en los medios y convenciones de cómics.

Durante el epílogo de esta historia Hércules, que previamente ayudaba a Wonder Woman en uno de los desafíos, reaparece en Themiscyra para conseguir el perdón de las amazonas por las cosas terribles que hizo.

El griego, atormentado por el daño que generó, promete convertirse en un aliado fiel de las mujeres de la isla y ellas deciden perdonarlo y dejar atrás los hechos del pasado.

Entonces viene el momento polémico y lamentable donde la trama derrapa por completo.

Antes de despedirse de la isla, Hércules le pide a Hipólita “un beso de perdón” mientras expresa su deseo que la amazona pueda ver algún día los sentimientos nobles que él tiene por ella.

Hipólita le responde que se merece el beso “y más” porque “después de todo es una mujer” y pasó mucho tiempo desde que tuvo un contacto intimo con alguien.

En la siguiente ilustración los personajes se besan apasionadamente.

Naturalmente esto género mucho rechazo en los lectores y al día de hoy se recuerda la escena como la mancha oscura de la gran etapa de George Pérez.  Es un momento que produce incomodidad por la situación que presenta.

Una pena porque encima ese número brindó una de las cubiertas más hermosas que el autor concibió para el cómic.

Sin embargo, la figura de Hércules celebrando la victoria de Diana junto a las amazonas es inaceptable.

Puedo entender en que un estado de espiritualidad superior Hipólita pudiera perdonar a su violador y manifestara compasión por el agresor.

No es una respuesta que tendría la mayoría de la gente, pero lo puedo aceptar en una personaje que tiene un desarrollo espiritual muy elevado.

Ahora de ahí a que ella se sienta atraída por su violador y lo bese apasionadamente me parece desacertado además de enviar un mensaje complicado.

En defensa de George Pérez es justo destacar que esta situación no formaba parte de su guión original, que lo había concebido antes que se relanzara la revista a comienzo de los años ´80, sino que fue una idea de la editora Karen Berger.

Motivo por el cual esta situación es más loca todavía. ya que fue una mujer quien tuvo la visión de redimir a Hércules de esta manera.

Un pequeño detalle que las feministas boconas de internet suelen ignorar cuando se ponen a analizar temas que desconocen.

Por otra parte, ya en modo de abogado de Pérez, debo destacar que todas las cosas positivas que hizo después con el cómic redimieron esta pifiada.

Sin embargo el momento polémico es parte de esta historia y no se debe esconder al analizar la historieta.

Luego de este arco argumental la revista de Wonder Woman entró en un territorio extraño donde el público que no era fan de la heroína enseguida se alejó del cómic, pese a que las historias fueron a contramano de las convenciones del género y el autor obtuvo la aclamación de sus pares.

Continuará.

 

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Hugo una pregunta, en que momento empezó a volar asi como Superman la Mujer Maravilla? O lo hizo de un comienzo? Porque hay historias en las que no vuela, otras que si, es confuso. Gracias

  2. A partir de 1956 con la llegada de Robert Kanigher. En los cómics de la era dorada de William Marston no volaba y se movilizaba con el avión invisible.

    Depende de cada autor pero es cierto que no siempre vuela.En la últimas décadas igual si se la puede ver al estilo Superman con más frecuencia.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.