Historia de Wonder Woman: Volumen II

Episodio 41: La resurrección de Wonder Woman

Cuando William Marston falleció en 1947 el cómic de Wonder Woman se convirtió en una auténtica pesadilla para los editores de la compañía  DC.

La revista había sido tan especial, progresiva y excéntrica durante la Era Dorada de la historieta que los guionistas que vinieron después tuvieron muchísimos problemas para manejar al personaje, como vimos claramente en las entregas anteriores.

Con la publicación en 1985 de la miniserie Crisis en las Tierras Infinitas comenzó a lo que hoy conocemos como la era moderna de los cómics.

La historia había servido para simplificar el universo de ficción y limpiar los problemas de continuidad en numerosos personajes.

En el caso de la princesa amazona directamente la borraron de la existencia con el objetivo de relanzarla nuevamente, sin embargo el proyecto resultó más complicado de lo esperado.

Para 1987 Batman había retomado sus raíces oscuras, Superman se había vuelto un héroe más humano y complejo y la Liga de la Justicia tenía una nueva formación con varios personajes clase B que pasaban a tener mayor protagonismo.

Mientras tanto Woder Woman seguía en un limbo y no había ningún proyecto firme para que regresara.

Era un fierro caliente que ningún artista quería tener en sus manos. La realidad es que en DC no tenía ningún proyecto definido para traer de regreso a la heroína con un enfoque moderno.

La editora Janice Rice durante varios meses intentó buscar una línea argumental con varios artistas pero ninguna idea fue lo suficientemente buena para desarrollarla.

El problema era que no lidiaban con un personaje más sino con uno de los íconos históricos de DC que tenía que estar a la altura del Batman de Frank Miller y el Superman de John Byrne que habían sido aclamados por la prensa y el público.

La situación era complicada porque no había ningún artista de ese nivel que quisiera hacerse cargo de Wonder Woman y las ideas que surgían no tenían el peso para desarrollar un gran lanzamiento.

Greg Potter, un escritor que tenía experiencia el género de terror por su labor en la revista Creepy, aportó una idea interesante que Rice consideró tener en cuenta.

En esta nueva encarnación de los personajes, las amazonas serían espíritus seleccionados por los dioses griegos de mujeres asesinadas en la era pre-histórica por la ignorancia y violencia del hombre.

Mientras tanto en una oficina de DC uno de los dibujantes estrellas de la editorial, George Pérez, sentía una enorme frustración por lo que estaba sucediendo con Wonder Woman y en su cabeza tenía algunas ideas que deseaba compartir.

Este hombre estaba destinado a crear la más grande interpretación de la amazona pero todavía no lo sabía.

El problema de Pérez era que si bien venía de hacer un trabajo brillante con el cómic de los Titans todavía no estaba en el grupo de lo grandes escritores de DC. Por otra parte, luego de su paso por esa revista había anunciado a los directivos de la editorial que no volvería a trabajar en una serie mensual por el desgaste que generaba.

La idea de Pérez era colaborar en miniseries o historias limitadas como Crisis en la Tierras Infinitas donde fue responsable de las ilustraciones.

Previamente George había realizado una saga especial para los Titanes (destacada en el primer volumen de este informe) donde Donna Troy lideraba un enfrentamiento contra los titanes griegos.

Ese arco argumental lo había inspirado a crear una historia para Wonder Woman titulada El desafío de los dioses, donde Pérez tenía la intención de presentar una versión diferente de la princesa amazona.

Su visión estaba inspirada por dos hechos artísticos importantes.

El cine de fantasía de Ray Harryhausen (Furia de Titanes) y el cómic de Thor escrito por Walter Simonson que se había convertido en una de las obras de Marvel más elogiadas de los ´80.

Esa etapa del cómic llevó al personaje en una nueva dirección donde las tramas tenían un tratamiento épico centrado en la mitología nórdica.

Para Pérez ese era el camino que debía tener Diana y una día se presentó en la oficina de Janice Rice para comentar que tenía un par de ideas “que tal vez podrían servir”.

El escritor luego contó en numerosas entrevistas que luego de exponer sus ideas Rice lo abrazó y le dio un beso porque los había sacada del callejón sin salida que era el relanzamiento de Wonder Woman.

Pérez acordó trabajar en los primeros números de la revista con la condición que lo dejaran desarrollar su viejo argumento con el desafío de los dioses, que nunca pudo publicar porque la revista de la heroína se canceló.

Obviamente nadie se opuso al autor y le dieron la libertad para que hiciera lo que deseaba mientras Wonder Woman volviera a los kioskos.

La presión y el estrés que había generado el proyecto hicieron que Janine Rice renunciara a DC para volver al mercado editorial, mientras que Greg Potter también anunció su partida luego de colaborar en el segundo número.

Peréz recomendó como editora a Karen Berger, quien luego se convertiría en una de la figuras más importantes de la editorial al convocar a Neil Gaiman para que desarrollara la serie Sandman.

La historia volvía a repetirse.

Cuando Wonder Woman surgió en 1941 no fue la obra de un sólo artista sino el resultado de un trabajo en equipo. Ese primer número que presentó el personaje había sido  concebido por Willian Marston, Elizabeth Holloway, Olive Byrne y el ilustrador Harry Peter.

46 años después el más grande relanzamiento de la heroína volvía a ser la obra de un nuevo equipo y no el trabajo de una sola persona.

Pérez sumó a su esposa Carol,la nueva editora  Karen Berger y la feminista Gloria Steinem para encontrar juntos una dirección para el personaje.

Janice Rice y Greg Potter trabajaron con el equipo y Len Wein, quien había rescatado en los años ´70 a Wonder Woman de la estupidez de Robert Kanigher (con la historia de los 12 desafíos) colaboró con el guion. Su función fue darle claridad  en el argumento a las ideas de Pérez.

Juntos concibieron esa obra maestra del cómic que fue el primer número de la era moderna publicado en noviembre de 1987.

El lanzamiento fue muy publicitado y presentó un especial de 36 páginas que sorprendió con un tratamiento épico del personaje.

Diana recién aparecía en la mitad del relato pero la historia para entonces ya se volvía apasionante.

Pérez volvió a la raíces del personaje con un enfoque moderno donde pulió el concepto de Marston para una nueva generación de lectores.

Al autor no le interesaba a convertir a Diana en una feminista combativa sino más bien en una figura pacifista cuya misión en el mundo de los humanos presentaría una contradicción con la naturaleza guerrera de las amazonas.

El primer número de la serie es probablemente uno de los cómics que más veces leí en mi vida y al día de hoy no me deja de sorprender por el desarollo perfecto que tiene la historia.

Pérez presenta de entrada un conflicto destinado un público más maduro donde los dioses griegos tienen una presencia fundamental.

La historia recrea el origen concebido por Marston y su familia pero con un tratamiento moderno.

El conflicto se inicia el en Panteón griego cuando Artemisa le propone a Zeus crear una nueva raza de mortales que establezcan un enlace entre los humanos y los dioses.

Zeus está de acuerdo con el plan y proponen que sean mujeres, aunque a Artemisa no le interesa el género de la nueva raza.

Sin embargo, Ares completamente indignado con la idea se opone al proyecto, ya que entiende que los humanos deben ser sometidos por el poder de los dioses.

Atenea entonces lo provoca al afirmar que en realidad el dios de la guerra tiene miedo que el Olimpo sea representado por mujeres y Ares promete demostrar que someterá a la nueva raza y los humanos porque nadie puede resistir su poder.

Las diosas griegas entonces crea la hermandad de la amazonas, que provienen de espíritus de mujeres asesinadas por el hombre (la idea de Greg Potter), y nombran a Hipólita como la reina de las amazonas.

La nueva raza de humanos se transforma en una civilización avanzada con el liderazgo de la reina que lleva el cinturón de Gaia, que le otorga las fuera sobrenatural a todas la amazonas.

Hasta acá la trama sigue el lineamiento original de Marston con una nueva dirección.

Hércules, celoso porque existen mujeres guerreras superiores a él,  entra en escena para derrotar a la amazonas pero es humillado por Hipólita en un combate. Bajo el embrujo de Hera, Hércules seduce a Hipólita y las amazonas empiezan a intimar con los soldados del semidiós griego.

Hércules traiciona la confianza de Hipólita y le roba el cinturón de Gaia debilitando a todas las amazonas.

En este punto es donde la historia de Pérez se vuelve mucho más oscura, ya que Hércules viola a Hipólita y todas las amazonas sufren el mismo destino al ser asesinadas o convertidas en esclavas sexuales por los hombres.

Hipólita le reza a los dioses griegos para que la ayuden a cobrarse venganza y Atenea se presenta para recordarle que ella se apartó del camino establecido por ellos al ceder el cinturón de Gaia, que era un regalo de los dioses y no podía ser tocado por los hombres.

Atenea restablece la fuerza de las amazonas pero las obliga a apartarse de la humanidad en un isla. Las amazonas recuperan su poder pero no sin antes desatar una masacre contra todos los soldados de Hércules que resultan eliminados.

En este contexto nace la creación de Themiscira donde las amazonas pasan los siguientes siglos apartadas de las humanidad.

La tierra ahora en el cómic pasa a denominarse el “mundo patriarcal” y Diana nace en el mundo de las amazonas con la bendición de los dioses para que en el futuro represente al Panteón, como Artemisa tenía previsto originalmente.

Cuando la influencia de Ares se propaga en la Tierra la vidente Menalippe recibe un mensaje de los dioses.

La amazonas deben elegir entre ellas a la mejor guerrera para que enfrente a Ares en el mundo patriarcal.

Pérez sigue el concepto de Marston del torneo de las amazonas pero le da un giro interesante a la relación de Hipólita y Diana.

En la trama original la reina le prohibía a su hija participar de la competencia porque ella estaba destinada a liderar a las amazonas.

Si bien en esta versión Hipólita toma la misma decisión, su motivación se relaciona con el miedo a que Diana tome contacto con el mundo del hombre. Ella no olvidó  las crueldades que sufrieron en el pasado en manos de los hombres, pero para Diana se tratan hechos antiguos que forman parte de leyendas y no tiene un juicio formado de la humanidad.

Cuando Atenea se le presenta a Diana y le revela que ella esta destinada a servir en la Tierra si se anima a participar del torneo, la protagonista desafía a su madre para seguir lo que Joseph Campbell denominaría la llamada a la aventura.

En este caso el impulso de la heroína a adentrase en lo desconocido.

Diana prueba que es la mejor guerrera de la amazonas e Hipólita finalmente acepta la misión de su hija.

En la última página se presenta a Diana con la armadura que usará para su misión en la Tierra en una tremenda ilustración de Pérez. Más adelante me referiré al arte de esta etapa.

Con este primer número no sólo nacía una nueva versión de Wonder Woman sino un cómic que rompería literalmente con todos los lugares comunes del género de superhéroes.

Pérez en un principio firmó un contrato por seis meses pero se quedó a cargo de la revista durante cinco años,  donde desarrolló a mi entender la mejor versión del personaje que se concibió hasta la fecha.

Continuará.

 

 

 

10 Comentarios

  1. Tengo que buscar urgentemete esos comics!! Como me los perdi en su momento?? Recuerdo los tacos recopilatorios de ediciones Zinco creo que eran.

  2. Esta historia fue publicada recientemente en la colección Salvat Dc con el título Wonder Woman Dioses y Mortales. Lastima que Salvat que tiene demasiado tomo relacionados con Batman, no nada de Flash, ni de Aquaman, pero hay dos tomos de Gatubela y uno de Batichica y Harley Quinn.

  3. Todavía tengo mi colección de zinco de WW. esta etapa gloriosa nunca le encontraron la vuelta luego de la misma a la grandeza y respeto que tiene .
    Que recuerdos de trae de la época de gloria de dc.
    En esta epoca WW se acercaba mas a la trinidad en grandeza.

  4. Para mí es la mejor etapa de WW que hay. Después tuvo momentos pero nunca al nivel de este.
    Acá se ve algo que en la película no está o es totalmente distorsionado(para mí aunque es muy buena película está demasiado inflada por la crítica) pero Diana no se gana el derecho a ser la representante de las amazonas se lo roba.
    Eso es muy importante en la caracterización del personaje.
    Y por suerte Warner edito la película animada en Blu Ray por q en dvd no se conseguía

  5. No se roba el derecho a ser representante de las amazonas sino que es la única que decide hacer algo, ante los eventos de la Tierra, cuando el resto opta por ignorarlos y no involucrarse.
    A lo largo del conflicto eventualmente termina demostrando que tenía lo necesario para asumir ese papel. Es una versión diferente del origen de los cómics que no afecta en absoluto el resultado de la obra en general, que fue una gran adaptación del personaje.
    El arco del personaje está presente sólo que se desarrolla de un modo diferente. No sería raro también que hubieran tenido que eliminarlo por una cuestión de duración de la película y entonces le dieron esa vuelta. No me sorprendería para nada.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*