El cuerno de Azoth: La verdadera continuación de Conan

Algunas cosas nunca cambian.

El año pasado cuando se estrenó la película más idiota del año, Thor 3, la mayoría de los críticos de cine no sólo la alabaron, sino que además la calificaron como una obra superior a la de Kenneth Branagh.

No deja de ser loco que la misma situación se dio 30 años atrás con las películas de , el bárbaro.

Cuando se estrenó la primera obra de John Milius los críticos la aniquilaron en la reseñas, debido al “tono oscuro de la historia y la violencia desmedida en la secuencias de acción”.

Los fans la amaron y eventualmente la película creó un nuevo género cinematográfico que además tuvo repercusión en el mercado de la literatura fantástica y los cómics.

Dos años después se estrenó Conan, el destructor, esta vez dirigida por Richard Fleischer, que era una producción muy inferior a la que había brindado Millius.

Sin embargo, la prensa norteamericana la elogió y el film tuvo mejores reseñas que la primera entrega.

Un ejemplo es el de Rogert Ebert, quien calificó a la continuación como una obra superior por ser “mas tonta, graciosa y divertida”.

Algo que demuestra una ignorancia absoluta hacia el personaje y sus historias, pero los críticos en ese momento la vieron de esa manera.

Si bien Conan, el destructor se deja ver y zafa para entretenerse un rato con Arnold Schwarzenegger (quien por cierto odió esta película), no deja de ser una producción muy inferior, casi berreta, comparada con la aventura épica que había brindado Milius.

Siempre llamó la atención que la calidad artística de la continuación fuera tan pobre cuando dos años atrás la misma productora había hecho un gran trabajo.

Esta cuestión tiene una explicación muy simple y todo se resume a un simple hecho.

La codicia del productor Dino De Laurentiis.

John Milius y Oliver Stone (que fue el guionista)  originalmente concibieron la primera película como el origen de una saga. La idea de ellos era que cada dos años el personaje regresara al cine, al estilo Bond, con una serie que narraría el ascenso del cimmerio como rey.

Sin embargo, el proyecto nunca se pudo concretar debido a que De Laurentiis no había quedado conforme con los resultados en la taquilla.

Conan, el bárbaro fue filmada con apenas 16 millones de dólares y recaudó 130 millones, motivo por el cual se convirtió en una de las producciones más exitosas del género en esa década.

Sin embargo, al productor no le bastó y entendía que el film podía haber hecho más dinero todavía si el director hubiese presentado una historia menos violenta.

Por ese motivo, John Milius y Oliver Stone quedaron desvinculados de la continuación y De Laurentiis desarrolló la segunda entrega con la idea de hacer una película más familiar.

El productor italiano delegó la dirección en Richard Fleischer, un buen cineasta que para entonces contaba con un par de clásicos en su filmografía como 20 mil leguas de viaje Submarino (1954), Los vikingos (1958), con Kirk Douglas, Viaje Fantástico (1966) y el film bélico Tora! Tora! Tora! (1970).

Fleischer era un buen profesional pero no tenía la pasión ni el entusiasmo de John Milius por el personaje de Robert E.Howard.

No deja de ser curioso el hecho que Conan, el destructor contó con un presupuesto de 18 millones de dólares y pese a todo se veía como una película más barata que la entrega previa.

El guión de la segunda parte quedó a cargo de una dupla de escritores que en ese momento era dos de las figuras relevante en el campo de los cómics, especialmente en Marvel y DC.

Me refiero a Roy Thomas y Gerry Conway.

Thomas venía de crear a Red Sonja y se había destacado en la historieta del cimmerio, mientras que Conway en ese momento había logrado restaurar por un breve momento la dignidad perdida de Wonder Woman.

El guión original si bien no continuaba la trama Oliver Stone presentaba una típica aventura de Conan que tranquilamente se podía haber narrado en los cómics.

No obstante, para Dino De Laurentiis el personaje todavía conservaba el perfil serio y violento de Milius y por eso motivo contrató al guionista Stanley Mann (La profecía 2) para que re-escribiera todo el argumento con un enfoque más divertido.

Lo suficiente para que los niños de 12 años pudieran ver la película.

Mann distorsionó por completo la trama de Thomas y Conway y Conan, el destructor finalmente quedó como el productor deseaba.

La película se estrenó en 1984 con buenas críticas pero el público la odió y los malos comentarios la convirtieron en un fracaso comercial, algo que puso fin a la saga del personaje.

En 1990 Marvel editó un cómic especial de Conan titulado El cuerno de Azoth que presentó una adaptación de lo que hubiera sido la película escrita por Thomas y Conway.

Las ilustraciones corrieron por cuenta de Mike Docherty, conocido por su labor en la revista La espada salvaje de Conan.

Si bien se trató de una versión resumida del guión es una propuesta interesante para ver el enfoque original que hubiera tenido el film de 1984.

La historia es parecida a la que quedó en la película.

Conan es reclutado por una hechicera para que que acompañe a una joven que debe encontrar una llave mistica que será usada en una ceremonia religiosa. Obviamente hay gente que también tiene interés en la llave y la chica y la misión del cimmerio no es tan sencilla.

La trama en realidad es una burda remake de Los siete Magníficos ambientada en el mundo de fantasía de Howard.

Conan en este caso lidera una banda de mercenarios con el fin de ayudar a la joven.

El concepto de la historia no es tan diferente a lo que se vio en el film, pero lo que cambia es el tono con el que se narra el conflicto.

El cómic presenta un argumento más cercano al estilo de los que había sido el primer film, con escenas de desnudos y escenas de violencia mucho más gráficas.

Lo interesante de esta propuesta es que si bien está lejos de ser una de las mejores historias de Conan nos permite conocer un poco como hubiera sido la película de 1984 y los cambios que le hicieron al relato.

Una particularidad que convierte a este cómic en una rareza de la bibliografía del cimmerio.

Hace unos días se confirmó que la compañía Amazon producirá una nueva serie de televisión que empezaría a filmarse este año, algo que se suma al regreso del personaje a la editorial Marvel, después de 18 años,  con una nueva colección programada también para el 2018.

El avance original de Conan,el destructor.

 

 

14 Comentarios

  1. Sí por alguna razón a mi me gusta más Red Sonja también. El tema con la de Conan es que te la tira abajo el hecho que viene de una película tremenda y la segunda parece más berreta.

  2. Que buena data, voy a ver si al menos consigo el cómic online o de alguna forma. Coincido 200 % que la primera es otra peli, más cruda y sería. No coincido tanto en que se ve trucha, si bien la víbora de Earl Jones se ve real real en comparación al dios con cuerno de la 2, para mi cumple al menos con el pochoclo. Quizás te digo Hugo que con mejores FX y sin todo el humor, salvó la escena de la lucha de magos y la explicación de la post virginidad de Grace Jones a la princesa sería genial y perfecta, pero una pizca de humor tamb tuvo la primera (una pizca nomás obvio). Sinceramente creo q tendría 6 o 7 cuando la ví, el hechicero cuando se destapa la capucha me dió impresión, y bue era chiquito quizás cuenta eso jaja

  3. Ni el soundtrack en “conan the Destructor” fue memorable, hasta Poledouris estuvo atado de manos y termino haciendo un soundtrack de lo mas choto…y la de “Conan the barbarian” es tremendo! Hasta en Spotify lo tengo.
    Ojalá vuelva el Conan que todos queremos…

  4. De pendejo simepre pasaban Conan el Destructor y creía que era la única. Ya mas de grande recién vi la de 1982 y me di cuenta que era muy superior a su continuación.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*