Top 100: Grandes Películas de Fantasía (VII)

70-66 

70-LA FERIA DE LAS TINIEBLAS (1983)

Memorable exponente del Disney olvidado.

Esto no es una recomendación, sino directamente un ruego.

Si les gusta el cine no pueden desconocer esta obra maestra de los estudios Disney, basada en una tremenda novela de Ray Bradbury.

No puedo explicarles los sustos que me pegué con este film de chico. Este relato de Bradbury fue adaptado por Jack Clayton, responsable de esa gran obra de terror como fue Los inocentes (1961), previamente reseñada en el blog.

Hasta el día de hoy me sigue pareciendo increíble que Disney estuviera vinculado con esta producción. La trama se centraba en una feria de atracciones, cuyos personajes siniestros, desataban el mal en un pequeño pueblo de Estados Unidos. Dos chicos de 13 años eran los primeros en descubrir que detrás de esos espectáculos atractivos se escondía un secreto macabro.

Bradbury fue responsable del guión y la adaptación que brindó era fiel a su trabajo literario.

Sin embargo, los productores de Disney luego le agregaron a la película más escenas con efectos especiales y la versión original que habían concebido el autor y el director Clayton terminó bastante distorsionada.

Pese a todo, La feria de las tinieblas resultó una excelente película que combinó muy bien la fantasía con el terror.

Dentro del reparto se destacaron Jason Robards (Filadelfia), Jonathan Price y Pam Grier.

Una gran película que nos recuerda la falta de riesgo y creatividad que caracteriza el cine live action del estudio en la actualidad.

69-HARVEY (1950)

harvey

En esta memorable comedia James Stewart interpreta a un hombre que se hace amigo de un conejo gigante invisible.

Los integrantes de su familia creen que está loco y deciden internarlo en un hospital psiquiátrico. Las cosas se complican cuando su hermana y otras personas empiezan a ver al enorme conejo blanco.

Harvey, el nombre del simpático personaje, en realidad es un un Puca, una criatura fantástica del folclore celta que suele tomar la forma de un caballo, cabra o conejo.

Algunas historias los retratan como seres malignos que beben sangre, como los vampiros, y en otras historias, como la de este film, son seres benévolos que ayudan con su sabiduría a las personas.

El film se basó en la famosa obra de teatro de Mary Chase que tuvo varias adaptaciones en el cine y la televisión. Steven Spielberg hace unos años había anunciado una remake que iba protagonizar Tom Hanks, pero el proyecto luego se suspendió.

La versión más recordada de Harvey es esta fabulosa película que dirigió el alemán Henry Koster, responsable de descubrir en un club nocturno a los comediantes Abbott y Costello.

El film es genial por la manera en que está desarrollada la trama, que más allá de las situaciones de enredo, juega con el misterio del Puca.

¿Harvey es real o es un invento de la imaginación del protagonista?

La actriz Josephine Hull, quien sobresale en el rol de la hermana de James Stewart se ganó un merecido Oscar por su labor en este film.

La película Donnie Darko (con la que jamás pude conectarme, lo siento) estuvo muy influenciada por esta historia, con la particularidad que el concepto del conejo gigante se trabajó con un enfoque oscuro.

Harvey es uno de los grandes clásicos de este género y si nunca la vieron traten de conseguirla porque es excelente.

68-JABBERWOCKY (1977)

Amo el cine de Terry Gilliam y en esta lista el maestro aparecerá un par de veces.

Me encantan especialmente lo que fueron sus primeros trabajos que se convirtieron en clásicos inolvidables.

Sus últimas películas no me engancharon tanto, pero en materia de fantasía tiene algunas producciones que fueron soberbias.

Jabberwocky es una de las propuestas más delirantes y desquiciadas que vi en mi vida, que además califica como una de las más grandes cartas de amor que le brindó el cine al arte de Lewis Carrroll.

El creador de Alicia en el País de las Maravillas fue uno de los grandes referentes del subgénero conocido como “sinsentido literario” que redefinió en su momento la literatura infantil y el género fantástico.

Creo que Gilliam se destaca entre los directores que supieron capturar los elementos absurdos y extravagantes que presentaban los trabajos de este autor.

Jabberwocky fue un film inspirado en el poema homónimo que aparecía en la novela Alicia a través del espejo.

La trama se centra en un campesino mediocre y conformista que a raíz de una serie de enredos y accidentes se termina por convertir en el héroe de un reino.

Este film se nutrió mucho del delirio literario de Carroll y brindó momentos desopilantes.

Michael Palin miembro de Monthy Pyton la rompió en el rol protagónico.  En su momento no fue bien tratada por la prensa porque era demasiado rara, inclusive para las cosas que hacía Gilliam.

Reconozco que no es un film para todo el mundo y entiendo que el humor de esta propuesta no resulte desopilante para mucha gente, pero me encanta y tenía que aparecer en la lista.

En mi caso me pareció maravillosa y la destaco como una de las producciones más originales que se hicieron en este género.

Para variar los trailers de los filmes de Gilliam siempre son geniales.

67-¡QUÉ BELLO ES VIVIR! (1946)

LA PELÍCULA de Navidad que no en vano tiene el récord de ser la producción dedicada a esta temática que más veces se transmitió por televisión alrededor del mundo.

Es uno de los grandes clásicos del cine que más referencias cosechó en otras películas y series de televisión.

Desde Los Simpsons hasta Beverly Hills, 90210 y Smallville, entre otras producciones en algún momento recrearon esta historia.

Creo que ¡Que bello es vivir! pegó tan fuerte en numerosas generaciones de espectadores por el mensaje inspirador que brindaba y lo valores que transmitía el personaje principal interpretado por James Stewart.

Un aspecto de la historia que siempre me tocó es la parte que George Bailey tomaba conciencia como los mínimos actos que llevaba a cabo en sus actividades cotidianas tenían un impacto profundo en la vida de la gente que lo rodeaba y su comunidad.

Una película que además representó a la perfección el espíritu navideño que va más allá de su significado religioso y en este relato fue un tema que estuvo impecablemente trabajado.

Pese a que esta propuesta terminó siendo una de las producciones más aclamadas en la historia del cine, cuando se estrenó en 1946 no llamó la atención del público y apenas consiguió recuperar el dinero invertido por los productores.

Más adelante se convirtió en un fenómeno popular y un clásico indiscutido del cine norteamericano.

En 1946 fue nominada a cinco premios Oscar pero perdió en todas las categorías importantes con Los mejores años de nuestras vidas, de William Wyler.

Aunque el film de Capra luego resultó ser mucho más popular, en ese momento el trabajo de Wyler recibió más atención por la temática que trabajaba.

La película se centraba en un grupo de soldados que trataban de adaptarse a la vida civil luego de la Segunda Guerra Mundial.

Más allá que era una gran película, el tema de la guerra estaba muy caliente en ese momento y por eso tuvo más peso en los premios Oscar.

¡Qué Bellos es vivir! se llevó un merecido galardón por los efectos especiales y me gusta verla cada tanto.

66-LA BELLA Y LA BESTIA (1946)

En materia de cuentos de hadas en el cine esta es una obra maestra que hasta el día de hoy no pudo ser superada. Por el contrario, sigue siendo una influencia importante en filmes de este género que se hacen en la actualidad.

Si nunca la vieron hasta ahora traten de buscarla porque son esas clases de joyas que no se pueden desconocer.

Se hicieron muchas versiones de La Bella y la Bestia, pero este trabajo del director Jean Cocteau trascendió por la manera en que la película transportó al espectador a ese mundo de fantasía donde se desarrolla el conflicto.

La visión de este film es una experiencia muy especial que impacta por el soberbio trabajo de la fotografía y el diseño de los escenarios, inspirados en las ilustraciones del artista Gustav Doré.

Uno de los pocos casos donde la adaptación para el cine supera a la obra literaria original. En esta versión, la película expande mejor el origen de Bella con un par de subtramas relacionadas con la familia de la protagonista.

Algo que siempre me encantó de esta película es la soberbia interpretación de Jean Marais como la Bestia, que en un principio es aterradora, pero después despierta compasión.

La caracterización del personaje en su momento representó la vanguardia en efectos de maquillaje y hoy ese trabajo es recordado como un clásico importante en ese campo técnico.

Otra joya que combinó muy bien el romance con la fantasía.

En pleno 2018 sigue siendo una propuesta completamente superior al bodrio insulso y sin magia que brindó Disney el año pasado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.