Retrospectiva Dark Universe: Los crímenes de la calle Morgue

Capítulo 6

Como habrán percibido en este informe hasta el momento, suelo hacer hacer bastante hincapié en la figura del Carl Laemmle Jr. porque fue el gran productor creativo del Dark Universe y no tiene el reconocimiento que se merece.

Era un pibe de veinte y pico de años que por una cuestión de nepotismo, que regía el estudio Universal por aquellos años, tuvo que asumir una responsabilidad para la que no tenía ningún tipo de formación y resultó una revelación para la empresa familiar.

Laemmle Jr. fue el corazón del Dark Universe y el mayor responsable que el género de terror se desarrollara en Hollywood.

A medida que estos filmes fueron teniendo éxito sus decisiones en la compañía cobraron mayor peso, algo que quedó demostrado tras el estreno de Drácula.

Para la película de Frankenstein su padre y el resto de los ejecutivos tenían la intención de hacerla con Bela Lugosi y el director Robert Florey, pero Junior se opuso porque prefería al cineasta James Whale, quien era otro apasionado del expresionismo alemán.

Luego el director optó por darle el rol del monstruo a Boris Karloff, una elección que fue apoyada por Laemmle jr.

Así fue que en 1932, para compensar a Bela Lugosi y el director Florey, quienes se habían quedado afuera de Frankenstein, Universal decidió delegarle a los artista Los crímenes de la calle Morgue.

Una película importante dentro del Dark Universe, ya que pese a su fracaso comercial, contribuyó a establecer una figura esencial de esta franquicia que con el paso del tiempo se convertiría en un clásico.

Me refiero al viejo y querido científico loco.

Junto con los monstruos este personaje aparecería una y otra vez en los filmes de la compañía con diversos tratamientos.

Aunque el título de la historia hacía alusión al clásico cuento de Edgar Allan Poe esta producción fue una adaptación extremadamente libre de esa obra.

En realidad funcionaba más como una remake clandestina de El gabinete del Doctor Caligari que el relato original de la literatura.

El único elemento de conexión con el cuento era el concepto de los asesinatos de mujeres.

Los crímenes de la calle Morgue quedaría en el recuerdo como una de las producciones más polémicas del estudio Universal por el tema que trabajaba.

Bela Lugosi interpretaba a un científico que buscaba crear una especie de híbrido entre un gorila y una mujer.

Para cumplir su objetivo secuestraba chicas jóvenes con el propósito de inyectarles sangre de simio y prepararla para el apareamiento.

Una idea absolutamente pervertida que se pudo realizar por el simple hecho que los organismos de censura todavía no tenían ninguna autoridad importante en la industria.

Algo que cambiaría radicalmente en 1934 y afectaría principalmente a las historias de gángsters y el cine de terror.

Al personaje de Lugosi se le complicaban las cosas cuando intentaba secuestrar a la novia del famoso detective Dupin interpretado por Leon Amés.

En Los crímenes de la calle Morgue Laemmle J. levantó la apuesta con una propuesta más oscura y violenta que fue muy censurada en su momento pese a la enorme flexibilidad que había en la industria con estos temas.

No obstante, en Estados Unidos consideraron que el film era demasiado fuerte y Universal tuvo que reducir la duración original de 80 minutos a 61 minutos.

Aunque la trama incorporaba algunos personajes humorísticos para atenuar los elementos oscuros, pese a que estaban completamente fuera de contexto, el estudio tuvo que eliminar las escenas más fuertes.

Si bien el gorila del científico era un burdo hombre disfrazado, en ese momento la película era considerada demasiado intensa y el director no pudo estrenar su corte original.

Pese a todo fue una producción que se destacó por la puesta en escena lúgubre y gótica que ya empezaba a convertirse en una marca registrada de Universal.

Más allá que  esto no era otra cosa que una apropiación hollywoodense de la estética del expresionismo alemán, la compañía consiguió tener su propia identidad en el cine de terror y sobresalía ante la competencia.

El 21 de febrero de 1932 Los crímenes de la calle Morgue llegó a los cines, pero a diferencia de las producciones previas, el público no se enganchó con la propuesta y la recaudación resultó una decepción para Universal.

Por ese motivo, el estudio decidió no extender el contrato de Lugosi, quien no volvería a aparecer en el Dark Universe por un tiempo.

Mientras tanto, en Universal ya tenían preparada para una nueva película de James Whale (Frankenstein) que llegaría en octubre de ese año y también dejaría una huella importante en la historia del género.

El avance original de Los crímenes de la calle Morgue.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.