Jonny Quest: La obra maestra de Hanna-Barbera

Entre las numerosas producciones de Hanna-Barbera, Jonny Quest sobresalió por la calidad de su realización además de impulsar un género diferente en la animación que no contaba con grandes antecedentes hasta 1964.

Salvo por los cortos de Superman realizados por Max Fleischer en los años ´40 el género de la aventura no había tenido exponentes serios dentro de este arte.

La gran mayoría de los dibujos animados tenían un tratamiento humorístico y fue a través de ese enfoque que William Hanna y Joseph Barbera se abrieron camino en Hollywood.

A mediados de los años ´60 todas su producciones se centraban en los enredos cómicos, como Los Picapiedra, Los Supersónicos, Magilla, el Gorila, Don Gato y Huckelberry Hound entre otros.

El éxito en los índices de audiencia le permitió a la productora  tomar ciertos riesgos para brindar una propuesta diferente.

Los realizadores entonces desarrollaron una serie para ser emitida en el horario prime time de la noche que abordaría el género de aventuras con un enfoque más serio.

La idea inicial era adaptar en la animación a un popular personaje juvenil que había sido muy popular en los radioteatros de los años ´40.

Jack Armstrong, The All American Boy era una versión juvenil de Doc Savage que había tenido un gran impacto especialmente entre los pre-adolescentes.

Hanna y Barbera sin embargo no pudieron conseguir los derechos del personaje y el concepto inicial del proyecto tuvo que ser modificado.

La intención de los realizadores era desarrollar una serie de aventuras que evocara el estilo de personajes de la literatura pulp, combinado con el cine de James Bond que había irrumpido en la cultura popular con Dr. No un tiempo atrás.

Así nacía Jonny Quest, una producción que en mi opinión califica entre las grandes obras maestras de esta compañía.

Cuando debutó por primera vez en septiembre de 1964 rompió con todas las convenciones de la animación norteamericana que por entonces que tenía un perfil infantil.

Esta producción presentaba conflicto más elaborados y tenía un grado de violencia que no tenía precedentes en la televisión norteamericana.

Los villanos a menudo morían en las historias y los personajes principales usaban armas de fuego, algo que sería imposible de ver en el reino de la corrección política de la actualidad.

Una de las grandes injusticias de Jonny Quest es que durante décadas su verdadero creador no fue reconocido en los medios de prensa.

A diferencia de los que se creyó durante mucho tiempo William Hanna y Joseph Barbera no crearon a Johnny y sus amigos sino que el mérito fue de Doug Weadley.

Una artista de cómics de Marvel que fue responsable de la popular revista Outlaw Kid, que presentó a uno de los primeros anti-héroes del western en dentro de esa editorial.

Weadley diseño a todos los personajes y el concepto de la historia pero Hanna y Barbera se negaron a darle el crédito de la creación de la serie para no tener que pagarles por las regalías del programa y los productos de merchandising en el futuro.

Por ese motivo en los créditos iniciales de la serie se mencionaba que la historia estaba “basada en una idea de Doug Weadley”.

Una  mentira que no le dio el reconocimiento que se merecía al artista de Marvel.

Al margen de esta cuestión, Jonny Quest era increíble e impactó al público con una propuesta que podía ser disfrutada por chicos y adultos.

Las estética de la serie estaba claramente influenciada por los cómics Weadley, el tono de los conflictos era serio y además contaba con una extraordinaria banda sonora en clave de jazz compuesta por Hoy Curtin.

La trama se centraba en Johnny , un chico de 11 años que junto a su hermanastro indio, Hadji, vivían numerosas aventuras junto a su padre científico, el doctor Benton Quest, y el guardaespaldas de los niños, Race Bannon.

La mayoría de los conflictos estaban relacionados con cuestiones de la Guerra Fría y el perfil de los villanos estaba inspirado por los enemigos clásicos de James Bond.

El ejemplo más claro de esto lo encontramos en el principal antagonista de la familia Quest, Dr. Zim, un científico asiático que claramente evocaba al Dr. No de 007.

Al igual que en las viejas aventuras de los héroes del pulp y los cómic de los años ´40, como Doc Savage y Tintín, los roles femeninos prácticamente no tenían ninguna relevancia.

La única excepción en el caso de Jonny Quest fue la ex amante de Race, la espía Jade, que estaba influenciada por las chicas Bond de los años ´60.

Un gran personaje que también rompió con las convenciones de los roles femeninos en ese momento.

Hasta que apareció esta serie en la televisión era muy difícil de encontrar en una heroína de acción en la animación y aunque Jade no era parte del reparto estable al menos tenía un perfil diferente.

Otra particularidad interesante de esta producción es que los diseños de los personajes presentaban figuras humanas realistas, algo completamente inusual en Hanna-Barbera y otras propuestas televisivas de los años ´60.

Hasta el perro Bandido se diferenciaba de otros animales clásicos de la productora.

Con el paso del tiempo Jonny Quest tendría diversas modificaciones pero esta primera serie fue increíble por el el modo en que retrataba el espíritu puro del pulp y las secuencias de acción que eran excepcionales.

Lamentablemente a mediados de los años ´60 las propuesta de animación desaparecieron de la televisión norteamericana y no regresarían hasta fines de la década del ´80 con Los Simpsons.

Por ese motivo Jonny Quest fue cancelada luego de 26 episodios en 1966 aunque logró mantenerse vigente durante las décadas siguiente con repeticiones constantes.

Un curiosidad de la serie que mucha gente desconoce es que en esta producción de Hanna-Barbera el diseño de varios personajes principales  estuvieron basados en actores famosos del cine.

Johnny estuvo inspirado en Jackie Coogan  (el recordado “pibe” del film de Charles Chaplin que luego se convertiría en el Tío Lucas de los Locos Addams) y Frankie Darrow, quien le dio vida a Pinocho en la película de Disney.

Hadji estuvo basado en Sabu Dastagir, una de las grandes estrellas del cine indio de los años ´40, recordado por interpretación de Mogli en El Libro de la selva (1942).

En el caso de Race Bannon su aspecto fue inspirado por el actor Jeff Chandler, quien fue nominado al Oscar por su labor en el western Broken Arrow (1950).

Jonny Quest marcó una bisagra en la animación norteamericana y su éxito le abrió la puerta a todos esos personajes que se destacarían en el género de aventuras años después.

Los Herculoides, El Trío Galaxia, el Fantasma del espacio, Birdman y la producciones de Filmation tienen una enorme deuda con la familia Quest que fue pionera es trabajar la acción y la aventura con un enfoque más serio.

La serie original  se editó en dvd e incluye el doblaje latino original.

Estos era los tremendos créditos iniciales que se convirtieron en un clásico de la obra de Hanna-Barbera.

 

6 Comentarios

  1. Es una de las mejores series de Hanna Barbera, recuerdo muy bien un capitulo por el miedo que me dio al verlo, no recuerdo el nombre, pero era uno que queda encerrados en un barco y habia una critura tipo el mostruo de la laguna negra, que mataba de uno a uno a los tipo atrapados, quizas ahora lo veo y es una boludes pero cuando lo vi con 6-7 años me impacto.
    Este año el regreso que fue Future Quest en los comics fue muy bueno, lastima q DC no continuo con la serie. Creo q la ultima aparicion en animacio fue en el primer capitulo de Harvey Birdman Abogado, donde pelean por la custodia de los chicos(esa serie es muy recomendable) y los Venture Bros es otra parodia muy buena de jhonny Quest

  2. Siempre la veía cuando era chico en el Cartoon Network. Y también el reboot de los 90’s en el que incluyeron un personaje femenino. (Jackie Coogan interpretó al tío Lucas, no al tío Cosa)

  3. Maravillosa serie, habia cosas geniales en los 60 en animación y tambien con marionetas!! Que canal infantil tiene algo parecido al Capitan Escarlata??

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*