Vampyres: Las hijas de Drácula (1974)

En mi vida vi unas cuantas películas de terror y en este blog reseñé muchas de ellas hasta la fecha.

Vampyres es por lejos una de las producciones más zarpadas que descubrí en torno a la temática de vampiros.

Una joya absoluta del director español José Ramón Larraz, quien en 1974 filmó esta historia en pleno furor por los relatos de estos personajes con contenido erótico.

Como les mencioné en la reseña de The Vampire Lovers, ese proyecto de la Hammer durante un breve período puso de moda las películas con vampiras lesbianas.

La obra de Larraz es muy interesante porque le dio un giro diferente al cine de explotación, muy especialmente en los aspectos eróticos.

Por lo general dentro de este tipo de historias la mujer siempre suele tener un rol de victima, donde un psícopata abusa de ella o monstruo desea atacarla.

La protagonista se limita a luchar para sobrevivir si es que no resulta vencida por el villano.

En Vampyres el director desarrolló un relato de terror con una fuerte impronta feminista donde las mujeres cumplen en esta ocasión el rol de depredadoras sexuales y debo admitir que no dejan títeres con cabeza.

Ya sean hombres o mujeres las vampiras de esta propuestas son implacables y llegan a dar miedo.

La trama tiene como protagonistas a Fran y Miriam, dos mujeres que viven en pareja en una mansión gótica en una zona rural de Inglaterra.

Para los vecinos de la zona son dos mujeres corrientes, salvo por el hecho que son vampiras y necesitan matar gente para alimentarse.

Fran y Miriam tienen la rutina de engañar a los automovilistas en una ruta para que las lleven hasta su casa. Luego de seducirlos, inician una orgía sexual con los hombres que termina con el inevitable asesinato de las víctimas.

El director Larraz trabaja el ataque del vampiro con un fuerte tinte erótico que se combina con la violencia extrema para desarrollar un espectáculo escalofriante.

Más allá de sus apariencias angelicales, las protagonistas de este film logran dar miedo y en este punto encontramos lo genial de la película.

El vampirismo no es tomado en chiste ni tiene un enfoque dramático, sino que retrata el aspecto más cruel y aterrador de estos personajes. En ese sentido comulga con la visión de Stephen King en la novela Salem´s Lot.

Algo que me encantó de esta película es toda la puesta en escena que presenta el director desde los aspectos técnicos.

Las ambientaciones tétricas y las atmósfera de horror que creó Larraz son fascinantes. Algo que se vio favorecido con la excelente fotografía de Harry Waxman, responsable en este mismo campo de The Wicker Man (1973).

También jugó un papel clave la música de James Clark que contribuye a aumentar la tensión del relato.

Los roles principales estuvieron a cargo de una famosa modelo de Playboy como fue Anulka, quien debutó como actriz con este film y Mariane Morris, quien tuvo una breve carrera durante los años ´70.

Ambas presentan un gran trabajo con estos personajes que en mi opinión se destacan entre las mejores vampiras del cine.

Luego del rodaje las dos protagonistas se hicieron amigas y actualmente asistan a convenciones de cine donde conversan con los fans, ya que esta producción adquirió estatus de culto.

Si bien la historia presenta varias situaciones que no tienen mucho sentido, es evidente al ver el film que el director estaba más interesado en el modo de narrar y construir los climas de terror que podía generar con estos personajes que en los detalles argumentales.

En 1974 Vampyres fue prohibida en Inglaterra por las escenas de violencia y el público de ese país recién pudo verla completa décadas después con la edición del dvd.

Otra particularidad de esta producción es que se estrenó en su momento con cinco títulos diferentes, como fueron Vampyres: Daughters of Dracula, Satan´s Daughters, Blood Hunger, Daughters of Dracula y Vampyres: Daughter of Darkness.

No es difícil de conseguir y la recomiendo si quieren ver algo diferente en esta temática. Muy especialmente a quienes algunas vez disfrutaron algún ejemplar de los cómics Creepy o Tales of the Creep, ya que el tono del film se encaminó por ese camino.

Este es el avance.

 

 

 

1 Comentario

  1. Hugo… Una actriz q hizo varias películas de ese estilo, en esa época es Britt Nichols. Para nosotros más conocida como Carmen Yazalde.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.