Historia de Wonder Woman

Episodio 39: Crisis en las Tierras Infinitas

En septiembre de 1961 el escritor Gardner Fox escribió una historia de Flash que tenía la simple intención de brindar una idea divertida pero su repercusión fue inesperada y cambió la historia del género de superhéroes para siempre.

La trama titulada El Flash de dos Mundos presentaba un mítico encuentro entre Barry Allen y Jay Garrick, el Flash de los años ´40 (el personaje original) que vivían en un planeta Tierra paralelo.

De esa manera se gestaba el concepto del Multiverso que tendría una gran relevancia en las décadas siguientes.

Todos los personajes de DC eventualmente se cruzaron con su versiones del ese mundo paralelo, denominado Tierra 2, y para mediados de los años ´80 ya existían numerosos mundos alternativos.

En el caso de Wonder Woman había dos versiones vigentes.

La amazona moderna cuya historia se había originado en el relanzamiento de 1956 durante la Era de Plata y la Wonder Woman de Tierra 2 que era un poco más vieja y estaba casada con Steve Trevor.

Si a comienzos de 1985 alguien que no estaba familiarizado con los cómic y deseaba incursionar en estos temas, en DC tenía todas las puertas cerradas, ya que las tramas eran muy confusas e imposibles de seguir.

El concepto del Multiverso se descontroló por completo y las numerosas versiones de un mismo personaje generaban que la continuidad de los argumentos fueran un caos.

A raíz de la celebración del 50 aniversario de la editoria DC desarrolló un ambicioso proyecto que tendría la función de eliminar el Multiverso y de esa manera “limpiar” las líneas argumentales de los cómics.

En otras palabras la compañía proponía un relanzamiento radical de este universo de ficción, algo que no tenía precedentes en este arte.

Hoy Marvel realiza estos cambios cada seis meses prácticamente pero en 1985 esto era muy inusual y el resultado de esta miniserie cambió la historia del género de superhéroes para siempre.

Con un relato épico, narrado en 12 episodios, Crisis en la Tierras Infinitas presentó un conflicto donde todos los personajes de todos los universos luchaban por la salvación de sus respectivos mundos.

El cómic fue desarrollado por dos de los artistas más famosos de ese momento, como Marv Wolfman y George Pérez, quien atravesaba un gran momento profesional con la revista de los Titanes.

Crisis fue muy importante en su momento porque dio inicio a un período de madurez en este género, muy especialmente en DC donde los argumentos no tenían por lo general el perfil dramático de los títulos de Marvel.

Leer una saga épica de este tipo en aquellos días fue algo muy impactante y perturbador ya que por primera vez se retrataba de un modo dramático la muerte de personajes icónicos.

A medida que la serie se desarrollaba la existencia de héroes y villanos quedaba en jaque y hasta el final no se sabía con seguridad quienes llegaría a sobrevivir.

En el número siete se producía la histórica trágica muerte de de Supergirl que brindaría una de las cubiertas más famosas de todos los tiempos.

Los autores no le daban respiro al lector y en el número siguiente Barry Allen encontraba su muerte de un modo muy desgarrador.

 

El fallecimiento de un superhéroe nunca había tenido hasta ese momento un impacto dramático de este tipo y por ese motivo Crisis generó un gran conmoción entre los amantes del cómic.

Los autores no dejaban títeres con cabeza y se cargaban el Multiverso de de un modo implacable.

Muchos personajes murieron, otro desaparecieron de la continuidad y otros, como los Titanes, no sufrieron ninguna alteración.

Para los fans de Wonder Woman el golpe fue demoledor.

Teniendo en cuenta que la heroína integraba la sagrada Trinidad de DC con Batman y Superman se esperaba que los autores tuvieran cierta compasión con ella pero eso no sucedió.

La realidad es que la editorial no sabía que hacer con Wonder Woman y las venta pobre de la revista, producto de guionistas que le dieron el enfoque inadecuado, la dejaron muy mal parada.

En las páginas finales de crisis mientras el universo DC se organizaba Diana desaparecía de la continuidad de este mundo de ficción.

Sin embargo, la resolución de esta medida no se tomaba con el mismo dramatismo de Flash o Supergirl.

Diana no moría exactamente sino que su espíritu revertía en el tiempo.

Mientras el nuevo mundo surgía ella pasaba a convertirse de mujer a adolescente luego a niña, bebé y finalmente en espíritu.

Su espíritu quedaba en un limbo mientras esperaba el tiempo de una nueva reencarnación.

Entonces venía el período más deprimente para los fans del personaje.

DC había renacido con un nuevo universo de ficción que daba inicio a la Era Moderna de los cómics y al mismo tiempo relanzaba sus personajes más famosos con un nuevo enfoque.

El escritor John Byrne se encargó de revivir a Superman en la miniserie El Hombre de Acero, que presentó una versión más vulnerable y humana del héroe. En mi opinión la mejor versión del personaje hasta la fecha.

Por otra parte, los fans de Batman vivían una fiesta con el relanzamiento del justiciero a cargo de Frank Miller en la prestigiosa miniserie Año Uno, que hace poco se adaptó en un film de animación.

Flash iniciaba una nueva era con Wally West, el ex Kid Flash, quien durante las décadas siguientes asumiría el legado de Barry Allen.

La Liga de la Justicia regresaba con una nueva formación, liderada por Batman, y una revista que tendría un enfoque más humorístico a cargo de Keith Giffen. Una etapa inolvidable de esa revista que le dio mucha popularidad a personajes de segunda línea como Bluee Beetle, Guy Gardner, Astro Dorado y el Detective Marciano.

¿Y Wonder Woman?

Bien gracias.

Su espíritu descansaba en el limbo y la editorial no tenía la menor idea que hacer con ella.

Diana necesitaba un artista de espíritu artúrico que pudiera rescatarla de la marginalidad, pero para la editorial la verdad es que no era un prioridad porque había dejado de vender.

De ese modo la compañía DC resurgía en el mercado con una etapa revolucionaria pero la más grande heroína de todos los tiempos se quedaba afuera.

Continuará.

 

 

11 Comentarios

  1. Cuál de ellas?
    La original es un poco caótica para mí gusto, pero dentro del contexto en que fue publicada era tremenda. Completamente revolucionaria.

    La continuación del 2005 la disfruté más y me enganchó la trama, tal vez porque la leí ya de grande y acarreaba una continuidad en la lectura.

  2. Hora Zero fue un concepto similar pero no era continuación directa de Crisis, aunque salió antes en los ´90. La segunda Crisis Infinita es la de Superboy y había un contraste interesante entre la inocencia de los héroes de la Golden Age con la era moderna.

  3. Hora Zero por dios q Hype que tenia cuando en la publicaciones de Perfil, te la promocionaban, al final nunca la publicaron pero unos años despues la saco editorial Vid, y q desilucion es uno de los peores eventos DC y lo malo que no arregla nada sino q rompe mas cosas, como Hawkman, la JSA y Monarca.

  4. Me acuerdo que me prestaron Crisis en el año 1992 y me parecio genial. Recien empezaba a leer comics y conseguir esto fue muy bueno, pero no me acordaba lo que había pasado con Wonder Woman. ¿Sera que el personaje tampoco tuvo peso en la trama principal?, lo que si recuerdo era a Blue Bettle que si tuvo mas relevancia.

  5. Para mi Hora Cero en si no fue bueno, pero todo lo que hicieron con Flash y desembocar en Velocidad Terminal me marcó para toda la vida como fan de Wally West

  6. Que hermoso lo que vino despues de la Crisis de los 80 (etapa perfil).En lo personal Crisis Infinita fue mejor elaborada para mi ya que su prologo viene de la Siniestro Corps War y no es un cachetazo en seco como su predecesora.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*