Historia de Wonder Woman

Episodio 37: La despedida de los Super Amigos

Se fueron por la puerta grande.

Luego de más de una déçada de entretener a varias generaciones de niños alrededor del mundo los Super Amigos se despidieron del mundo de la animación con la que fue en mi opinión la más grande temporada de toda la franquicia.

En este capítulo voy a desarrollar esta opinión que va más allá de una conexión sentimental o nostálgica con esta etapa de la serie.

Más allá que fue el momento del programa que viví con más pasión de niño, The Super Powers Team: Galactic Guardians, de 1985, representó la transición hacia lo que sería en los años ´90 el regreso de los super héroes de DC con Bruce Timm.

Hanna-Barbera en esta oportunidad sorprendió con un enfoque más oscuro de los argumentos y un retrato impecable de ese cambio que vivió DC con la llegada de la Era Moderna de los cómics.

Para trasladar en la animación estos vientos de recambio que se manifestaban en la editorial, la productora presentó alteraciones significativas en los aspectos técnicos del dibujo animado.

En primer lugar se modificaron los diseños de los personajes que se mantenían desde 1973.

Los miembros de la Liga de la Justicia pasaron a tener rasgos más parecidos a la estética que presentaban en los cómics. Los más beneficiados fueron Superman, que aparecía con más músculos, Batman inspirado en el dibujo de Jim Aparo, y Wonder Woman, quien presentaba una estética más moderna.

Los mismo ocurría con Aquaman y los villanos que estaban calcados de las historietas.

El Salón de la Justicia regresaba modificado y los héroes de la diversidad pasaron a tener cameos muy limitados.

Los verdaderos protagonistas eran Superman, Wonder Woman, Linterna Verde, Batman y Robin, Aquaman, Firestorm y la nueva incorporación, Cyborg.

En ese momento el éxito del cómic de los Titanes generó que Hanna-Barbera decidiera incorporarlo a la Liga de la Justicia, una elección que más tarde (para el rechazo de muchos lectores) se concretaría en el mundo de los cómics.

De hecho, en la próxima película live action de la Liga, Cyborg es un miembro oficial del grupo pero primero debutó con esa función en la animación.

El primer episodio, The Seeds of Doom, se encargaba de presentar el origen del personaje y su introducción a los Super Amigos, a través de un relato que marcaba una notable diferencia con las temporadas anteriores.

Las tramas eran menos inocentes y los conflictos de los héroes con Darkseid estaban más cercanos a los cómics.

En esta última temporada se puede apreciar una mayor elaboración en los conflictos que viven los personajes y esto también se replicó en los aspectos técnicos.

Los escenarios también se ven más detallados y las secuencias de acción resultaron mucho más fluidas.

Desde este punto de vista The Super Power Team fue completamente superior a lo que se había hecho hasta ese momento en Hanna-Barbera.

Esta evolución en los Super Amigos tuvo que ver con un recambio generacional en el staff de la productora.

Los nuevos artistas estaban más conectados con el mundo de los cómics y entre ellos se destacó el guionista Allan Burnett, quien años después desarrollaría con Bruce Timm, la aclamada serie de Batman.

La semilla de ese proyecto la podemos encontrar en el cuarto episodio titulado The Fear, que lo tiene como protagonista absoluto a Bruce Wayne.

En este capítulo se abordan los conflictos psicológicos del personaje, algo que no tenía antecedentes en el cine y la televisión.

El Espantápájaros desarrolla un arma para intensificar los miedos internos de los habitantes de Gotham, una idea que luego se trabajaría en Batman Inicia, de Christopher Nolan.

Batman cae víctima del virus y queda paralizado por el miedo cuando descubre la esquina donde sus padres fueron asesinados. Una secuencia que contribuía a narrar el origen oscuro del personaje.

Algo que no tenía precendentes en Hollywood hasta ese momento.

Por esa razón los Gemelos Fantásticos y sus enredos humorísticos no tenían lugar en esta versión de la serie.

Otro gran historia que tuvo una fuerte impronta comiquera fue La muerte de Superman, donde el personaje fallecía como víctima de un envenenamiento de Kriptonita.

Una situación que era encarada con bastante seriedad para el perfil que tenían las historias de los Super Amigos. Por supuesto, luego el Hombre de Acero revivía pero el concepto de la historia estaba bien trabajado.

Entre los villanos sobresalió la presencia predominante de Darkseid, cuyo diseño seguía el modelo de 1985 en los cómics, y también fue muy bien recibido el debut del Pinguino y El Guasón que no habían aparecido en las temporadas anteriores.

Una de las razones por la que esta temporada tuvo una enorme popularidad en su momento es que estuvo acompañada por productos de merchandising que se convirtieron en productos icónicos de aquellos en años.

En primer lugar la línea de juguetes de la compañía Kenner que fue furor a mediados de la década de 1980.

Estos muñecos eran increíbles y estoy convencido que contribuyeron a intensificar la pasión por los personajes de DC.

Al menos acá en Argentina DC siempre fue mucho más popular que Marvel y los personajes estaban más presentes en los cómics de la editorial Novaro, los dibujos animados de Hanna-Barbera y esta línea de juguetes.

En ese momento no había una presencia de Marvel masiva en el consumo del target infantil y eso tuvo repercusiones.

Otra joya inolvidable que surgió con esta temporada de los Super Amigos fue el popular album de figuritas editado por Cromy, que tenía las memorables ilustraciones de José Luis García López.

Pese al éxito de estos productos, Hanna-Barbera sólo produjo 10 episodios que emitieron originalmente entre septiembre de 1985 y septiembre de 1986.

De esta manera llegaba a su fin la historia de los Super Amigos, una de las series animadas más queridas de las últimas décadas.

Estos fueron los créditos iniciales de la temporada final.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*