Especial de Halloween 2017

Para la fecha de siempre me gusta recomendar un par de películas relacionadas con el terror.

En especial aquellas que no son populares o tal vez lo fueron en algún momento pero quedaron en el olvido.

Este año las propuestas que escogí tal vez no sea muy aterradoras, pero en cualquiera de los casos brindan un buen entretenimiento para disfrutar en la Noche de brujas.

Ghosthouse (1988)

La  continuación clandestina de Evil Dead 2.

Como pudimos ver en notas previas, el cine italiano siempre tuvo la picardía de explotar los éxitos populares de Hollywood con continuaciones no oficiales o remakes donde copiaban elementos de filmes conocidos.

Dentro del cine post-apocalíptico brindaron propuestas bizarras donde refritaron el concepto de Mad Max a través de diferentes ángulos.

Otro truco frecuente que utilizaban era elegir el título de una producción conocida e incorporarlo a una historia que no tenía relación para venderla como una secuela en el mercado europeo.

Lo peor de todo estos es que este recurso realmente les funcionaba a los productores, ya que el público iba al cine engañado por los engaños comerciales.

Un caso recordado es el clásico de Lucio Fulci, Zombi 2 (1979), que se vendió como la continuación de Dawn of the Dead (1978) de George Romero, pese a que no las historias no tenían nada que ver entre sí.

A comienzos de los años ´80 el director Sam Raimi tuvo un éxito tan grande con los primeros dos filmes de Evil Dead que Italia se convirtió en el único país del mundo donde la saga tuvo cinco episodios.

Las primeras dos entregas, que se conocieron con el nombre de La casa fueron las originales y las tres siguientes resultaron continuaciones no autorizadas.

En 1988 se estrenó La casa 3, que en el resto del mundo llevaría el título de Ghosthouse.

Una propuesta muy especial ya que se trató de una curiosa incursión en el género de Umberto Lenzi, uno de los grandes maestros del cine de acción.

Lenzi brindó alguna de las secuencias de tiroteos y persecuciones automovilísticas más impactantes del década del ´70, dentro del Poliziottesco y con este proyecto el realizador ofreció una propuesta muy diferente.

No van dos minutos de iniciado el film, cuando Lenzi muestra un gato degollado por una niña, cuyos padres a modo de castigo la encierran en el sótano de un casa. La chica se queda sola con la única compañía de una horripilante marioneta con la forma de un payaso.

Mientras ella está encerrada sus padres son masacrados por una misteriosa figura.

¡Tomé el tiempo con el  reloj!

Lenzi ni siquiera llega a los dos minutos cuando presenta los asesinatos sangrientos de un matrimonio y un gato.

Es imposible no engancharse con esta película para ver como continuará semejante desquicio.

La trama luego se centra en tres jóvenes que exploran la casa donde ocurrieron los crímenes y terminan atrapados en ese lugar embrujado en el que suceden diversas situaciones horribles.

Lenzi no deja nada librado al azar e incluye todos los elementos clásicos del género, como los fantasmas, demonios, juguetes asesinos y niños psicópatas.

La película fusiona el slasher con las historias sobrenaturales, donde el director refrita muchos elementos del cine de Sam Raimi, Don Coscarelli (Phantasm) y Wes Craven.

Aunque la trama es un delirio notable, es menester reconocer que Lenzi logra crear momentos sólidos de tensión y las escenas gore están muy bien logradas.

Lo cierto es que a los italianos no les importó que esto no tuviera que nada que ver con Evil Dead,  ya que resultó  un suceso comercial en los cines de ese país.

La buena repercusión en la taquilla generó que los productores levantaran la apuesta con La Casa 4, estrenada ese mismo año con una particularidad muy especial.

Los protagonistas eran Linda Blair y David Hasselhoff.

Merece una nota aparte esa película por lo que no me voy a extender en ese tema, más que para agregar que fue otro éxito comercial en Italia.

Algo que dio como resultado el estreno de La casa 5 donde los realizadores se metieron de lleno con el mito de Amityville.

No es difícil de conseguir este film y si disfrutan del terror bizarro es una muy buena opción para divertirse un rato.

Este era el avance.

Un Dato Loco:

En la versión en inglés el director Umberto Lenzi aparece en los créditos con el nombre de Humphrey Humbert. Otra prueba de la genialidad de los tanos.

Mad Monster Party? (1967)

Una joyita imperdible que ningún amante de la animación o del terror debería desconocer.

Esta producción desarrollada dentro del género stop motion fue creada por la productora Ranking/Bass, responsable de inolvidables películas animadas como El últimos unicornio, las primeras  adaptaciones de Tolkien (El hobbit, El regreso del Rey) y series emblemáticas como Thundercats y los Halcones Galácticos.

Mad Monster Party? fue una disparatada celebración de Dark Universe del estudio Universal donde todos los personajes clásicos protagonizaron una comedia muy divertida.

Este film surgió a mediados de los años ´60 cuando los íconos del terror vivían un resurgimiento en los Estados Unidos, gracias a las series de televisión de Los Locos Addams, Los Monsters y la canción The Monster Mash, de Bobby “Boris” Pickett.

Si bien el proyecto fue dirigido por Jules Bass, la supervisión de la animación corrió por cuenta de Tadahito Mochinaga, uno de los pioneros japoneses en este género que años atrás había realizado para la compañía la serie de Las aventuras de Pinocho.

Boris Karloff, el recordado Frankenstein de Universal, interpretaba al científico loco, el Barón Boris von Frankenstein, quien descubría la fórmula de la destrucción absoluta.

El doctor que integraba la Organización Mundial de Monstruos reunía a todos sus viejos colegas en una isla del caribe para comunicarles su descubrimiento y a la vez anunciar su retiro como líder de grupo.

Las cosas se complicaban cuando el Barón no tenía mejor idea que nombrar como sucesor a Felix, su sobrino nerd, en una decisión que despertaba la furia de todos los invitados.

El pobre Felix entonces debía intentar salir con vida del lugar y evitar que la fórmula de su tío cayera en manos de los monstruos.

La película además de ser muy divertida por la sátira que presentaba estuvo plagada de referencias cinéfilas a las película clásicas del Dark Universe.

Una particularidad de esta producción es que los realizadores se negaron a pagar por los derechos de los personajes, ya que era una fortuna, y por ese motivo los nombres fueron cambiados, si bien mantenían su apariencia clásica.

Debido a esta cuestión,  King Kong (que también era parte de la trama) se llamaba It, La criatura de la Laguna Negra, Criatura y La novia de Frankenstein se denominaba “la compañera de Frankenstein”.

Los únicos que mantuvieron sus nombres originales fueron Drácula y el Hombre Invisible, cuyos derechos eran de dominio público.

El guión del film corrió por cuenta de Harvey Kurstzman, humorista de la revista Mad, quien también había trabajado en los viejos cómics de terror de la editorial E.C. (Cuentos de la Cripta).

Los detalles de la animación son geniales y en su momento Mad Monster Party? resultó aclamada por esta cuestión y la sátira que brindaba al género de terror.

La película de Genndy Tartakovsky, Hotel Transilvania, estuvo bastante influenciada por esta propuesta de Ranking/Bass que hoy es un clásico.

El avance original.

 

 

4 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*