Historia de Wonder Woman

Episodio 34: Lo mejor de la Era de Bronce

Dentro de la extensa trayectoria de Wonder Woman, los cómics de la Era de Bronce a comienzos de los años ´80 suelen ser ignorados por completo a la hora de analizar el personaje, pese a que brindaron muy buenos argumentos que generaron algunos acontecimientos históricos en este arte.

En este capítulo voy a resaltar las historias más relevantes que en lo personal considero lecturas esenciales en la bibliografía de la princesa amazona.

La última vez que nos referimos al cómic, Roy Thomas (creador de Red Sonja en Marvel) se había hecho cargo de la revista y la heroína presentaba un nuevo diseño en su traje, donde el águila de su top era remplazado por dos W que representaban las causas sociales de las mujeres que luchaban por una sociedad más igualitaria.

La etapa de Thomas a cargo de los guiones fue bastante corta porque el artista enseguida dejó el proyecto cuando se vio limitado a escribir historias cortas, debido al complemento de la revista que se incluía con las aventuras de The Huntress.

No obstante, durante su corta gestión logró desarrollar muy buenos argumentos que brindaron momentos emblemáticos con el personaje.

Su obra más relevante tuvo lugar con la histórica miniserie titulada Judgement in Infinity! que se desarrolló entre los números 291 y 293 (1982).

Una trilogía épica que reunió por primera vez en la historia de DC a todas las grandes heroínas de la editorial.

Diana descubría a un misterioso gigante en la ciudad de Washington llamado Adjuciator, quien se encargaba de juzgar las civilizaciones decadentes del universo.

Adjuciator entendía que la humanidad no merecía vivir por toda la contaminación que generaba el planeta y decidía no sólo aniquilar la Tierra, sino a todos los mundos paralelos que la rodeaban.

Es decir Tierra 2, Tierra X y Tierra I que integraban el caótico universo de ficción de DC y sus realidades alternativas.

Para detener esta amenaza Diana creaba un equipo especial integrado por Donna Troy (Wonder Girl), Starfire, Raven (las integrantes femeninas de los Titanes), Supergirl, Batgirl, Mera (la esposa de Aquaman), Power Girl, Huntress de Tierra 2, Madame Xanadu, Lois Lane, Canario Negro,  Phantom Lady (la clásica heroína del pulp que precidió a Wonder Woman) y Zatanna.

Este Dream Team de heroínas en el cómic no tenía precedentes (ni siquiera en Marvel) y aunque la trama era un poco confusa de seguir por el tema de los mundos paralelos, Thomas y Paul Levitz brindaron una aventura inolvidable.

Lo más importante de esta propuesta fue que en ese momento reforzó el vínculo fraternal entre Diana y Donna que no se había desarrollado hasta ese momento.

La miniserie tuvo una excelente recepción en los lectores y quedó en el recuerdo como la historia más famosa del guionista en esta revista.

Años después, en el 2001, la editorial publicó una remake en la segunda entrega de una miniserie titulada Justice Leagues.

En esa historia el clásico enemigo de Green Lantern, Hector Hammond lograba borrar el recuerdo de la Liga de la Justicia en toda la humanidad, incluido los héroes.

De ese modo cada integrante del equipo de superhéroes armaba su propia liga.

En el número 2 de esa serie Diana fundaba la Liga de las Amazonas integrada por Huntress, Big Barda, Zatanna, Power Girl y Black Orchid.

Las heroínas en este caso se juntaban para proteger el espíritu de la Tierra en otro conflicto relacionado con la ecología.

Roy Thomas volvió a gestar otro gran acontecimiento con el emblemático número 300 publicado en febrero de 1983.

Un cómic que hizo historia por dos motivos importantes.

Por primera vez en sus 42 años de existencia, la historieta de Wonder Woman contó con la labor oficial de artistas femeninas que obtuvieron el crédito en la portada.

Si bien la esposa de William Marston en la década de 1940 había colaborado con los guiones de la revista, los créditos correspondían al pseudónimo del psicólogo, Charles Moulton.

En el número 300 esta situación cambió con la participación de la autora Dann Thomas (esposa de Roy) y el arte de Jan Duursema, quien se convirtió en la primera mujer en ilustrar a la amazona.

Un caso muy curioso el de la artista porque ella era parte del staff de DC desde fines de los años ´70, donde dibujaba las aventuras bélicas de Sgt. Rock y recién en 1983 pudo colaborar en el cómic de Wonder Woman.

Algo que demuestra que el progresismo que predicaba el personaje desde la ficción no estaba completamente materializado en la vida real.

En la actualidad muchísimas mujeres trabajan en el arte de la historieta, donde hacen cosas grandiosas, pero en ese momento no era fácil integrar una compañía como DC o Marvel (fuera de las tareas administrativas) y figuras como Dann Thomas, Jann Duursema, Trina Robbins (Vampirella)Marie Severine y Dale Messick (Brenda Starr) le abrieron las puertas a las generaciones que vinieron después.

El número 300 fue un especial de 75 páginas que celebró la existencia del personaje con numerosas historias cortas en la que aparecían casi todos los personajes de este universo de ficción.

El relato más curioso fue el memorable y bizarro encuentro de Diana con la Wonder Woman de Tierra 2, el otro mundo paralelo.

La heroína de Tierra 2 era el personaje que había creado William Marston en los años ´40 y aparecía casada con Steve Trevor con quien tenía una hija.

Lyta Trevor también tenía los poderes de su madre y más tarde se convertiría en la heroína Fury.

Luego de este especial Thomas cedió el guión del cómic en Dan Mishkin, quien se haría cargo de la revista hasta la llegada de la Era Moderna.

A modo de Dato Loco debo incluir dentro de esta etapa el número 306 (1983) que quedó en el recuerdo por un motivo particular.

La historia no tenia nada de especial y presentaba una aventura olvidable donde la protagonista se enfrentaba a un grupo terrorista.

Sin embargo, el rostro de Diana en la portada, ilustrada por José García López, se convirtió en una de las imágenes más reproducidas de Wonder Woman hasta la fecha en productos de merchandising.

Con la llegada de Dan Mishkin el nivel de los argumentos declinó y sumado a la gran confusión que generaba la aparición de tantos mundos paralelos, la amenaza de la cancelación definitiva del cómic se convirtió en una realidad.

Continuará.

4 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*