Pendragon: Sword of His Father (2008)

: Capítulo 59

Un verdadero amante del mito artúrico también explora las malas películas por más tedioso que resulte la tarea, aunque a veces la experiencia se convierta en una pesadilla.

Algo muy loco de esta temática es que en más de 70 años de vigencia en el cine, las peores producciones relacionadas con esta leyenda se hicieron en los últimos años.

Si tuviera que armar un podio con los filmes más horrendos que abordaron esta mitología Pendragon: Sword of His Father estaría en los primeros puestos.

La particularidad de este proyecto es que se trató de una obra con alto contenido religioso pensado exclusivamente para el público evangelista de los Estados Unidos.

La película fue tan mala que inclusive los medios de comunicación relacionados con esta religión la aniquilaron en las reseñas.

Esta no es la primera vez que una historia del Rey Arturo se relaciona con contenidos religiosos.

Dentro de la literatura el escritor Stephen Lawhead desarrolló el Ciclo Pendragón (compuesto por seis novelas) que retomaban las raíces celtas de los personajes, pero también adicionaba un fuerte contenido religioso que se enfocaba en la irrupción del cristianismo en Irlanda.

La saga es muy popular entre los seguidores de este tema y fue muy bien recibida por los lectores.

En el caso de Pendragon: Sword of His Father nos encontramos ante un mediocre film de propaganda religiosa que intentó trabajar al héroe con el mismo enfoque realista que vimos en la producción con Clive Owen del 2004 y La última legión (2006), con Colin Firth.

La trama se desarrolla un año después del retiro de la tropas romanas de Inglaterra y Arturo en este caso es retratado como la versión masculina de Juana de Arco. No es broma.

El protagonista está convencido que Dios tiene planes especiales para él, pero termina por cuestionar su fe cuando su familia es masacrada por las tropas de los sajones.

Arturo es capturado como esclavo y luego consigue escapar para unirse a un ejército celta liderado por Ambrosious Aurelianus, el personaje histórico con el que se relaciona al rey de Camelot.

Nuestro héroe en poco tiempo se convierte en uno de los guerreros más importantes entre los celtas pero cae en desgracia cuando es acusado de asesinar a Ambrosius.

Arturo entonces se fuga para limpiar su nombre y cumplir el destino que Dios tenía preparado para él.

Ni las constantes menciones de pasajes de la Biblia o el burdo mensaje religioso que le tiran por la cabeza al espectador llegan a ser tan irritantes como la mediocridad de los actores y la narración del director Chad Burns.

La puesta en escena en este film es tan berreta que es imposible conectarse con la historia, ya que los vestuarios pobres y las malas actuaciones te distraen constantemente.

El casting de los guerreros celtas es desopilante porque parecen monaguillos de una iglesia que decidieron participar de una obra de teatro.

Ninguno de ellos luce como soldados intimidantes de ese periodo y siempre aparecen limpios e impecablemente afeitados.

Chad Burns era un ingeniero que sin ningún tipo de conocimiento de cine desarrolló esta película y los resultados están a la vista.

Las secuencias de acción son penosas de ver, por la manera artificial en que se trabaja las batallas, y no ayudó tampoco que el director delegara los roles principales en miembros de su familia.

Seis integrantes de los Burns, que jamás habían actuado, conforman el reparto además de amigos personales del cineasta.

Pese a todo, el director logró hacer historia en esta temática con la que es probablemente la peor película realizada con el personaje de Arturo.

Sólo para valientes.

 

6 Comentarios

  1. Che, Hugo. Como amante del mito arturico también vas a reseñar lo que se hizo en la animación japonesa? Fate/Stay Night por ejemplo

  2. Sí claro Emiluck, faltan un par de notas todavía para llegar a Fate/Stay, pero ya pasó lo más importante de la animación japonesa que fue la obra maestra de Toei de 1979.
    La época en que los japoneses hacían series creativas con personalidad que estaban dirigidas a un público pensante.

    De todos modos, Fate/Stay tiene alguna cositas interesantes relacionadas con este tema, pero no deja de ser otro trillado animé sobre el que se pueden encontrar cientos de propuestas similares.
    En cambio una serie con el contenido dramático del Rey Arturo del 79 hoy directamente no existe en la animación.
    http://www.hugozapata.com.ar/2016/11/el-rey-arturo-1979/

  3. Hugo, vas a dedicar alguna entrada sobre comics relacionados con el mito arturico? De ser asi te recomiendo “camelot 3000” o “la trilogía de camelot” de iron man

  4. Sí por supuesto leí , Camelot 3000 una obra maestra de este tema en la historieta.Antes que termine con la retrospectiva habrá un apéndice de cómics y libros. No leí al trilogía de Iron Man, porque no soy seguidor del personaje. Gracias por el dato!La voy a buscar para incluirla.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*