Grandes rarezas de Marvel y DC: Swing with Scooter (1966-1971)

En notas previas de esta sección destaqué como Marvel y DC a mediados de los años ´60 hicieron todo lo posible para desbancar a las revistas de Archie entre las historietas best seller de ese momento.

Ambas editoriales crearon clones del pelirrojo de Riverdale con el objetivo de capturar la atención del público adolescente.

Lo mismo ocurrió en el campo de la animación, con la serie animada que Filmation hizo con Archie. Al poco tiempo Hanna-Barbera produjo programas con personajes similares.

En el campo del cómic los clones de Marvel y DC no funcionaron y duraron poco tiempo en los kioskos, ya que los lectores preferían leer la revista original.

Sin embargo, entre todos esos proyectos fallidos hubo una propuesta que se destacó entre el resto y resultó un sorpresivo éxito comercial para la companía DC.

Swing with Scooter fue un cómic humorístico que retrató a la perfección la cultura adolescente de los años ´60 y se publicó durante el fenómeno de la Beatlemania en los Estados Unidos.

El concepto de esta historieta era tan sencillo como extravagante: Paul McCartney fusionado con Archie en el universo DC.

La trama tenía como protagonista a un músico de rock inglés muy parecido McCartney que se llamaba Scooter y lideraba la banda The Banshees, que por esas casualidades de la vida era igual a los Beatles.

 Scooter, abrumado por el éxito en Europa, renunciaba a  la banda para radicarse en un pueblo de los Estados Unidos llamado Plainsville.

Sin embargo el músico desconocía que en ese país su música era furor entre los adolescentes y al llegar al lugar terminaba acechado por centenares de fanáticas desesperadas por tocarlo o pedirle un autógrafo.

Scooter lograba instalarse en el pueblo y con el paso del tiempo se hacía amigo de un grupo de chicos que lo acompañaban en sus aventuras.

Los personajes secundarios estaban inspirados en el reparto de Archie, con la diferencia que en este caso al menos tenían apariencias diferentes.

Judhead estaba representado en el gordo Sylvester, que era el compinche del protagonista; Veronica en Cookie, quien también era hija de millonarios, Betty en Cookie, la clásica chica de barrio y Reggie en Kenny, quien se desenvolvía como el antagonista de Scooter.

El cómic fue creado por Barbara Friedlander, quien era autora de varias revistas románticas de DC, Jack Miller (co-creador de Rip Hunter) y el ilustrador Joe Orlando, famoso por su labor en la revista de horror Creepy.

Scooter originalmente iba a ser un experimento de la revista Showcase, donde DC iba a tantear a los lectores con el personaje.

Sin embargo, la manía por los Beatles en 1966 era tan grande que los editores decidieron lanzar directamente la serie mensual y no se equivocaron porque fue un suceso instantáneo.

¿Por qué Scooter tuvo éxito donde los otros clones de Archie fracasaron?

Hay razones muy concretas que explican el suceso del personaje.

En primer lugar la historieta era una radiografía extraordinaria del movimiento Mod, la subcultura originada en Londres a comienzos de los años ´60.

Scooter era un representante de los jóvenes modernistas y tanto su vestimenta como sus gustos musicales estaban relacionados con esta cuestión.

Algo que se destacaba también en el título del cómic.

El término “Swing” era una referencia a la escena de la moda y la cultura musical de Londres (el Swinging London), mientras que el nombre del personaje funcionaba como un guiño al clásico vehículo de los jóvenes mod, las motocicletas Scooter.

Una muy buena película que retrató en detalle la cultura Mod y aprovecho para recomendar es Quadrophenia (1979), el musical basado en la ópera rock de The Who.

En esa historia Sting interpreta a un típico joven Mod, como Scooter, quien esta enfrentado a los rockeros; los clásicos enemigos de los modernistas.

Obviamente en el cómic de DC los jóvenes Mod eran muchos menos problemáticos y tenían pasatiempos más sanos.

La clave del éxito de esta historieta radicó también en que los autores no salieron a copiar el cómic de Archie, si bien lo tomaban como inspiración, y ofrecieron argumentos diferentes.

Las historias de Scooter además de ser muy graciosas eran completamente lisérgicas y los conflictos por lo general eran un delirio absoluto.

Los personajes se desenvolvían en el mismo universo de los superhéroes y a lo largo de la serie había apariciones especiales de Superman, Batman y otros miembros de la Liga de la Justicia.

Una curiosidad que siempre me llamó la atención es que el protagonista nunca se cruzó con los Titanes, cuyo cómic solía presentar muchas referencias a la cultura popular.

Scooter se veía involucrado en aventuras bizarras donde se se enfrentaban a alienígenas ridículos y villanos que parecían salidos de una película de Ed Wood.

En un recordado número, donde queda la sensación que los guionistas lo escribieron bajo los efectos del LSD, el músico y sus amigos eran transformados por un científico loco en vegetales humanos.

Los personajes se desenvolvían como zanahorias, papas y tomates que hablaban e interactuaban con el resto de los humanos.

Un delirio absoluto.

Sin embargo este perfil que se alejaba por completo de las historias de Archie contribuyó que los lectores se engancharan con Scooter.

Si a esto le sumamos que los argumentos estaban plagados con referencias a canciones de los Beatles, era casi imposible que el cómic pasara desapercibido entre los adolescentes.

Swing  with Scooter se publicó con éxito hasta 1971 y su cancelación se debió a que en ese momento la Beatlemanía ya había pasado y el rockero no logró adaptarse a la cultura de una nueva década.

Scooter fue un producto de un tiempo específico y esa es una de las razones por la que en DC no pudieron relanzarlo con otras colecciones.

En esta cuestión encontramos la gran ventaja de Archie, quien supo reinventarse con el paso del tiempo.

Una muy buena rareza de la editorial que actualmente se puede encontrar en internet.

 

1 Comment on Grandes rarezas de Marvel y DC: Swing with Scooter (1966-1971)

  1. Pareciera que hacer un crossover con superman le da un espaldarazo marketinero a cualquier comic.
    Y hablando de eso, me gustaría conseguir ese bizarro crossover se superman visitando la aldea de Asterix, y peleando nada mas y nada menos que con Obelix.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


A %d blogueros les gusta esto: