Retrospectiva Camelot: Guinevere Jones (2002)

Publicidad

Episodio 53

Una buena rareza de esta temática que hoy sólo es recordada por los fans del mito artúrico.

Guinevere Jones fue una co-producción para la televisión entre Canadá y Australia que brindó una representación diferente de la reina de Camelot.

La serie, que tenía una fuerte influencia de Buffy, la caza vampiros de Joss Whedon, presentaba a una chica adolescente de Melbourne, que descubría que era una reencarnación moderna de Guinevere.

Cuando su madre terminaba en un hospital psiquiátrico, debido a una enfermedad que padecía, la protagonista quedaba a cargo de un tutor que resultaba ser Merlín, quien le revelaba su verdadera identidad.

Guinevere Jones entonces era entrenada en la magia para combatir entidades malignas en el siglo 21.

La referencia con Buffy era inevitable, ya que salvo por el hecho que en esta producción no había vampiros, la serie tenía características muy similares.

Los conflictos de fantasía en este caso se mezclaban con la vida social de la heroína en la escuela secundaria de un modo similar a lo que se veía en el programa de Whedon.

Si bien las aventuras de Guinevere Jones transcurrían en la actualidad, a lo largo de la trama aparecían los personajes clásicos del mito artúrico a través de flashbacks que revelaban hecho del pasado.

A modo de Dato Loco es interesante destacar que en esta propuesta el Rey Arturo fue interpretado por Chris Hemsworth, cuando sólo lo conocían sus familiares.

Guinevere Jones fue su primer trabajo profesional como actor.

La verdad que su versión de Arturo era lamentable porque desde su interpretación costaba comprarlo como un líder carismático.

Desde entonces Hemsworth cambió por completo su apariencia física y evolucionó muchísimo como actor donde se destacó en roles dramáticos.

Dentro del reparto, que reunía jóvenes figuras de Australia y Canadá, fue el que mejor logró insertarse luego en Hollywood.

Tamara Hope, quien interpretaba a Guinevere, luego tuvo papeles pequeños en películas como Shall We Dance? (Richard Gere) pero su carrera nunca llegó a despegar en Estados Unidos.

En los últimos años se dedicó a la música donde grabó seis discos dentro del género folk.

Una particularidad de Guinevere Jones es que presentaba historias autoconclusivas que no se conectaban entre los episodios.  Por ese motivo, salvo por algunos arcos argumentales que se desarrollaron en un par de entregas, podías ver LA SERIE en cualquier momento que no te perdías nada.

El programa se emitió originalmente en el 2002 y tuvo en total 26 episodios.

Hoy es una curiosidad de esta temática por el hecho de trabajar a Guinevere desde una perspectiva diferente.

Un personaje que por lo general tenía un rol secundario en las películas y en esta producción se la retrataba como la principal heroína.

Estos eran los créditos iniciales del programa.

Publicidad