Oz (1976): La remake rockera de El Mago de Oz

Esta semana se re-estrena en los cines El mago de Oz, esa obra maestra del género musical de 1939, que a casi 80 años de su estreno sigue siendo la mejor producción que se hizo con la obra de L.Frank Baum.

Con excepción de esa gran película olvidada de Disney, como fue Regreso a Oz (1985), en Hollywood hasta la fecha no pudieron explotar todo el potencial de esta saga literaria.

La gran mayoría de las cosas que se realizaron para el cine o la televisión resultaron mediocres o distorsionaron por completo la esencia de estos personajes.

La película con Judy Garland es la que mejor capturó el espíritu de los cuentos de hadas de Baum.

Desde su estreno se hicieron dos remakes que recrearon la primera novela desde el género musical, con enfoques muy diferentes.

Una de las más populares es la versión de 1978 con Michael Jackson y Diana Ross, The Wiz, que fue un fracaso comercial y terminó destruida por la prensa.

En lo personal nunca me gustó ese film, pero no puedo ignorar que se convirtió en una obra de culto con el paso de los años y es muy valorada por los fans de Michael Jackson.

Una remake mucho más creativa y bizarra la brindó el cine australiano en 1976 con una propuesta diferente que también adquirió estatus de culto.

Como mencioné en mi nota del Ozploitation, el cine australiano a mediados de los años ´70, vivía una importante renovación con la llegada de una nueva camada de realizadores.

Un período magnífico en el que brindaron producciones interesantes que rompían la convenciones del cine hollywoodense.

Oz fue una remake de El mago de Oz de 1939 que se inspiró en la música de David Bowie y muy especialmente la leyenda de su personaje Ziggy Stardust.

La película independiente de Chris Löfvén tomó el concepto del libro infantil y lo adaptó en un contexto moderno que fusionaba el subgénero de la road movie con el glam rock.

Dorothy, interpretada por Joy Dunstan, en este caso era una groupie de una banda de rock llamada Falcons, cuyo líder era una joven promesa de la música.

Durante un viaje la camioneta que transportaba a los artistas tenía un accidente y la protagonista quedaba inconsciente.

Dorothy entonces viajaba a otra dimensión que se ambientaba en un mundo de fantasía oscuro.

Al llegar a esa tierra mataba accidentalmente a un peligroso delincuente y Glin el hada buena (la versión gay de Glinda de Oz) la recompensaba con un par de zapatos rojos y una entrada para ver el concierto despedida de The Wizard, una estrella de rock muy parecida a Ziggy Stardust.

En el camino, el hermano del delincuente muerto intentaba capturarla para violarla, pero Dorothy contaba con la ayuda de tres amigos que la acompañaban al último concierto de Wizard.

Un surfer tonto (el espantapájaros), interpretado por Bruce Spence de Max Max 2 y 3, un mecánico desalmado (El hombre de hojalata) y un motoquero cobarde (el león cobarde).

A lo largo de la trama se retrataba como la fama y el dinero terminaba por corromper la integridad artística de Wizard, quien se terminaba por convertir en un títere de los productores musicales.

En su momento esta interpretación fue muy original y recibió excelentes críticas alrededor del mundo.

La película se estrenó en un momento de renacimiento del género musical, donde el rock jugaba un papel fundamental, con obras como Jesucrito Superstar (1973), Gospell (1973) y Tommy (1975).

En los Estados Unidos se estrenó en funciones dobles acompañada de The Rocky Horror Show (1975) que apuntaba al mismo target de espectadores.

Si bien Oz no llegó a ser un éxito comercial popular funcionó muy bien en la funciones de trasnoche donde encontró a su público.

Obviamente se trata de un film excéntrico con situaciones absurdas, pero logra ser atractivo por la interpretación que le dieron al relato clásico y la banda sonora a puro glam rock que es muy buena.

La música corrió por cuenta de Ross Wilson, líder de la bandas de rock australianas, Daddy Cool y Mondo Rock, que fueron muy populares en ese país.

Pese a tener en un bajo presupuesto y puesta escena moderada Oz resultó completamente superior a la versión musical Motown con Michael Jackson.

En internet se consigue con facilidad y es una rareza interesante dentro de la filmografía relacionada con L.Frank Baum.

Este era el avance original.

 

 

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.