Historia de Wonder Woman

Publicidad

Capítulo 22: En defensa de Cathy Lee Crosby, la primera Wonder Woman del cine

Una vez más me veo obligado a ir contra la corriente para defender una de las producciones audiovisuales más denostadas de las últimas décadas, sobre el que hubo un ensañamiento exagerado.

En este capítulo no sólo voy a analizar en detalle esta producción, sino que además voy a explicar por qué Cathy Lee Crosby fue una buena Wonder Woman y merece ser respetada en esta temática.

De hecho, me parece lamentable que el estudio Warner la dejara afuera del estreno de la nueva película porque ella también fue parte de la historia del personaje.

George Lazemby tal vez no tiene mucho adeptos en la saga Bond pero nos guste o no es parte de la historia de 007. Que su etapa después resultara fallida y nunca llegara a crecer es otro tema.

¿Vas a defender a una Wonder Woman rubia?

Tal vez tengan esa pregunta en sus mentes en este momento.

Voy a defender una producción que no es tan terrible como te hicieron creer, cuando entendés lo que intentaron hacer los realizadores.

A comienzos de los años ´70, cuando la cruzada de los movimientos feministas empezó a cobrar fuerza en los medios de comunicación, el reclamo que hacían por una sociedad más igualitaria también tuvo su impacto en Hollywood.

La idea de una heroína femenina dejó de ser rechazada entre los productores y en la televisión aparecieron los primeros antecedentes importantes.

La actriz Angie Dickinson rompió las convenciones de los héroes policiales en 1974 con esa tremenda serie que fue Police Woman.

Mientras tanto en el cine Pam Grier y Tamara Dobson le daban vida a las primeras heroínas de acción con roles populares como Foxie Brown y Cleopatra Jones, quienes le abrieron las puertas a muchas mujeres artistas en el género.

En ese período también surgió la serie Get Christie Love! que representó la primera serie de televisión policial protagonizada por una actriz negra en la historia de los Estados Unidos.

Ahora que sentamos las bases del contexto histórico en los medios audiovisuales no llama la atención que Warner Bros finalmente se animara a darle una oportunidad a la princesa amazona después de tantos años de rechazo.

El estudio delegó el guión en un artista de renombre como John D.F.Black, quien venía de un éxito importante en el cine con su guión de Shaft, uno de los filmes más importantes del Blaxploitation.

La dirección corrió por cuenta de Vincent McVeety, veterano realizador de Disney, responsable de las continuaciones del auto Herbie, entre otras películas live action de la compañía.

Numerosas actrices y modelos formaron parte del casting para rol de Diana y entre ellas estuvo Lynda Carter, quien fue rechazada por los productores entre las finalistas.

Si bien tenía el look perfecto para el papel, no logró convencer a los ejecutivos de Warner en esas pruebas de testeo. Probablemente lo mejor que le pudo pasar a su carrera, ya que luego tendría una segunda oportunidad que cambiaría su vida para siempre.

En Warner decidieron darle el papel a Cathy Lee Crosby, una tenista profesional que a fines de los años ´60 llegó a estar en el puesto siete, entre las 10 mejores del mundo.

Crosby contaba con apariciones efímeras en la televisión y este fue su primer papel importante.

Aunque era mucho más bajita que Lynda Carter y rubia, su carisma y la fuerza que le dio a su interpretación logró convencer a los productores para que la eligieran como Wonder Woman.

A diferencia de ese patético piloto de 1967 que se hizo con un corto, esta vez Warner decidió desarrollar una película para presentar al personaje en una serie de televisión.

Esta propuesta fue realizada en 1973, en plena era de la etapa de Diana Prince, concebida por Denny O´Neil, donde Diana había perdido sus poderes y ya no usaba su clásico uniforme.

Un período que analicé en detalle en los capítulos previos de este informe.

Los productores basaron el piloto de la serie en los cómics de Wonder Woman publicados entre 1968 y 1973, cuando el personaje atravesó una transformación importante.

Si uno entiende que esta versión de la heroína se propuso recrear la era de Diana Prince la película no es tan terrible como parece.

Por el contrario, nos encontramos con una producción mucho más fiel a la obra original (dentro de esa etapa del cómic) que lo que brindó Marvel con las horrendas películas de los años ´70  del Capitán América y Doctor Strange.

Cathy Lee Crosby le dio mucha personalidad al personaje que estaba en perfecta sintonía con el nuevo enfoque que le había dado Denny O´Neil a la amazona.

Si bien aparecía con los brazaletes y el lazo de la verdad, su uso no tenía relevancia ya que esta versión de Diana centraba sus habilidades en las artes marciales y su talento para la investigación.

Otra vez, exactamente como ocurría con la historieta en ese período.

Crosby lograba que te olvidaras que era rubia por su carisma y la personalidad que le otorgó a Diana. A lo largo de la trama se la presentaba como una mujer fuerte que siempre estaba al control de las situaciones que vivía  y su desempeño en las escenas de acción era completamente creíble.

Al igual que el cómic en el período de Denny O´Neil, el conflicto se centraba en cuestiones de espionaje, donde la heroína intentaba detener a un típico villano de James Bond, interpretado por Ricardo Montalbán, quien robaba información clasificada del gobierno norteamericano.

Diana trabajaba para una agencia de inteligencia lideraba por Steve Trevor, quien tenía un rol muy secundario como el jefe de la protagonista.

La heroína tampoco tenía una identidad secreta y se desempeñaba como una agente de campo.

Cathy Lee Crosby, quien era una bella mujer carismática, aparecía con las típicas vestimentas urbanas que usaba la heroína en la historieta.

Una gran subtrama de esta película se encargaba de presentar a quien sería la principal villana de la serie.

Anitra Ford, recordada actriz del clásico de culto de Jack Hill, The Bird Cage, interpretaba a Ahnjayla, una amazona que terminaba corrompida por el mundo de los hombres y usaba sus habilidades físicas para cometer crímenes.

La escena final que tiene Crosby con Ford es el ejemplo más contundente de por qué la actriz fue una gran Wonder Woman.

En ese diálogo que se da entre los personajes, Crosby expresa la perfección todos los valores de justicia y la compasión que caracterizaron a la heroína del cómic.

Sin embargo, en la mayoría de los analisis de este film se ignoraran estas cosas y todo pasa por el hecho que la protagonista es rubia.

La trama no era perfecta y presentaba un origen del personaje muy chapucero y abreviado, donde no quedaba del todo claro que hacía Diana en la Tierra, ya que Trevor no se estrellaba con su avión en la Isla Paraíso.

El guión tampoco se la jugaba con cuestiones políticas o sociales.

Sin embargo como adaptación de ese período puntual del cómic fue una producción decente.

Otra característica interesante de este film es que el director McVeety le rendía homenaje a los viejos seriales de Hollywood a través de su narración.

Cada vez que la historia se interrumpía para un corte publicitario, la trama retrataba a la protagonista en una situación complicada de peligro, como ocurría en los finales de los viejos seriales de los años ´40.

Otra cara famosa del reparto que trabajó en este piloto fue Andrew Prine, recordado actor de Invasión extraterrestre, quien interpretó al lagarto Steven en las primeras dos miniseries.

El problema con esta película es que se estrenó en el peor momento posible. Recordemos que un tiempo atrás se había desatado la polémica con las feministas radicales que exigían el regreso de la amazona original.

Cuando esta producción se emitió en la televisión, el 12 de marzo de 1974, la versión de Cathy Lee Crosby quedó completamente fuera de contexto porque en los cómics Wonder Woman había recuperado su apariencia clásica con el regreso de Robert Kanigher en los guiones.

Warner ofrecía a una heroína que se dedicaba a resolver conflictos de espionaje y se vestía como Emma Peel de la serie Los Vengadores.

Inclusive en 1974 ese vestuario que había sido popular a fines de los años ´60 estaba pasado de moda.

No obstante, pese a todos estos problemas el piloto de Wonder Woman tuvo muy buenos índices de audiencia cuando se emitió en la televisión norteamericana.

Un pequeño detalle que suele ser pasado por alto en el análisis de esta producción.

El canal ABC decidió rechazar el proyecto ya que preferían tener en pantalla a la Wonder Woman original que en ese momento había regresado en los cómics.

Otro detalle que se ignora es que la buena repercusión de esta película en el rating llevó a Warner a ofrecerle el papel a Cathy Lee Crosby en lo que sería la serie The New Original Wonder Woman.

Sin embargo, la actriz hizo «la gran George Lazemby» y rechazó el papel, una elección que hundió su carrera en Hollywood y le abrió la puerta a Lynda Carter.

Crosby luego trabajó como la conductora del programa That´s Incredible, una propuesta muy similar al Crease o no de Ripley, con Jack Palance.

La Wonder Woman rubia lejos de quedar en el olvido posteriormente se incorporó a los cómics, pero ese es un tema para tratar más adelante.

En lo personal veo a esta producción como un experimento que brindó una adaptación correcta de la era de Diana Prince.

Obviamente no está a la altura de la serie que vino después pero no es para nada ese desastre que muchos medios venden en la actualidad.

No se puede analizar esta película seriamente si se ignora el tratamiento que buscaron darle al personaje.

De haberse estrenado a fines de los años ´60 tal vez la serie hubiera durado más tiempo,  ya que estaba en sintonía con el cómic de ese momento, pero en 1974 esta propuesta era imposible de sostener.

No obstante, luego le abrió la puerta a la encarnación más popular que tuvo el personaje en un medio audiovisual.

Un recuerdo de la película de 1974.

Mientras esta producción llegaba a la televisión, el cómic atravesaba un importante período de transformación, tras el fallido regreso de Robert Kanigher y la llegada de un joven guionista que reviviría en todo su esplendor a la princesa amazona.

Continuará.

 

 

 

Publicidad

13 comentarios

  1. Yo recuerdo haber visto de chico esta película en la tele, ya se emitía la serie de Linda Carter, y me parecio una porqueria!!! Hasta pensabamos con mis compañeros del cole que se trataba de otro personaje y que aca la habian querido vender como Mujer Maravilla!! Estabamos indignados jajaja Ahora entiendo todo me gustaria volver a verla.

  2. Es que es cualquier cosa una vez que conociste a Lynda Carter. Sin embargo cuando entendés lo que quisieron hacer tiene sentido y por más loco que suene es película fiel a esa etapa del cómic.

  3. Es como si hubiesen hecho una peli de Superman en la horrenda etapa que se dividio en dos seres uno rojo y otro azul!! Jajaja

  4. Exacto! Algo así, fuera de contexto es una aberración pero si lo relacionas con el cómic tiene más sentido. Igual ese fue uno de los peores cambios que se hicieron sobre un personaje en la historia del cómic. Al menos en Wonder Woman la era de Diana Prince dejó una referencia.
    El superman eléctrico fue un desastre.

  5. En mi caso, conocía a la Mujer Maravilla por la serie de Linda Carter y por los Superamigos. Creo que le hubiese ido mejor si Cathy Lee Crosby usa peluca o se teñía de negro. Si se conoce contexto de la época, es difícil de entender, es igual al Batman de Adam West, algunos, sobre todos los nolista y fanboy del DCEU, no tienen en cuenta que la década del 60 los comics no era oscuros.

  6. CUal fue mas aberrante, el superman electrico o el punisher angel??
    la avispa insectoide o el Batman/azrael?? cuanta cosa fea en los 90.

  7. El superman eléctrico sin duda. El Punisher ángel de última se puede tomar como una bizarrada, pero ese Superman horrible era complicado de sostener. El Batman Azrael no llegó lejos pese a que no era un mal personaje.

  8. Lo malo del Batman/Azrael es que en un momento, parece q bajaron la linea para hacer al personaje lo mas insoportable posible, asi nos alegrabamos y pediamos la vuelta de Bruce, esa etapa la recuerdo bien por que todavia tengo los tomos de la caida, la cruzada y el duelo de murcielagos q publico aca Vid.
    Y tambien sufria lo mismo q la avispa insectoide, un diseño q solo un par de dibujantes podian hacer bien. y a batman tampoco le decidian los colores no hay dos paginas q mantengan el mismo tono de azul y dorado

  9. Igual Damien Wayne después resultó mucho más nefasto que Azrael, que de última era una víctima de su soberbia.
    El pendejo ese si algún día muere creo que más de un lector lo va a celebrar.

Los comentarios están cerrados.