Toonsylvania: La serie de Spielberg

Publicidad

toonUna de las grandes joyitas de los comienzos de los estudios que fue producida por  Steven Spielberg.

Al recorrer la historia de esta compañía es clarísimo que hubo un momento en que Spielberg estaba totalmente cebado con el mundo de la animación y elaboraba este tipo de proyectos.

Toonsylvania fue especial porque no tuvo nada que ver con todo lo que se haría después en esta compañía.

De hecho, cuando la ves hoy (está disponible en Netflix y algunos capitulos en You Tube) parece un dibujo animado de Warner!

Es claro que Spielberg ordenó tomar el espíritu y el estilo de humor que tenían otras producciones de él como Tiny Toons y Animaniacs y lo desarrollaron con estos personajes.

La serie se destacó por trabajar personajes clásicos e historias de terror con un enfoque humorístico que tuvo una gran influencia en la reciente película de Sony, Hotel Transylvania, que presentó un concepto muy similar.

La primera temporada estaba dividida en cuatro segmentos que se repetían en todos los episodios.

Los protagonistas eran Vic Frankestein, el jorobado Igor y Phil, que era el típico monstruo Frankenstein, pero mucho más estúpido.

Por lo general en los 13 episodios iniciales los personajes interactuaban entre sí en situaciones de enredo donde el humor negro tenía su peso en los conflictos.

descargaCuando la trama concluía Igor y Phil se ponían a ver televisión y eso disparaba el segundo corto que narraba las aventuras de la familia Cadáver, que era un matrimonio de zombies con dos hijos que vivían en la ciudad.

Estas historias eran muy divertidas y fueron creadas por el ganador del premio Pulitzer, Mike Peters, uno de los grandes humoristas gráficos de Estados Unidos.

En varios capítulos los relatos de la familia Cadáver se reemplazaron por cortos que parodiaban a los clásicos del cine de terror y ciencia ficción clase B de las década del ´50. Una propuesta extremadamente cinéfila que estaba plagada de guiños a los adultos.

Los segmentos finales era «El minuto de la ciencia de Igor«, donde el jorobado a través de un musical explicaba cuestiones de física con experimentos que siempre terminaban mal y «Las moralejas mórbidas de Melissa Screetch«, que tenían como protagonistas a una niña caprichosa que se portaba mal y sufría las consecuencias de sus acciones.

Bill Koop, quien había desarrollado los primeros cortos de Los Simpsons , antes que tuvieran su propia serie, fue el creador de estos personajes y el dibujo que estuvo dirigido por Jeff DeGrandis, responsable de Animaniacs.

Cabe destacar que Toonsylvania tuvo un excelente doblaje latino donde se destacó principalmente la brillante interpretación de Humberto Vélez (Homero Simpson) como el jorobado Igor.

Su labor es completamente superior a los que hizo el actor Wayne Night (Newman de Seinfeld) en la versión en inglés.

La primera temporada duró 13 episodios y es claro que los canales de televisión no supieron como manejar esta serie porque era complicado de vender a los niños.

Esta situación empeoró en la segunda temporada cuando Paul Rugg,  quien fue responsable de joyas como Fenomenoide, Hysteria y Animaniacsse hizo cargo de los guiones de la serie.

Cuando le dejaron Tonnsylvania en sus manos el programa se convirtió en un desquicio absoluto.

Para los espectadores mayores fue una fiesta pero para  los gerentes de programación fue una pesadilla porque no había modo de publicitar el programa entre las propuestas infantiles.

Toonsylvania pasó a ser una serie para adolescentes y adultos donde el humor de Paul Rugg dejaba afuera claramente a los niños.

Entre las novedades de esta temporada se destacó el hecho que los protagonistas interactuaban más con otros personajes y los conflictos eran más largos.

Entre las joyas que sobresalieron dentro de los nuevos personajes se destacó el vecino del doctor Frankestein, Seth Tuber, que era una parodia del asesino Norman Bates, de Psicosis.

Tuber vivía en una casa con su madre muerta a la que le hablaba y estaba totalmente pirado.

El personaje era desopilante pero era claro que la serie ya no apuntaba al público infantil.

Los cortos de la familia Cadáver se elininaron y fueron reemplazados por «El Show de Mellisa Screetch», donde la niña caprichosa tenía más protagonismo en historia que contenían más humor ácido.

Una joya absoluta de la segunda temporada fue el corto que parodiaba los clásicos del cine de los ´50, «Llévenos con su amo«.

Narraba la historia de unos extraterrestres que invadían los Estados Unidos para imponer el sistema métrico en ese país.

Un delirio total que no dejó de ser una alocada e interesante reflexión sobre la xenofobia en la tierra del Tío Sam.

Toonsylvania se había vuelto demasiado bizarro para la televisión de aquellos días y luego del octavo episodio de la segunda temporada el programa fue cancelado.

Originalmente se emitió entre febrero y diciembre de 1998 y en total se hicieron 19 capítulos.

Una rareza de Dreamworks donde se animaron a brindar algo distinto.

Estos eran los créditos iniciales.

Publicidad

1 comentario

  1. un clasico de los fines de semana en fox kids que siempre veia, pero la segunda temporada no la recuerdo asi que o no la pasaron o yo nunca la vi.

Los comentarios están cerrados.