Furia silenciosa

Publicidad

El primer experimento loco de .

Furia silenciosa fue un bizarro film de 1982 que combinó las slashers movies de terror, estilo Halloween y Martes 13, con el cine de acción típico de Norris.

Chuck, que para entonces ya se había destacado como uno de los nuevos héroes de acción, sorprendió al público con un proyecto diferente que estaba vinculado con el terror y la ciencia ficción.

Un film clase B que tuvo una clara influencia en lo que más tarde sería la serie Walker Texas Ranger.

De hecho, si hoy ves esta película por primera vez la sensación que vas a tener es que parece un capitúlo extendido de ese programa.

Chuck, con su clásico bigote de regreso en este film, interpreta a Dan Stevens, un sheriff de Texas que detiene a un psicópta que mató a una mujer con un hacha.

En el arresto el delicuente se resiste y lo terminan acribillando a tiros.

La historia se pone divertida cuando unos ciéntificos pirados que trabajan en un hospital utilizan el cuerpo del asesino para probar una fórmula que puede revivirlo y convertirlo en un ser indestructibles.

El psicopata revive, pero esta vez  más poderoso, ya que puede autocurarse las heridas de su cuerpo como Wolverine de los X-Men.

El resto de la historia lo deja bien en claro el slogan que tuvo el film.

“La ciencia lo creó. Chuck Norris debe destruirlo”.

Furia silenciosa fue dirigida por Michael Miller, un realizador que hizo filmes en los ´70 dentro del subgénero que se conoció como exploitation movies, que tenían alto contenido de violencia y sexo.

Miller dirigió Street Girls (1975), una historia de lesbianas prostitutas escrita por Barry Levinson (Rain Man) y Jackson County Jail (1976), conocida también como La celda de la violación, que era la historia de una mujer que era violada en una cárcel y luego se vengaba de los agresores.

Con Furia silenciosa Miller presentó una extraña combinación entre los filmes que venían haciendo Chuck Norris y las historias de terror de aquellos días donde se destacaban Michael Myers y Jason Voorhees.

Cabe destacar que esta fue la única película de Chuck Norris que enfrentó problemas de censura en Inglaterra por las escenas sangrientas.

En Furia silenciosa hay un par de momentos gore dignos de Martes 13 que en su momento tuvieron que cortar en los cines ingleses.

Hace poco se editó en dvd el corte del director donde se reintegraron esas escenas completas en la película.

Esta es una auténtica rareza dentro de la filmografía de Chuck que no le fue nada mal en la taquilla cuando se estrenó en 1982.

En el 2009 se hizo la remake dentro del cine clase z que se llamó Indestructible.

Pese a que este film no fue un fracaso comercial, Norris no volvió a involucrarse con el género de terror hasta 1993, cuando hizo Hellbound, una película malísima en su etapa decadente.

Quiero cerrar esta nota con un Dato Loco:

Lo mejor de Furia silenciosa es el trabajo de Brian Libby como el psicópata Kirby que se roba la película y es aterrador. Si bien Libby no es conocido de nombre es un muy buen artista que nunca paró de laburar y se convirtió en el actor fetiche del director Frank Darabont, que lo convocó en todos sus trabajos.

Lo loco es que en teoría en su filmografía Libby tiene títulos muchos más reconocidos que los filmes de Chuck como Fuego contra fuego (Michael Mann), Milagros inesperados, The Shawshank Redemption, The Majestic y La Niebla.

En 1997 volvió a trabajar junto a Chuck en un capítulo de Walker Texas Ranger.

Este es el trailer original de Furia Silenciosa.

 

Publicidad

6 Comentarios

  1. Llegué a Peadilla 6 y Martes 13 VI.
    El tema es que hace un tiempo me compré un plasma más grande y las empecé a verlas todas de vuelta. Otro mundo.Las estoy viendo juntas.
    Voy por la cuatro de ambas. Obvio que voy a terminar de reseñarlas todas.
    Saludos!

  2. Mala película. La ví de adolescente en VHS y ya en ese entonces me indigné de lo desastrosa que era. No me animo a reincidir pese a que me encanta Chuck.

    Saludos!!!

1 Trackback / Pingback

  1. Marcado para morir | HUGO ZAPATA

Comentarios cerrados.