A veces una obra de arte puede tener un suceso efímero en el momento en que se la conoce por primera vez, pero es el paso del tiempo y la marca que deja en la gente lo que la termina convirtiendo en un clásico.

(Cattanoga Cats) es un dibujo animado histórico al que sólo le bastaron nueve episodios en el aire para convertirse en uno de los  grandes fenómenos de culto de Hanna-Barbera.

En lo personal soy un gran fan de los Gatedráticos y su serie la destaco entre mis obras favoritas de esta productora.

Lo importante de este dibujo animado es que se trasnmitió originalmente entre septiembre de 1969 y septiembre de 1971 y retrató como no lo hizo ninguna otra propuesta la era psicódelica del Flower Power.

Sí,  la Pantera Rosa también tenía bastante psicodelia, pero los Gatedráticos fueron mucho más allá.

Sus historias y canciones estaban totalmente en sintonía con la filosofía del movimiento hippie y ningún otro dibujo animado trabajó con tanta precisión este tema.

La serie de los Gatedráticos es un auténtico ícono de la cultura lisérgica de aquellos años, que se manifestó en este caso a través de los dibujos animados.

La serie narraba la aventuras de una banda de rock de gatos hippies que recorrían con su camioneta distintos lugares, donde se veían envueltos en varios enredos.

El grupo estaba formado por Country ( guitarra y voz), Kitty Jo (coristta y bailarina), Scoots (bajo) y Groove (batería).

En las historias siempre estaban escapando de una gata groupie (un concepto muy raro de ver un dibujo de aquellos años) que se llamaba Jessie, “la cazadora de autógrafos”.

La particularidad de esta serie era que se trataba de un programa que presentaba varios dibujos en un mismo show, como lo habían hecho años atrás los Banana Splits, en un formato live action.

Era como que los gatos tenían sus grupos soportes y la principal atracción de cada episodio era los clips musicales de Los Gatedráticos que eran maravillosos.

Cabe destacar que Larz Bourne, uno de los guionistas principales de la serie de la Pantera Rosa escribió también las historias de los gatos, que tenían esa psicodelia tan particular.

Los dibujos que acompañaban a la banda era los siguientes:

Es el Lobo!

Narraba la historia de Midlew, un lobo obsesionado con devorarse a un corderito llamado Lambsy que siempre veía sus planes frustrados por Bristle, un sabueso que se encargaba de proteger a la ovejas.

El Motoratón y el Autogato:

Esta producción era básicamente un robo de Tom y Jerry, solo que los personajes andaban en vehículos y tenían diálogos.

La vuelta al mundo en 79 días.

Esta serie estaba muy buena y era  la mejor, fuera de los Gatedráticos, que tenía el programa. Basada en la clásica novela de Julio Verne, la historia tenían como protagonista Phinny Fogg, hijo del protagonista del libro original, quien intentaba dar la vuelta al mundo en 79 días y de esa manera romper el récord de su padre.

Lo loco de todo esto es que estos dibujos tuvieron más episodios que los gatos rockeros.

De lo 17 episodios que llegó a tener el programa en los últimos capítulos los Gatedráticos sólo aparecían en los clips, ya que sólo se hicieron 9 historias con las banda.

Lametablemente en es momento el dibujo era demasiado bizarro y no tuvo la respuesta en el público que Hanna-Barbera  esperaba y en 1971 después de varias repeticiones dejaron de salir en el aire.

El lobo Midlew apareció luego en Las Olimpíadas de la risa y el corderito Lambsy tuvo una participación en la película El arca loca de Yogi, de 1972.

El resto de los personajes, incluidos los Gatedráticos estuvieron desaparecidos en la tele hasta que el canal Boomerang los revivió para una nueva generación de espectadores.

En el próximo post habrá un compilado con los grandes temas de la banda.

Estos eran los créditos iniciales  del programa.

Un clásico de la era Flower Power que hoy es objeto de culto.

Imagen de previsualización de YouTube Tags:

Etiquetas:

%d personas les gusta esto: