El Sheriff y el pequeño extraterrestre

La década del setenta fue sin duda la época gloriosa para y Terence Hill, ya que se convirtieron en los actores más taquilleros del cine europeo.

En el caso de Bud Spencer si bien durante esos años hizo algunas películas sin Hill 1979 fue el año en que demostró que era una estrella de la pantalla grande que tenía peso propio.

El Sheriff y el pequeño extraterrestre fue una producción interesante en su carrera ya que le probó a los productores que podía hacer filmes exitosos aunque no estuviera presente su clásico compañero.

Algo que no siempre ocurría con Hill que tuvo filmes solistas que no funcionaron, pese a que no eran malos, como vimo la semana pasada con Mr. Billion.

Spencer siempre declaró con honestidad que él no no se consideraba actor (a diferencia de Terence) porque interpretaba un personaje que repetía en distintas producciónes.

Esta película que destaco en el día de hoy es una gran comedia familiar donde Bud acabó con un viejo mito.

Muchos actores creen que no es conveniente hacer filmes con niños o animales como protagonistas porque estos los terminan opacando.

El gordo Spencer tenía tanta presencia en escena que eso nunca llegó a ser un problema para él. De hecho, llegó con más fuerza al públicó infantil para el que hizo varias películas.

Esta es una de ellas y es muy divertida.

Bud interpreta al Sheriff Hall de un pueblo de Georgia, que un día descubre a un fugitivo de otro planeta que anda perdido en la Tierra. El extraterrestre tiene la apariencia de un niño de seis años y se llama H-725.

Mientras el policía lo ayuda a volver a su planeta y escapara de las utoridades gubernamentales entre los dos se forma una amistad que los involucra en varias aventuras, donde no faltan las peleas a trompadas clásicas de Bud.

Es loco este film porque en esencia la historia presenta el mismo conflicto que  E.T, de Steven Spielberg, que se hizo años después, con la diferencia que acá el visitante de otro mundo tiene apariencia humana.

El pequeño extraterrestre fue interpretado Cary Guffey, quien dos años atrás, en 1977, había aparecido en Encuentros Cercanos del Tercer Tipo.

Uno de los mejores niños actores de aquellos días que tenía talento y mucha simpatía.

La química que pegó con Spencer fue impresionante y juntos tuvieron muy buenas escenas. Guffey trabajó en un par de películas más y luego se retiró de la actuación.  Hoy tiene 40 años y trabaja como entrenado de un equipo de fútbol infantil en Estados Unidos.

La dirección de esta película corrió por cuenta de Michele Lupo, un realizador que comenzó haciendo spaguetti westerns y luego conoció a Spencer e hizo varias comedias de este tipo.

Juntos hicieron cuatro filmes que resultaron muy populares en la taquilla.

Lo interesante de El Sheriff y el pequeño extraterrestre es que más allá de presentar algunas de las peleas más grotescas de Bud Spencer es una historia muy tierna y emotiva.

Cuando se estreno en 1979 fue un golazo tan grande en las recaudaciones que unos meses después todo el equipo se reunió otra vez para filmar la secuela que se estrenó al año siguiente.

El avance original de este clásico.

1 Comentario

  1. Esta y su secuela son dos films que adoraba en mi infancia y que hoy en dia disfruto como en aquellos tiempos. Lo mismo me ocurre con este duo que son Terence Hill y Bud Spencer.Muy buenas tus reseñas.

1 Trackback / Pingback

  1. El supersheriff | HUGO ZAPATA

Comentarios cerrados.