Los cuadros malditos de Bruno Amadio

Esta es una vieja y escabrosa leyenda urbana que hubiera pasado por alto de no ser porque tuve una experiencia personal relacionada con este tema.

Bruno Amadio fue un pintor italiano que nació en Venecia en 1911.

Estudió artes plásticas que era su gran pasión y con el tiempo fue desarrollando su propio estilo.

En su juventud tuvo una gran admiración por el dictador Benito Musolini y durante la Segundo Guerra Mundial se incorporó como soldado al ejército italiano.

Durante este período fue testigo del sufrimiento de miles de niños producto de lo que ocurría en Europa en ese momento y esto afectó de manera contundente su obra.

Al finalizar el conflicto se instaló en España y comenzó a trabajar con el pseudónimo de Giovanni Bragolin con los que firmaría sus polémicos cuadros.

Amadio era un pintor fracasado hasta que un día de manera inesperada consiguió un gran éxito con mucha velocidad.

Es en esta parte de la historia donde surge el misterio.

Según cuenta la leyenda Amadio habría firmado un pacto con el Diablo para que sus pinturas tuvieran un gran éxito comercial en la sociedad.

En este período se le dio por pintar imágenes de niños llorando.  La pinturas eran bastantes fuertes por el realismo de las obras y generaban cierto escalofrío.

El nene del cuadro más famoso que pueden ver en la primera imagen vivía en un orfanato. Se dice que el chico lloraba porque había sido responsable de la muerte accidental de su hermanita a la que el pintor también llegó a retratar (segunda foto).

Los cuadros luego se hicieron muy famosos y en su momento la gente coleccionaba la pareja de hermanos.

La cuestión es que poco después que Amadio hizo el retrato del chico el orfanato se incendió y se cree que el espíritu del niño quedó atrapado en la pintura.

Otra versión más oscura indica que el pintor en realidad era un pedófilo y violaba a los chicos para luego retratarlos llorando.

También se dice que los niños lloran porque están siendo devorados por demonios en un mundo oculto y que Amadio retrató los horrores de esa realidad.

Lo cierto es que en la década del ´50 los cuadros se convirtieron en un gran éxito comercial y Amadio desapareció de la luz pública durante décadas hasta que murió en Padua, Italia, en 1981.

Se sabe muy poco sobre su vida personal y lo que ocurrió con él luego del éxito comercial.

La leyenda de los cuadros malditos cobró fuerza cuando las personas que los tenían empezaron a sufrir misteriosas tragedias.

Por ejemplos se incendiaban las casas y el fuego destruía todas sus pertenencias menos el cuadró del niño llorón.

Alrededor del mundo existen miles de anécdotas de personas que tuvieron estos cuadros y fueron testigos o sufrieron actividades paranormales en sus casas.

Muertes trágicas, accidentes extraños y mala suerte acompañaron a los propietarios de los cuadros.

En la década del ´70 y ´80 se hicieron muchas copias de la colección de niño llorones y fueron super populares en Latinoamérica.

Realmente es enorme la cantidad de gente que tuvo estos cuadros y vivió cosas extrañas en su casa o tuvo una mala racha.

Para el que lo vivió no es un chiste.

La leyenda dice que quienes poseían estos cuadros tenían muchísimas peleas en el hogar o sufrían enfermedades.

En el caso del retrato del niño más famoso se dice que si lo girabas podías ver una imagen monstruosa que se devoraba al chico.

Para terminar con la maldición había que quemar el cuadro.

Habrá sido a mediados de los ´80.  Yo era chico todavía pero lo recuerdo bien.

Un día mi abuelo iba caminando por la calle y en una esquina donde habían dejado un montón de basura y cosas viejas, para que se las llevara el camión recolector, encontró el famoso cuadro del niño llorón.

La pintura estaba en un estado excelente. Ni siquiera tuvo que molestarse en arreglar el marco porque estaba impecable.

Alguien por alguna razón lo había dejado en ese lugar.

Como le daba lástima que una obra de arte se tirara a la basura decidió llevarla a su casa.

Vamos a dejar a un lado el mal gusto de mi abuelo de colgar en su living a un niño llorando porque no viene al caso.

Mi abuela no quería sabe nada con ese cuadro porque le generaba mala vibra y nunca le gustó, pero él se resistía a tirarlo a la basura y lo colgó en una pared.

Desde el momento en que el cuadro entró a la casa la energía del lugar cambió por completo y las peleas y discusiones familiares estuvieron a la orden del día.

No hubo por suerte ninguna tragedia pero el lugar se volvió un sitio cotidiano de peleas entre distintos familiares como no había ocurrido hasta entonces.

En lo personal soy bastante escéptico al tema de la maldición pero si puedo dar fe que desde el momento en que el cuadro llegó a la casa de mi abuelo los adultos se volvieron más tensos  y problemáticos.

No creo que el cuadro generara las peleas  porque el niño llorón era un jodido, pero si estoy convencido de que transmitía una mala energía en el ambiente.

Ojo que también puede pasar con otros objetos.  En el caso de los cuadros si llenás tu casa de imágenes tristes o agobiantes va a tener un efecto en el ambiente que vivís.

Lo cierto es que no está bueno que cuando entrás a tu casa lo primero que veas sea un niño llorando.  Además las pinturas eran aterradoras.

Por lo menos a mi me daba miedo y no me gustaba.

Conociendo a mi abuelo si hubiera escuchado esta historia con los supersticioso que era no tengo duda que él mismo se hubiera encargado de prender fuego el cuadro para que nadie se lo llevara a su casa, pero bueno,  desconocía esta historia en ese momento.

Lo que me sorprende es que desde que conocí esta leyenda urbana encontré muchísima gente que tuvo estos cuadros en sus casas y recuerdan haber tenido episodios extraños.

Que sé yo, es creer o reventar.

Si alguien tiene alguna experiencia o recuerdo de estos cuadros puede comentarla.

Esto son algunos de los trabajos de Bruno Amadio. Yo la verdad que nunca podría tener en mi casa algo así.

Me parecen un bajón las imágenes, sobre todos estos tres en particular.

13 Comentarios

  1. Mis abuelos paternos también tenían uno, era una réplica del primero (el más famoso). La teoría que sabía yo era que al nene lo estaba comiendo un gran pescado… y sí, era un pescado demoníaco. Esa parte me la contó mi mamá, dudo que mis abuelos paternos le dieran mucha bola. Nunca se lo atribuí al cuadro pero en la casa de ellos siempre había mala onda; lo extraño del caso es que el cuadro ahora no está más (no sé qué hicieron con él) y la mala onda sigue. Creo que eso es porque son personas conflictivas jajaja pero es otro tema.
    Sí coincidimos en el hecho de que nunca me gustaron los cuadros, eran muy tenebrosos, y al saber esa leyenda urbana hasta les empecé a tener miedo.
    Me encantó leer la historia, es como completar un pedazo inconcluso de niñez.

  2. Sabés que tengo el vago recuerdo del primer cuadro en mi casa cuando yo tenía 6 años. Tendría que confirmarlo con mis viejos, que tienen muy buena memoria, pero en esa época mi mamá supo estar muy grave (la operaron) y con mis hermanos vivíamos peleando. No recuerdo si ese cuadro llegó con cosas que eran de una tía mía, pero también recuerdo verlos en esa casa, y también me pasaba que me daban muy mala vibra. No quiero sugestionarme, ya que supersticioso no soy. Mis abuelos paternos si recuerdo que tenían varios de esos cuadros, y también me llamó la atención, más con lo que vos mencionás, ya que mi abuelo al igual que el tuyo era muy supersticioso y era un tipo de campo que creía en aparecidos y cosas como la luz mala y nunca se deshizo de esos cuadros horribles, tal vez no sabía sobre lo que vos mencionás. Al margen, el segundo cuadro de la serie de 3, me hela la sangre.

  3. Hugo!
    Que historia! Se me puso la piel de gallina porque en mi casa existió un cuadro de un niño lloron y yo desconocía totalmente esta historia!
    Hace mucho tiempo, mi papá llegó a mi casa con un retrato de un niño llorando que, según él, le parecía hermoso por la nitidez de la pintura y el realismo que transmitía (aclaro que mi papá tiene cero buen gusto). Realmente no sé de donde lo saco y nunca me interese en preguntar, el tema es que el cuadro terminó colgado en la habitación de mis viejos.
    Sinceramente no creo que haya sido por el cuadro pero mis viejos estan separados. Y algo que recuerdo de esta época son las discusiones que tenían en ese lugar de mi casa.
    Qué fue de este cuadro? No tengo la menor idea. Mi mamá remodelo la casa y nunca más lo volví a ver: pero en un rato estoy llamandola para preguntarle si todavía existe….de ser así inmediatamente me voy a deshacer de él.
    En definitiva es como decis vos ” es creer o reventar”…

  4. la verdad como la mayoria d ustedes(los q comentaron) desconocia esta historia,lo estaba leyendo y mirando las fotos hasta q volvi a sentir un escalofrio al ver el segundo cuadro d los 3 ultimos! cuando era pibe(hace poco no soy tan viejo,che!) ibamos a la casa del hermano d un amigo a jugar al sega y tenia ese cuadro en el living,encima su living era tipo como el despacho d vito corleone!,un dia jugando al dragon ball z d sega se apago solo y cuando nos fijamos estaba con el boton hacia abajo!lo mas raro fue q el hermano d mi amigo era fanatico d las armas y un dia limpiando una pistola d la nada uno d los rifles se cayo de su lugar se disparo y le volo el dedo meñique! tambien se dice q a la noche se escuchaban pasos y algo asi como balbuceos d bebe cuando esta aprendiendo a hablar,tambien cuando lo miraba fijo a los ojos parecian q te seguian,la verdad no se q fue d eso,lo unico q se es q mi amigo se quedo con la casa,y hace 2 años en un estado d depresion cronica se suicido d un disparo en la cabeza,estaba todavia el cuadro ahi despues d tantos años?no lo se

  5. Que extraño justo el lunes en una reunion familiar le reprochaba a mi vieja ese maldito cuadro que había en mi habitación de chico y de como me asustaba,e inundaba de malas sensaciónes, tal es así que no recuerdo nada mas de aquella habitación solo ese niño. y que una vez alguien me pegó una cachetada estando acostado en la cama. Y solo en la casa. con el tiempo distorcioné el recuerdo e hice cargo a mi imaginación de lo ocurrido…nunca supe que había detras de esa imagen, me acabo de enterar ahora leyendo este post. Y tengo miedo de nuevo…

  6. Huguito! te aplaudí por la nota de el “Arte de Vivir” pero la pifiaste con ésta de “cosas” mufas!

    Si yo fuera seguidor de las “Energias positivas” de ese grupo te estaria dando con un caño! 😛

    Igualmente es sabido que en el mundo del Arte las historias de Artistas y obras mufas sobran.

  7. Que bárbaro Hugo nos sacudiste la memoria a todos. Yo ni me acordaba de esa imagen, pero cuando la vi se me vino un flash a la cabeza jajajaja y le acabo de de preguntar a mi vieja y si ella tenia una replica del cuadro, muy impresionado.

  8. Hugo, no conocia esta “Leyenda Urbana”, la verdad q es mu intersante y es raro q no la conociera por que me encantan este tipo de historias, como decís de creer o reventar.
    Por suerte en mi casa nunca hubo un cuadro de estos, si uno del payaso triste, que a mi me parecía igual de feo que estos!! pero salvo el mal gusto q me provocaba, en mi casa no genero nada. LA verdad que esta entrada podría generar una nueva sección de “Leyendas urbanas”

  9. Lo tuvimos con mi flia, y no quiero quedar demagogico pero no fue una experiencia saludable, de hecho fue bastante feo … Para mi, que lo vivi, es CREER. Como siempre Hugo, un groso.

Comentarios cerrados.