Joe Cocker en Buenos Aires

Escuchar por primera vez en vivo “With A Little Help From My Friends” por Jor Cocker es un tatuaje al alma.

Se trata de un experiencia mística que nunca más vas a olvidar en tu vida.

La canción la escuchaste un millón de veces y lo viste a él en centenares de videos pero nada se compara con vivir ese tena en un concierto.

El corazón y la potencia que le pone a su interpretación genera una energía muy especial en el ambiente y cuando cuando termina todo el mundo queda extasiado con una gran sonrisa en sus rostros.

Joe Cocker reinventó “With A Little Help” y” Something” de los Beatles hace 40 y aunque a los fans fundamentalistas del grupo de Liverpool les cueste aceptarlo, en materia de interpretación, el tipo se los comío crudo a los cuatro miembros de la banda y convirtió esos temas en una experiencia especial.

Los propios Beatles lo reconocieron en su momento y quedaron tan impresionados con su trabajo que luego le cedieron los derechos de “Something”  y “She Came In Through Bathroom Window” para que pudiera hacer su versión personal en lo que fue su segundo disco “Joe Cocker!” (1969).

En Argentina Joe juega de local y él lo sabe.

Como mencionó en un momento del show viene a nuestro país desde 1976, cuando cantó en plena Dictadura Militar.

En 1992 brindó otro recordado show en Velez junto a Keith Richards (que ese año pasó por acá como solista) y cada tanto regresa.

Si anda por Latinoamérica, Argentina siempre es una parada clásica porque tiene muchos fans.

La excusa en esta ocasión fue “presentar” su nuevo disco “Hard Knocks”, un gran trabajo (de lo mejor que hizo en los últimos años) con el que volvió un poco a sus ráices rockeras.

Sin embargo apenas hizo dos temas del cd. La canción que le da título al disco y “Unforgiven“, una tremenda balada 100 por ciento Cocker que suena impactante en vivo.

El resto del show fue un recorrido de su carrera que no da respiro, porque tira un clásico detrás de otro.

Acompañado por una muy buena banda donde se destaca en el saxo el músico argentino Noberto Fimpel y las coristas Nikki Tillman y Andricka Hall, Cocker comenzó  su concierto con dos poderosos clásicos de los inicios de su carrera como “Hitchcock Railway”, “Feeling Allright” y The Letter”.

Apenas sonaron los primeros acordes de “When The Night Comes” (que compuso Bryan Adams y Diane Warren) y “You Are so Beautiful”, el clásico de Billy Preston el Luna Park se vino abajo con aplausos que se adelantaron a celebrar las tremendas interpretaciones que brindó Cocker.

Tampoco faltó lugar para el recuerdo cinéfilo y Joe regaló tres grandes temas que fueron de los más aplaudidos de la noche.

La canción de Reto al destino (Richard Gere), ganadora del Oscar,  “Up Were We Belong“, el clásico de Randy Newman que Cocker inmortalizó en 9 semanas y media, “You Can Leave Your Hat On” y otro poderoso cover de los Beatles como fue “Como Together”, que el cantante grabó para el musical Across the Universe, donde trabajó también como actor.

A diferencia de otra canciones de los Beatles que hizo en su carrera donde presentó versiones totalmente distintas, “Como Together” sigue la línea original concebida por John Lennon en “Abbey Road”.

Además de los dos temas que hizo de su último disco, el show se cerró oficialmente con “Unchained My Heart” y “With A Little Help From My Friends” donde Cocker dejó el alma en el escenario.

Para ser honesto, después de esas dos tremendas joyas que escuchás de manera consecutiva, que como mencioné antes te dejan extasiado de felicidad, ya se podría terminar todo que te vas a tu casa felíz igual.

Cocker es un milagro.  A lo largo de su carrera vivio muchos excesos relacionados con las drogas y el alcohol, sin embargo, su voz se mantiene intacta después de tanto tiempo.

Ahora está más gordo y pelado pero la potencia de su voz permanece vigente y la verdad que es muy fuerte escucharlo en vivo, porque si cerrás los ojos vas a sentir al mismo pibe de 25 años que se destacó como la gran rebelación de Woodstock en 1969. Muy loco.

Luego de un breve descanso, Joe volvió al escenario para brindar un para bises, donde te mata con tres memorables temas de la época (mi favorita) de “Mad Dogs & Englishmen” como “Delta Lady“, “She Came in Throgh the Bathroom Wimdow” y “Cry Me River“.

Cuando creías que ya se terminaba todo, después de otro brevísimo descanso se despidió con “High Time We Went” y un inolvidable cover, de la que es mi opinión la más grande canción de Creedence Clearwater Revival, “Long As Can See the Light”.

La verdad que fue un show redondo donde el tipo deja al público totalmente satisfecho y contento porque hizo todos los grandes clásicos que uno esperaba escuchar, más algunas sorpresas como el tema de Creedence que es tremendo.

A sus 67 años Joe Cocker demostró que sigue siendo uno de los grandes maestros del rock que siguen vigentes en la actualidad.

Keep Rocking and we´ ll be back”, dijo antes despedirse del público y seguramente será así y no faltará otra oportunidad para disfrutarlo otra vez.

Ahora les toca a Rosario y Córdoba que ya pueden prepararse para un gran concierto de rock.

Dato Loco:

Esto no tiene nada que ver con el show pero tenía ganas de contarlo. Cuando voy a un recital siempre acostumbro comprarme un remera a modo de souvenir. Es un clásico, siempre me llevo algo. Sin embargo, esta vez no lo hice porque sentí que me estaban tomando de pelotudo.

100 pesos una remera de Joe Cocker me parece un delirio total. En materia de ocio, en mi caso esa guita equivale a unos cuantos libros y cómics que deseo leer, que puedo conseguir con ese dinero.

Una remeras importadas que me compré hace poco de Lynyrd Skynyrd y los Black Crowes me salieron cuarenta mangos cada una.

El Dato Loco es que los vendedores se las tuvieron que guardar en el ropero porque salvo un turista extranjero que pude ver  no la compró nadie, lo que me parece fantástico. En los últimos recitales que fui de Rod Stewart y Bob Dylan la mayoría de la gente salía con una remera porque estaban a un precio accesible, pero en este caso (y me contaron que con Roger Water pasó lo mismo) la gente dejó pasar las remeras porque les parecía un delirio el precio.

4 Comentarios

  1. Hugo soy un taliban Beatle pero esta vez la no vas a sufrir ningún tipo de atentado jaja.Todo lo contrario reconozco me encanta la versión de “Something” y es completamente superior la versión de “Whith a little help..”. No se si recordas esta canción fue la cortina de la serie del pibito Kevin,,creo se llamaba los años felices o creciendo con amor.Abrazo!

  2. Buenisima la nota! me quedé con las ganas, pero es un año duro para el bolsillo en materia de recitales…
    Tal cual lo de las remeras, adentro del estadio valian 100 mangos las oficiales… pero afuera tambien! la mas barata 80, salvo algunos engendros que ofrecían a 35 pero no servían ni de franela.
    Dentro del merchandising, una taza 80 y un llavero 60, la verdad… una locura! abrazo

  3. Es verdad, la canción sonaba en esa serie que fue un clásico en los ´80.

    Me había olvidado lo de la tazas!!
    Enloquecieron mal. En una librería de cómics podés conseguir tazas y vasos con diseños más elaborados por la mitad de ese precio.
    Abrazo

Comentarios cerrados.