Anastasia Krupnik: Un libro de Lois Lowry

Lois Lowry es a la literatura norteamericana lo que Elsa Bornemann representa en Latinoamérica.

En otras palabras, una tremenda artista que elevó la calidad de los contenidos en libros dirigidos al target juvenil.

Lowry  surgió a fines de los ´70 y se destacó por brindar novelas para chicos que con una maestría absoluta trataban temas muy delicados como el Holocausto, las enfermedades terminales, el racismo o los asesinatos.

Es muy difícil escribir sobre estas cuestiones cuando la obra está dirigida a los chicos y el tacto de ella para tratar estos temas produjo un enorme impacto en el campo literario.

El problema es que en Argentina no se consiguen fácilmente sus obras.

Hoy quiero recomedarles una de las mejores novelas que leí en los últimos años y es de los pocos trabajos de ella que se pueden encontrar en las librerías.

Esta joya la compré el año pasado por 12 pesos en la mesa de ofertas de la librería Losada, Corrientes 1551.   Tenían stock así que pueden conseguirlo.

Anastasia Krupnik es un libro desopilante que narra las vivencias cotidianas de una chica de 10 años, hija de artistas excéntricos (su padre es poeta y profesor de literatura y su madre pintora), que tiene la costumbre de anotar sus máximos secretos en un cuaderno que siempre lleva con ella, donde arma listas con las cosas que ama y que detesta en la vida.

Se trata de un libro bastante loco ya que no tiene una trama con un conflicto definido. Cada episodio narra una experiencia particular de la protagonista, que vive un momento especial desde que sus padres le anunciaron que va a tener otro hermano.

Anastasia Krupnink es muy interesante porque tiene momentos muy divertidos que te sacan más de una carcajada por las ocurrencias de la chica y sus particulares visiones de la vida, pero también te sorprende con varias situaciones emotivas.

Los capítulos que trabajan la relación de la joven con su abuela que padece Alzheimer y tiene problemas para reconocerla son una genialidad.

Lowry nunca llega a brindar golpes bajos, pero describe con mucho realismo el dolor de la protagonista por tener una abuela en ese estado.

Es muy complicado tratar estas cuestiones en un libro para chicos y la escritora maneja muy bien el tema porque toda la historia esta cimentada en personajes realistas.

Están tan bien creados los miembros de La familia Krupnik que a lo largo de la lectura uno llega a conectarse con estas personas y al finalizar el libro te  quedás con las ganas de saber más de ellos.

El secreto del éxito de Anastasia Krupnik es que Lowry creó un personaje con el que cualquier chico pre-adolescente, aunque sea varón, puede indentificarse y eso generó que la saga de nueve libros publicada entre 1979 y 1995 se convirtiera en un best seller.

Dentro de la literatura juvenil esta serie es la más políticamente incorrecta que se publicó en muchos años. Motivo por el cual también Anastasia Krupnik fue objeto de críticas, ya que es común en sus historias encontrar referencias a la cerveza, la revista Playboy o el suicidio.

Sin embargo, son justamente estas cuestiones, que los personajes se expresen y hablen sobre las cosas como lo suelen hacer los pre- adolescentes  en la vida real,  los motivos por los cuales las vivencias de esta simpática pelirroja  se convirtieron en un clásico en los Estados Unidos durante los ´80.

Creo que junto con Philip Pullman, Lois Lowry elevó el nivel de los contenidos en la literatura juvenil con obras inteligentes que hacen pensar a los jóvenes lectores a los que se dirigen.

En Estados Unidos las historias de Anastasia todavía dividen a los docentes. Hay escuelas que las analizan y discuten en clase y otras que directamente prohíben a los alumnos llevar libros de Lowry a los salones, por las cuestiones que mencioné antes.

A mi me pareció genial sobre todo por el humor que maneja la autora. Voy a contarles algo personal. Después de todo es mi fucking blog y hago lo que quiero, aunque no suelo tratar temas personales en este espacio.

Hace poco dejó este mundo una chica que quería mucho y mi estado anímico pasó por un torbellino de sensaciones en el último tiempo. Tiempos difíciles.

Lo cierto es que Anastasia Krupnik logró sacarme más de una carcajada en un momento en el que no tenía demasiados motivos para reír y nunca me voy olvidar de eso.

No hace falta tener 13 años para disfrutar esta joya. De hecho, en la actualidad los lectores fans de Anastasia que crecieron con estos libros son adultos.

Sin embargo si le querés regalar un gran libro a un chico de entre 10 y 14 años esta es una excelente opción.

Lo recomendación también es válida para aquellos que quieran descubrir un personaje distinto y la obra de un gran autora como Lois Lowry.

3 Comentarios

  1. No hay duda alguna de que Lowry es una buena autora.

    Yo la conocí al leer “The Giver”, que es muy bueno. Creo que no se consigue acá en español, pero te lo recomiendo, si no lo leiste, Hugo.

    Sobre Anastasia Krupnik, no lo conocía este libro, pero veré de conseguirlo.

    Como siempre, ¡muchas gracias por la recomendación!

    ¡Saludos!

  2. Puesto que se podria comparar con la genial Elsa, a darle una oportunidad se ha dicho.

    Con todo lo que relatas, Hugo, me doy cuenta de que el libro puede tener alguna conexion con Corazon de Edmundo de Amicis, claro que no podria saberlo hasta leer la presente recomendacion, ¿vos que pensas?

  3. Creo que son dos mundos completamente distintos, pero no está nada mal la referencia Facundo, ya que en términos generales el esqueleto narrativo es parecido. No lo había pensado cuando escribí la nota.
    Me refiero a que cada capítulo aborda una experiencia en particular del protagonista en lugar de tener un conflicto central definido.
    Salvo por eso, después son obras muy diferentes. Corazón es mucho más dramático y tiene también cierta bajada de línea patriotera, mientras que Anastasia Krupnik juega más con el humor y lo políticamente incorrecto. Claro que son obras también que pertenecen a tiempos distintos y culturas diferentes.

Comentarios cerrados.