Little Caesar: La novela que revolucionó el policial

“Little Caesar” es un libro de lectura obligatoria para todo aquel que ame las historias policiales.

Se trata de una obra histórica que a partir de su publicación cambió para siempre los relatos que se publicaban en este género.

Es así de sencillo.

En la historia de la novela negra hay un antes y un después de este libro, por eso su lectura no puede pasar desapercibida para todo aquel que es seguidor de este estilo.

La novela hard boiled nació con Dashiell Hammett, quien fue el pionero en sacar los misterios policiales de las mansiones de millonarios para trasladarlos a la calle, con antihéroes que estaban completamente alejados del perfil que tenían Sherlock Holmes o Hércules Poirot.

Con Hammet llegan los clásicos detectives privados, los tipos duros y violentos, que trataban con todo tipo de escorias del mundo del crimen.

A partir del debut de Dashiell con “Cosecha Roja“, en 1927,  aparecieron un montón de autores que siguieron este camino, al mismo tiempo que se encargaron de construir un nuevo género literario que estaba en pañales a fines de los años ´20.

Entre esos autores hubo un artista cuyos trabajos cambiaron para siempre las historias policiales, tanto en la literatura como en el cine.

Su nombre fue William R. Burnett y su debut con “Little Caesar” fue impactante.

La particularidad de esta obra es que fue la gran pionera en llevar el ambiente de los gángsters al mundo de los libros y el cine.

Burnett fue el primer autor en darle protagonismo absoluto a todos esos personajes que en otras novelas eran los villanos.

“Little Caesar” narró el ascenso y caída de un gángster de Chicago, con la particularidad que el autor retrató la sub cultura del mundo de la Mafia como nunca se había hecho hasta ese momento.

Para entender la conmonción que causó este libro hay que conocer el contexto en que fue publicado. Esta novela cuando llegó a las librerías impactó a todo al público y los medios de prensa por el realismo con el que se retrató el mundo del hampa, que por aquellos días ocupaba las tapas de los diarios norteamericanos.

Esta fue la primera obra de ficción sobre gángsters y con el tiempo se convirtió en la Gran Biblia de este género.

Todo lo que vino después no pudo escaparle a la tremenda influencia de este relato.

Burnett narró la historia del mafioso Enrico “Rico” Bandello con un realismo crudísimo que no tenía antecedentes en la literatura y que además se vio potenciada por la manera en que fue escrita la novela.

El autor desarolló su trabajo con el lenguaje callejero que usaban los gángsters en ese momento, que ningún intelectual hubiera podido inventar.

Burnett ya contaba con experiencia como escritor pero no había logrado llegar al público. Justo cuando estaba a punto de abandonar su carrera por completo empezó a trabajar  en un hotel de Chicago como conserje.

De esa manera logró conocer a numerosos mafiosos que en ese momento estaban conectados con lo grandes capos como Al Capone, que eran los verdaderos dueños de la ciudad.

Al intimar con ellos llegó a conocer el mundo hampa como no lo había hecho ningún escritor hasta entonces y todo lo que vio y escuchó lo volcó en su libro.

“Little Caesar” es una novela muy dinámica, construida en términos narrativos con la jerga de los gángsters, que presentó una visión del mundo y la vida desde la mirada de los delincuentes.

La historia de Rico es tremenda y te pinta con muchos detalles cómo vivian y morían los mafiosos de Chicago en aquellos días.

La manera en que retrató en la literatura este mundo generó que Hollywood contratara al escritor como asesor en los filmes de mafiosos que empezaron a surgir en el cine a partir del éxito de este libro.

La mayor influencia de esta obra fue Scarface (1931), de Howard Hawks, que prácticamente fue una remake de la novela de Burnett con la particularidad que le cambiaron los nombres a los personajes.

En realidad es el mismo relato. La película también contaba el ascenso y caída de un gánsgter de un modo similar a lo que se presentaba en la novela.

La adaptación oficial de “Little Caesar” se estrenó en 1931 y hoy no sólo es un clásico del género, sino que además es considerada una de las mejores películas en la historia del cine.

Edward G. Robinson debutó en la pantalla grande con el papel del mafioso Rico y a partir de ese momento se convirtió en una estrella de Hollywood que apareció en un montón de películas de este estilo.

Por otra parte, Burnett siguió sorprendiendo en la literatura con relatos duros relacionados con el mundo del crimen que también se convirtieron en clásicos de Hollywood, como “La jungla del asfalto”, “Altas sierras”, “Cuando la ciudad duerme” y “El hombre frío”.

Gracias al impacto que causó “Little Caesar” el autor terminó trabajando luego con figuras como Humprey Bogart, Marilyn Monroe, Frank Sinatra, Steve McQueen y Clint Eastwood entre tantos otros que fueron parte de las adaptaciones de sus libros o filmes escritos por él.

Además Burnett fue dos veces nominado al Oscar por los guiones de El gran escape y Wake Island.

En fín, recomiendo conseguir este tremendo clásico de la novela polcial que hizo historia y no tiene desperdicio.

2 Comentarios

  1. Hola Hugo: Mi pregunta de siempre. Donde puedo conseguir este libro que recomendas?. Hasta ahora tus consejos literarios jamas me fallaron. Para fin de años podrías recomendar varios libros para leer en vacaciones. Abrazos.

  2. Hola Ricardo, el último post del año va a estar dedicado a ese tema! Justamente voy a destacar los mejores libros que leí en este 2011.
    Con respecto a Little Caesar, no tendrías que tener problemas para conseguirlo,es un super clásico del género policial.
    Las librerías de la avenida Corrientes son una buena opción junto con mercado libre. Sería raro que no encontraras libros de este autor.
    Saludos!

Comentarios cerrados.