Cazadores de tesoros

Si ya sos fan del programa de , El Precio de la Historia, esta es una propuesta que no podés dejar pasar.

Cazadores de tesoros (American Pickers) es un fabuloso reality con una tematica similar a la producción de la casa de empeños de Las Vegas, con la particularidad que acá fue trabajado con un enfoque totalmente diferente.

Estos cazadores de tesoros no buscan momias ni joyas históricas, sino toda aquella “basura” que la gente no usa o tiene guardada en su casa ocupando espacio.

Mike Wolfe y Frank Fritz son recolectores que buscan antiguedades perdidas por los Estados Unidos para luego venderlas a coleccionistas y hacer dinero con ellas.

Ellos tiene un casa de antiguedades de  Iowa, pero por lo general andan por la rutas buscando esos “tesoros” perdidos que están escondidos en los pueblos.

Danielle Colby-Cushman es la asistente de ellos que se encarga de conectarlos con los potenciales clientes a los que les compran las cosas.

El programa tiene una realización muy similar a la de El precio de la historia, otro gran reality con el que tiene puntos en común.

Mike y Frank  recorren los pueblos rurales, revisando sótanos y galpones en busqueda de antiguedades increíbles que están perdidas por ahí.

El programa es muy interesante porque se enfoca en informar al espectador la historia de esos objetos que encuentran, que a menudo suelen ser fascinantes.

Las cosas que para la gente común es “basura que ocupa lugar” para ellos son piezas importantes por las que luego sacan muchas plata o en algunos casos se las quedan para sus colecciones personales.

La emoción de la búsqueda de estos objetos, donde los protagonistas  nunca saben con que se pueden encontrar, se complementa con el clásico regateo entre las dos partes.

Muchas veces la gente por sacarse esa “basura” de las casas entregas cosas de colección, como juguetes o autos a un  muy bajo precio que les permite a los recolectores hacer un buen negocio luego.

En otras ocasiones los clientes se empacan en un precio alto y no se puede hacer la operación entre las partes.

El tema de la plata es un tema.

A diferencia de El precio de la historia, donde la familia Harrison muchas veces invierte bastante dinero para comprar cosas, en Cazadores de tesoros se manejan con un presupuesto mucho más bajo.

Mike y Frank difícilmente pagan más de 2000 dólares por algo. De hecho, es raro que lleguen a ese número.

Ambos protagonistas además tienen un enorme conocimiento de arte e historia y siempre aportan muy buena información sobre las cosas que encuentran.

Me enganché muchísimo con este reality porque está muy bien hecho y es realmente interesante descubrir la historia de esos objetos y la vida de las personas que los tenía guardados.

Detrás de cada pieza de colección hay una historia de vida y eso genera que el programa sea fascinante.

Cazadores de tesoros es un muy buen formato que se podría realizar en cualquier parte del mundo, aunque sería necesario que los protagonistas formaran parte del mundo de las antiguedades como Mike y Frank.

Este programa que se estrenó el año pasado en Estados Unidos se convirtió a partir de su primera emisión en la producción más exitosa en la historia del History Channel y ya va por la tercera temporada.

En Latinoamérica se estrenó este año y tuvo muy buena repercusión.

El combo perfecto para el domingo a la noche. A las 22 mirás cazadores de tesoros y las 23 seguís con El precio de la historia.

Para los que nunca lo vieron les dejo una muestra del programa. Esta emisión en particular que elegí la rompió en los rátings y generó que Cazadores de tesoros sea en la actualidad el programa de no ficción más visto en los Estados Unidos.