Azabache: Gran novela de Anna Sewell

“No hay religión sin amor, y la gente puede hablar tanto como se le plazca acerca de su religión, pero si no se les enseña a ser igual de amables con los animales, así como lo son con los humanos, es todo un engaño.”

Azabache.

Un tremendo clásico de la literatura cuyo mensaje sigue más vigente que nunca, ya que prácticamente más que una excitante novela Azabache es un manual de vida.

Esta propuesta  narra la biografía de un caballo contada por el propio equino, que comparte al lector distintos momentos de si vida, desde que es un potrillo hasta que encuentra una familia que lo quiera y lo cuida como corresponde.

Este fue el primer libro que tuvo la originalidad de contar una historia realista sobre animales desde la perspectiva del propio animal. Desde entonces se hicieron muchos libros protagonizados por animales con este estilo.

La novela es muy interesante porque Anna Sewell hizo totalmente realista esta visión del mundo retratada desde los ojos de un caballo.

A lo largo de la historia Azabache o Black Beauty como se lo conoce en inglés se encuentra con distintas clases de humanos, algunos que crueles que lo maltratan y otros que lo cuidan y lo quieren.

Sin embargo, pese a las cosas que le tocan atravezar, el protagonista siempre se mantiene optimista sin perder su fe en la humanidad, más allá de las situaciones que vivió o sufrieron algunos de sus compañeros.

La autora Sewell logra que te pongas en la piel del animal y veas el mundo desde su ojos.  Publicado originalmente en 1872  Azabache es uno de los libros más vendidos de la historia.

Lamentablemente es la única obra que llegó a escribir Anna Sewell, quien murió cinco meses después que la novela salió a la venta y apenas pudo disfrutar en vida del éxito de su creación.

La autora era una gran amante de los animales y escribió este libro para los adultos, con el obetivo de que la sociedad tomara conciencia de cómo se trataban a los animales.

Un tema que no cambió tanto, ya que en Buenos Aires y otras provincias, por ejemplo tenemos la aberrante situación de la tracción a sangre donde en pleno siglo 21 todavía hay gente que circula por la calles con carretas y caballos que son maltratados.

En el último tiempo se movió un poco este tema desde la secretaría de Desarrollo Social que hicieron para cambiar este tema, el problema es que como otras cosas, las leyes están pero nadie las cumple y se cagan en ellas.

Tampoco digo que haya que meter preso a los pibes cartoneros o “recolectores urbanos”, como los llaman los androides que conducen en C5N, porque son parte de un problema que debe resolverse de otra manera a través de políticas educativas concretas, pero tampoco  pueden seguir usando a los caballos de esa manera.

Creo que se necesitan acciones gubernamentales y comunitarias más efectivas en este tema.

Lo cierto es que Azabache en otros países tuvo una influencia muy importante en esta ciestió, algo que la autora Sewell lamentablemente no llegó a ver en vida.

Ya estaba enferma cuando comenzó a trabajar en el libro y a los 58 años falleció de hepatitis.

Sin embargo, su única obra dejó un legado muy importante.

Más allá de que la novela es uno de los best sellers más importantes de la historia, Azabache tuvo un impacto real en la gente que trabaja con caballos en Estados Unidos a fines del siglo 19  y realmente contribuyó a que en ese país se modificara el trato a estos animales, especialmente en las zonas rurales.

El  libro, que tiene momentos muy emotivos, brinda un mensaje muy positivo de sobre cómo vivir la vida tratando a la gente con respeto y amabilidad, valores que parecen en extinción por estos días, a juzgar algunas cosas que se ven por los medios de comunicación.

No sé si Azabache se estudia en las escuelas, pero debería incluirse en los programas educativos, porque además de ser muy entretenido brinda lecciones verdaderamente importante, que marcan una diferencia en la vida.

La parte que se refiere a la religión es contundente y hace referencia a los dobles discurso de la Iglesia, que para el momento en que el libro fue publicado resultó una expresión totalmente rebelde.

Como amante de los caballos, es mi animal favorito, este libro me pareció brillante pero creo que también lo pueden disfrutar cualquiera que no comparta mi pasión por los equinos.

En el cine se hicieron varias adaptaciones, la primera en 1921.

La mejor es por lejos la versión de Disney, con musica de Danny Elfman, que merece un post aparte. Pronto me voy a encargar de esa película.

Por estos días Azabache se consigue en los kioskos de diarios, ya que salió a la venta a través de la reedición de la clásica colección Robin Hood, que sacó a la venta Clarín hace poco. 16 pesos sale el libro y presenta la versión completa de la novela.

Hago la aclaración porque existen versiones resumidas de este libro que son un espanto.

Si nunca lo leyeron traten de conseguir Azabache que es genial.

5 Comentarios

  1. Es un libro hermoso! yo lo leí en el colegio, teníamos una bibliotequita y yo era una de las lectoras más asiduas jajaja Recuerdo que Azabache me hizo llorar 🙁 es un libro genial y muy formador de conciencia sobre el trato que reciben los animales.
    Excelente recomendación!

  2. Realmente no lo lei, me lo apunto, ya que al parecer seria una especie de mezcla entre “Platero y Yo” (Siendo adulto lo volvi a leer y la verdad que siempre se me termina escapando alguna lagrima) y ” El Llamado de la Selva” ( genial libro ), por lo que contas , Azabache seria una especie de Buck equino :))

Comentarios cerrados.