Lord of the Rings: La película de Ralph Bakshi

Una joya del cine de animación que tuvo una influencia descomunal en la reciente trilogía live action de Peter Jackson sobre este clásico literario de J. R. R , especialmente en lo que se refiere a la fotografía, ambientación, vestuarios y caracterización de algunos personajes.

En el audiocomentario del dvd de La Comunidad del Anillo, el propio Jackson reconoció la influencia que tuvo este film en su trabajo e inclusive revela un homenaje que le rindió a en una escena durante el cumpleaños de Bilbo que calcó de este film.

Seguimos recorriendo la carrera de este maestro de la animación.

Llegamos a 1978. En la industria de los dibujos animados Ralph Bakshi es Elvis, los Beatles y los Rolling Stones juntos.

En su máximo pico de popularidad y reconocimiento el artista decidió cumplir con un viejo sueño personal luego del éxito taquillero que obtuvo su incursión en la fantasía con Wizards en 1977.

Su deseo era llevar al cine El Señor de los Anillos, un emprendimiento que nadie se había atrevido a realizar hasta ese momento.

Los derechos cinematográficos pertenecián a Walt Disney, quien por alguna razón nunca se animó a trabajar con esta historia.

En 1968 los derechos pasaron a manos del director Stanley Kubrick, quien intentó hacer una película, pero al ver el bardo que representaba la adaptación de los libros abandonó el proyecto.

Bakshi estaba convencido que esta historia se podía contar a través de la animación y desde los comienzos de su carrera había tratado de convencer a distintas productoras que trasladar la visión de Tolkien en el cine no era imposible.

Al crecer en en la industria del cine con sus primeros filmes independientes (Fritz, el Gato, Coonskin) y luego con una produccón épica como Wizards, Ralph obtuvo el poder en la industria para conseguir financiamiento en un proyecto de este tipo.

El director le hizo la promesa a una de las hijas de Tolkien que iba ser fiel a la obra de su padre y con la bendición de la familia del autor comenzó a trabajar en lo que iba a ser la primera entrega de una trilogía.

Lamentablemente las secuelas nunca llegaron a realizarse.

El Señor de los Anillos adapta “La Comunidad del Anillo” y el primer cuarto de “Las Dos Torres”.

El gran desafío que tuvo Bakshi fue el de capturar con fidelidad el espíritu de los libros.

Al igual que Peter Jackson tuvo que omitir varias escenas y personajes porque sino la película se hacía eterna.

Lo loco es que ambos directores coincidieron bastante a la hora de elegir las cosas que no iban a filmar, como la estadía de los Hobbits  al comienzo de la historia en la casa de Tom Bombadil, por citar un ejemplo.

Bakshi revolucionó los dibujos animados con este film al fusionar el cine live action con la animación, como nunca se había hecho hasta entonces al trabajar con el proceso de rotoscopiado.

El rotoscopio es un dispositivo precursor de lo que hoy conocemos como la captura de movimiento digital, que es el sistema con el que se hicieron películas como El Expreso Polar o Monster House.

La rotoscopía permite dibujar el cuadro de una animación sobre un material filmico original, algo que le otorga a la animación un realismo especial al movimiento de los personajes.

Max Fleischer, el genio responsable de los primeros dibujos de Superman, creó este sistema en 1912.

Lo que hizo al trabajo de Bakshi especial fue que sus secuencias live action tenían un realismo que nunca se habían visto hasta entonces en un film animado.

Por lo general los directores que trabajaban con este sistema hacían moverse a los actores con movimientos exagerados cuando filmaban las escenas live action.

Ralph, en cambio, dirigió a los artistas como si la película no fuera animada y cuando agregaron luego la animación a esas escenas el resultado fue espectacular porque los personajes se expresaban y movían con una naturalidad nunca vista en el cine y en este arte hasta ese momento.

Lo que hizo con la ambientación de la Tierra Media fue realmente soberbio y la película capturó a la perfección todos esos paisajes fabuloso que describe Tolkien en su obra.

El Señor de los Anillos fue un éxito comercial superando los 30 millones de dólares, que era una cifra enorme en la taquilla de 1978.  Sobre todo porque la producción había costado 4 millones de dólares.

La reseñas estuvieron divididas. Hubo medios que elogiaron a Bakshi por la manera en que retrató el universo de Tolkien y otro lo criticaron por hacer un film demasiado oscuro y violento.

Esto fue todo un tema.

El film, en efecto, fue bastante oscuro y todos los villanos son realmente aterradores. No era una propuesta para chicos.

Las batallas y las escenas de acción en general eran muy violentas y en ese momento esto era muy difícil de ver en una película de fantasía de dibujos animados, por eso causó rechazó entre la crítica más conservadora.

Lamentablemente la compañía United Artist pese a que el film fue un éxito taquillero luego se negó a financiar las secuelas dejando esta obra de Bakshi inconclusa.

Antes del estreno el estudio le había jugado sucio al director.

Esta película se iba estrenar con el título de El Señor de los Anillos: Primera Parte, pero los productores sin el consentemiento de Bakshi cambiaron el título porque sentía que nadie iba  ir al cine a ver una historia inconclusa.

De antemano no estaban convencidos en completar la historia.

El director tiempo después delclaró en los medios que de haber sabido esto nunca hubiera hecho la película.

En 1980 el estudio Rankin Bass, que había producido la película animada de El Hobbit en 1977, estrenó en 1980 El Retorno del Rey para televisión que durante un tiempo se consideró una secuela no oficial del trabajo de Bakshi pero hay varias incongruencias en la trama que impiden aceptarla como una continuación, aunque no sea oficial.

Tuvieron que pasar más de 20 años hasta que la obra de Tolkien fue llevada a la pantalla grande en su intergridad.

No puedo dejar de resaltar en este trabajo de Bakshi las interpretaciones de John Hurt (Aragorn), Christopher Guard (Gandalf) y la excelente banda sonora de Leonard Rosenman.

Un gran clásico de la animación.

Luego de esta decepción que se llevó con los grandes estudios de Hollywood, Ralph Bakshi decidió volver a trabajar en otra historia épica, aunque mucho más personal donde él tuvo el control absoluto de la producción, pero esa es otra nota.

3 Comentarios

  1. Muy buena nota hugo,y gran clasico de la animación el cual es obligatorio tener en cualquier videoteca que se digne de ser.
    Por cierto,esta obra fue editada en DVD?
    Siguiendo con esto aca te paso el making of de la producción actual de El Hobbit,echo por Peter Jackson haciendo una previa de lo que viene.

  2. me acuerdo que la e cruzado en locales en vhs pero ya es rarisimo verla dando vueltas, nunca vi que estubiera editada en zona 4 pero tengo un vago recuerdo de que alla salido en los kioskos junto a una revista en alguna coleccion de esas que suelen sacar-.

    estaria bueno conseguirla, aunque reconosco que recurrire a taringa jaja. muy buena la nota hugo, me gustaria que hagas una de los gremlins o critters, que nada tienen que ver pero bue… jaja saludos!

1 Trackback / Pingback

  1. American Pop: Una película de Ralph Bakshi | HUGO ZAPATA

Comentarios cerrados.