Karate Kommandos: El dibujo de Chuck Norris

Publicidad

Hay fenómenos en el mundo del entretenimiento que no tienen explicación.

Hace un tiempo mencionaba en otra nota el caso de Don Gato. Una genialidad de la productora Hanna- Barbera, que en los Estados Unidos fue un fiasco que apenas duró en el aire seis meses entre 1961 y 1962.

El personaje apareció en otros dibujos después pero su serie sólo tuvo 30 episodios. Sin embargo, cuando Don Gato se estrenó en Latinoamérica fue un furor tremendo en los ratings, superando a Los Picapiedras y Los Supersónicos.

Los personajes fueron muy populares en los países latinos, por eso no es raro, que la primera película animada para cine que se estrenará en septiembre sea una coproducción entre México y Argentina.

Con esta rareza de los años ´80 que hoy quiero recordar ocurrió exactamente lo mismo.

Karate Kommandos fue un proyecto loco de de 1986, cuando la figura del actor se encontraba en su máxima gloria.

Para cuando este dibujo salió al aire Chuck era famoso por sus trabajos en The Way of the Dragon (con Bruce Lee), Ojo por ojo, Furia silenciosa, Lobo solitario y Desaparecido en acción.

Un año antes, probablemente el mejor de su carrera cinematográfica, había estrenado tres películas que fueron éxitos taquilleros como Desaparecido en acción 2, Codigo de silencio e Invasión USA.

En otra palabras, Norris estaba en la cresta de la ola y fue en ese momento en que surgió Karate Kommandos.

El programa destinado a los chicos era un robo impune a G.I. Joe y eso era muy gracioso, porque pese a que el título hacía referencias a las artes marciales los conflictos siempre se arreglaban a los tiros y explosiones.

Chuck, que se interpretaba a sí mismo, era el líder de un comando especial que reunía un grupo muy ecléctico de jóvenes guerreros.

Lo héroes eran Pimienta, la chica oriental experta en tecnología y su hermano Reed; Too Much, un estudiante de Chuck; Kimo, el samurai y Tabe, un campeón de sumo.

Juntos se enfrentaban a la fuerzas del mal de Volture (un afano burdo de Cobra) que estaba liderado por Claw (un personaje que se parecía a Destro) y su mano derecha, Super Ninja.

Cada episodio comenzaba con segmento live action, donde Chuck siempre estaba haciendo ejercicios en un gimnasio o practicando artes marciales y se encargaba de presentar la historia.

Al final, como era costumbre por aquellos días en las series animadas, Norris daba alguna lección moral para portarse bien en la vida.

Este dibujo animado fue producido por la compañía Ruby- Spears Productions que brindó series emblemáticas y muy populares de la animación que ya reseñaré con el tiempo. No las quiero quemar ahora.

La empresa fue fundada en 1977 por dos maestros llamados Joe Ruby y Ken Spears, quienes crearon en 1968 esa joya animada, que es una de mis grandes series favoritas, llamada Scooby Doo.

También fueron responsables de personajes como Mandibulín, Jossie and the Pussicats (grandes precursoras de Jem), además de trabajar como guionistas para DePatie-Freleng, los responsables de clásicos como La Pantera Rosa y Mr. Magoo.

La dirección corrió por cuenta de Charles B. Nichols, el director de Scooby Doo y Hong Kong Poohey y el dibujo tenía todo el estilo de la cosas que solía hacerse en Hanna- Barbera dentro de la aventura.

Cuando Karate Kommandos salió en la tele todavía tenía ocho años y el recuerdo que tengo es que la serie era divertida.

Brindaba todos los ingredientes que un chico disfrutaba de una aventura de acción, con la particularidad que acá tenías ninjas que estaban muy de moda por aquellos días.

Obviamente Chuck era el más groso del mundo y rara vez se encontraba en algún peligro donde necesitara ayuda. Por lo general él rescataba a los demás.

El Dato Loco que descubrí luego de grande es que este dibujo fue un fracaso tremendo en Estados Unidos y apenas llegó a durar cinco episodios!!

De hecho, fue uno de los pocos fiascos comerciales de Ruby- Spears.

Fue todo un tema este fracaso porque Karate Kommandos venía acompañado de una línea de merchandising que no funcionó demasiado, ya que los juguetes recién llegaban a los comercios cuando al dibujo lo levantaron del aire y todo el proyecto terminó convertido una miniserie de cinco capítulos.

Sin embargo, cuando se exhibió en Latinoamérica la cosa fue muy distinta y al igual que Don Gato la serie de Chuck Norris se convirtió en un éxito.

En Argentina se vendieron los muñequitos (yo tenía varios) y Cromy sacó las figuritas y los mazos de cartas.

En mi caso recuerdo que tenía a los ninjas y el «Chuck guerrero», que se puede ver en la segunda foto. A mi me gustaba más el Chuck de civil que aparecía al principio de las historias, pero nunca me lo regalaron.

También hubo una serie de cómics publicada por Marvel (que no recuerdo si se editó en Argentina) que fue un fracaso tremendo en Estados Unidos. Apenas llegó a durar cuatro números, menos que el dibujo.

A continuación puede ver un capítulo completo con el audio latino de esta rareza de la animación, seguido de un comercial de los juguetes de Chuck.

Un grande:

Notaron que ya no hacen juguetes de este estilo. Una buena época.

Publicidad

4 Comentarios

  1. Yo tenía al luchador de Sumo y al auto rojo que le salían cuchillas de la trompa y las puertas…Además permitía que los muñecos saltarán desde el alerón trasero…
    Que buenas figuras de acción… que gran recuerdo Hugo… saludos!

  2. DOn gato solo 30 capitulos?? te juro q pensaba que eran muchisimos mas, por las repeticiones?? es mi serie favorita de Hanna-Barbera.Yo de la serie de chuck no me acuerdo, si de los muñecos, un amigo tenia el auto que comenta Mauro. Yo preferia los de Rambo(habre tenido 10 de esos).
    Hugo en cuanto a los jugetes, ahora siguen siendo igual o mas grosos, lo q pasa es q cueta todavia mas q antes q lleguen o si llegan son carisimos!!. Ejemplos, son los de marvel tamaño GIJoe(130 mangos por un muñeco) ojo estan buenisimos, o los de la WWE otra serie de juguetes muy buena.

  3. Si pero eso son más muñecos de colección, como los de Kiss o los que salen de películas que se venden en comiquerías.
    Sacando los de Marvel o Transformers no hay tanta colecciones como salían en los ´80.
    Yo también tenía bocha de Rambo, eran muy buenos.

  4. Si puede ser, pero te aseguro q los de la WWE no son de coleccion, deben haber hecho alguna q lo sea. Pero estan bastante bien. Los que simpre quise tener pero no tenia la guita y ahora no los encuentro son los de caballeros del zodiaco, esos muñecos eran la gloria, esos y la lancha de asalto cobra, esa si era mi sueño de infancia

1 Trackback / Pingback

  1. Rambo: La polémica serie animada | HUGO ZAPATA

Comentarios cerrados.