Deuda de Honor: Una novela de Tom Clancy

El 11 de Septiembre de 2001 esta novela fue mencionada en todos los noticieros del mundo, ya que como suele ocurrir a veces, la ficción se adelanta a la realidad.

Siete años antes que un avión de línea intentara estrellarse contra la Casa Blanca, imaginó en su saga de ficción protagonizada por una situación muy similar.

Lo loco es que cuando la gente de la administración Clinton leyó el libro le confirmaron al autor que los Estados Unidos  no contaba con  un plan de emergencia si un grupo terrorista intentaba lleva a cabo semejante atentado.

En la vida real el famoso avión de United Airlines secuestrado el 11 de Septiembre no llegó a cumplir su objetivo y su historia fue retratada en el cine en esa gran película de Paul Greengrass que fue Vuelo 93.

Sin embargo, los otros aviones si concretaron su plan. Un claro caso donde la realidad superó a la ficción.

“Deuda de Honor” representa el inicio de una nueva etapa en la saga de Jack Ryan.

La trama transcurre dos años después de los hechos ocurridos en “La suma de todos los miedos”.

Jack se retiró de la CIA pero enseguida el gobierno lo convoca a la Casa Blanca para trabajar como asesor de Seguridad Nacional.

Cuando Ryan creía que iba a estar más tranquilo luego de abandonar la agencia de inteligencia se encuentra con un desafío mayor, cuando Estados Unidos entra en guerra con Japón, luego que el país asiático invade la isla de Saipán.

Es fabuloso como Clancy, construye a través de varias subtramas que se van conectando de a poco, la gestación de un guerra.

Acá tenemos el ejemplo opuesto del libro “La Princesa de Hielo”, que comenté el otro día donde las subtramas estaban al pedo y no portaban nada a la trama central.

Esta una novela larga de 828 páginas, pero se disfruta a pleno por la manera en que el autor narra la historia con un realismo impecable.

En materia de cuestiones militares, nadie describe el funcionamiento de la marina y la fuerza aérea como Clancy. Las investigaciones previas que tienen sus trabajos son descomunales.

Me encantó reecontrarme con Ryan y personajes queridos de esta serie como Robbie Jackson, John Clark, Ding Chaves y  el matrimonio Foley, que ahora son los capos de la CIA.

De hecho reparecen la gran  mayoría de los personajes secundarios de otras novelas como “La caza del Octubre Rojo” y “Peligro Inminente”.

El último tramo del libro donde confluyen todas las subtramas es brillante y los dos últimos capítulos son directamente una catédra de como trabajar el suspenso en la literatura.

No me vendan más la mentira de los maestros suecos del suspenso.  La conclusión de “Deuda de Honor” es TREMENDA!

Clancy cierra la novela con un final abierto a pura tensión, donde deja el terreno preparado para “Órdenes presidenciales“, en el que la vida de Ryan cambia para siempre.

Hay dos críticas negativas que le puedo hacer a esta novela.

Ya lo mencioné en mi nota anterior que escribí sobre la saga Ryan.

En todos los libros de Clancy, siempre hay un tema con el que autor se pasa de rosca y termina por saturar al lector con la información que brinda.

En este caso, me pareció que Tom se fue al demonio con la manera en que trabajó los asuntos de economía. Hay capítulos enteros que tranquilamente podrían haber sido editados y le hubieran dado, en mi opinión, más fluidez a la novela.

Clancy se va literalmente al carajo en varios episodios a la hora de describir de manera minuciosa las operaciones de la bolsas de Wall Street y Tokio con información muy técnica que para el lector que no es aficionado a la economía es complicado de seguir.

En varios momentos se va por las ramas con este tema y lo peor es que si pasás por alto esos párrafos, no afecta en absoluto el desarrolló de la trama central.

Se trata de  información muy técnica que podría haberse editado. Lo positivo es que te haces un cursito sobre el mercado bursátil.

Otra objeción que le puedo hacer a la historia es el rol de la prensa en el conflicto. No me pareció creible que el gobierno yankee lograra mantener sin filtraciones el inicio de la guerra con Japon tanto tiempo.

Hoy con internet y Wikileaks esto sería inconcebible de imaginar, pero para esta historia que transcurre en los ´90, inclusive tampoco me pareció muy creíble, que los periodistas tuvieran un posición tan sumisa frente al gobierno.

Sobre todo en un tema tan grave como una invasión japonesa a un territorio estadounidense.

Es un asunto que da para largo, ya que de hecho, el 11 de Septiembre, los noticieros no mostraron muertos en la zona de las Torres Gemelas y se sabe que el lugar fue un infierno. Lo mismo con la invasión a Irak.

No fue una decisión de la cadenas de televisión solamente. Habían una orden del gobierno de no mostrar esas imágenes y los medios televisivos accedieron a ello sin protestas.

Si te dejás llevar por la CNN  o Fox en Irak no había heridos ni muertos entre los norteamericanos. La relación entre la prensa y el gobierno es bastante particular en ese país.

Al marjen de estas cuestiones, Deuda de Honor es una gran novela de suspenso que da inicio a una nueva etapa en la saga de Jack Ryan que promete ser apasionante.

5 Comentarios

  1. Escuché varios comentarios de este libro, y ya lo tengo guardado para leer en algun momento. Pero tengo una duda, Hugo. ¿Se puede leer sin haber leido antes la suma de todos los miedos o no se entiende nada?

    Saludos!

  2. No, porque está demasiada avanzada la saga, pensá que este es el tomo 8 de la serie.
    Si no leiste los anteriores te quedás afueras de un montón de cosas a esta altura de la serie. Como menciono en la nota en este libro reaparecen un montón de personajes de las novelas anteriores. Es complicado.

    Saludos!

  3. Muy buena novela, creo que me he leido todo lo de Clancy publicado, es un grosso.

    Por cierto, he leido Eco Negro y Hielo negro de Michael Connelly, estan entretenidas y tal, ¿pero ahi alguna novela del autor que recomiendes especialmente?

  4. Natalia te recomendarias que pruebes con los libros de Peter Robinson, que son excelentes. Las historias del inspector Banks (transcurren en Inglaterra)son muy buenas y se consiguen fácil, inclusive en los supermercados.
    De Conelly otros que están buenos son “El poeta” y “El último recurso”.
    Lo que pasa que me di cuenta en el último tiempo que sus libros se vuelven más de lo mismo con el transcurso de la serie Bosch y me terminó por aburrir. Eso es lo que tiene de bueno la saga Ryan,las historias no se repiten y los personajes evolucionan.

  5. Buiscare esos que dices de Connelly, que como dije, me parecen entretenidos, pero nada mas. De robinson lei El Camaleon y es BESTIAL, que NOVELON, pero fijate que por todas las librerias que he ido no tienen mas, al menos en español. Pero buenom, ya se conseguiran.

Comentarios cerrados.