Viva la muerte…tuya!

Franco Nero y Eli Wallach juntos en un spaguetti western.

Esa debería ser toda la reseña porque el dato es más que suficiente.

Dos actores emblemáticos del género juntos en una comedia de aventuras.

¿Qué más se puede pedir?

El legendario Django uniendo fuerzas con Tuco, de El Bueno, el Malo y el Feo. Es imposible aburrirte con esto si te gustan estas historias.

Viva la muerte..tuya! es un film de 1971 que hace rato estaba buscando y por suerte AVH la editó en dvd bajo a través de la colección de spaguetti western que sacaron a la venta.

La película representó la despedida del género del director Duccio Tessari, rensponsable de Una pistola para Ringo y Dios los cría y Ringo los mata.

En este caso presentó una comedia plagada de acción con dos excelentes maestros de la actuación.

Me encanta Franco Nero haciendo comedia. Acá interpreta un personaje muy similar al que hizo en Vamos a matar compañeros. No es un antihéroe rudo, sino un chanta que se hace pasar por pastor remilgado que estafa a la gente. Claro que además es un excelente pistolero.

Franco interpreta al príncipe ruso Dimitri Vassilovich Orlowski, quien emprende la busqueda de un tesoro sepultado en la región de Piedras Negras, en México.

El problema es que el único hombre que lo puede ayudar a encontrar el botín escondido es Lozoya (Wallach), un tránfuga que se encuentra en prisión a punto de ser ahorcado.

Con la ayuda de una periodista irlandesa, interpretada por Lynn Redgrave (cuñada en la vida real de Nero, ya que es la hermana de Vanessa Redgrave) los tres emprenden una aventura que los terminará involucrando en la revolución mexicana.

Es importanted destacar que Viva la muerte…tuya! en realidad es un clásico del Zapata western, que fue un desprendimiento de los spaguetti.

El Zapata western tiene las misma características que el spaguetti, con la diferencia que las historias siempre están relacionadas con la revolución mexicana y las figuras de Emiliano Zapata y Pancho Villa.

Si bien en los spaguetti, sobre todo en los trabajos de Sergio Leone y Sergio Corbucci existe un subtexto político y una crítica al capitalismo, en este subgénero el mensaje está mucho más marcado.

Las tramas casi siempre transcurren en 1913 durante la dictadura mexicana de Victoriano Huerta.

Franco Nero fue uno de los grandes íconos de este estilo ya que también protagonizó El mercenario y Vamos a matar compañeros que trataban las mismas temáticas.

Esta producción del director Tessari estuvo claramente influenciada por El bueno, el malo y el feo.

La trama tiene a dos chantas que se buscan sacarse ventaja entre sí para quedarse con el oro. Nero sabe donde esta el tesoro, pero no conoce la ubicación exacta.

Elly Wallach conoce el mapa pero no sabe en que ciudad se encuentra enterrado el botín. Inclusive su personaje es casi una copia del bandolero Tuco, que interpretó en el clásico de Leone.

Acá también trabajó Eduardo Fajardo, quien actuó junto a Nero en Django y Vamos a matar compañeros, siempre de malo.

Los actores son los que hicieron de este film una delicia. Franco y Wallach se roban cada una de las escenas en la que aparecen juntos, gracias a una tremenda química que tuvieron en escena.

La verdad que esta fue una de las mejores duplas que brindaron los westerns europeos. Es una lástima que no coincidieran en más filmes porque el equipo que conformaron fue grandioso.

Sobre todo porque juntos se potenciaron.

Hay solo dos  aspectos negativos que le encuentro a este film. Por un lado la edición, donde hay escenas que parecen cortadas con los dientes y quedaron desprolijas.

Sin embargo lo peor es la música que parece salida de una comedia de Olmedo y Porcel, sobre todo en los créditos iniciales.

Al margen, de estas cuestiones, Viva la muerte…tuya es una película que se disfruta muchísimo y la recomiendo a los seguidores de este género.