La Princesa de Hielo

Por estos días se puso de moda la literatura policial sueca.

De la nada, un día empezaron a aparecer en las secciones policiales de las librerías autores con apellidos raros o extensos de pronunciar que son vendidos por las editoriales como los nuevos grandes maestros del suspenso.

Puro cotillón.

En mi opinión en realidad son autores de misterio que no es lo mismo.

La novela policial negra es una cosa y la de misterio es otra completamente distinta.

La soporífera saga de Millenium, de Stieg Larsson, por ejemplo, no se puede catalogar de novela negra, que es el género en el que sobresalieron maestros como Ed McBain, Mickey Spillane o Chester Himes porque no tiene nada que ver.

Es otro tipo de policial.

La Princesa de Hielo” es un libro de Camilla Lackberg, quien en la actualidad es una de las autoras más leidas de Suecia.

Me dio gracia cuando accedí a este libro porque en la cubierta catalogan a esta novela en el género “misterio”, algo que es absolutamente correcto.

La verdad que no estoy seguro de haber disfrutado del todo esta historia, pero me siento absolutamente agradecido de haber dado con esta obra porque representó para mi un fantástico seminario literario.

Stephen King dice que como escritor uno aprende mucho más de los libros malos o aquellos que no nos gustaron por algo en particular, que de las grandes obras literarias y la verdad que tiene razón.

Leer ya de por sí es la mejor escuela que existe en el mundo.

Esta novela presenta una muy buena trama de misterio, pero su ejecución la terminó por convertir en una idea desperdiciada.

Erica Falck es una escritora que regresa a su pueblo natal de Fjallbacka tras la muerte de sus padres. Al poco tiempo de llegar al lugar descubre muerta a una amiga de su infancia, quien aparentemente se suicidó.

La autopsia, sin embargo, demuestra que la joven en realidad fue asesinada y estaba embarazada.

A partir de ese momento la protagonista se ve envuelta en una investigación que la lleva a descubrir oscuro secretos que se ocultaban en el pueblo.

Fjallbacka es un hermoso pueblito pesquero que parece salida de una propaganda de los chocolates Milka.

Me pareció copado que la trama se desarrollara en un lugar hermoso donde uno no imaginaría que ocurrieran delitos graves como los que se producen en el relato.

Toda la idea del misterio en torno al asesinato y los personajes que participan de los hechos estuvieron muy bien planificados pero la novela no me gustó por la manera en que se contó la historia.

El libro comienza con una idea atractiva pero se desinfla mal luego de unos capítulos por la narración tediosa de la autora .

Sin embargo, “La Princesa de Hielo” me brindó una maravillosa leccion que no voy a olvidar.

CUIDADO CON LAS SUBTRAMAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

No es necesario que el lector conozca vida y obra de cada puto personaje que aparece en la historia.

Ese es un gran problema que tiene este libro. Lackberg llena de tramas secundarias su relato, que no tienen nada que ver con el conflicto principal y el resultado es fatal.

En primer lugar porque como lector te aleja y distrae todo el tiempo del argumento central. Por ejemplo cuando la protagonista da con una información relevante, tenés que leer un montón de páginas con cosas que no tienen nada que ver con el caso hasta que la autora retoma el tema.

Esto genera que la lectura se haga insufrible porque la trama no avanza y se detiene en cuestiones intrascendentes.

Por ejemplo, hay toda una subtrama sobre la relación de la hermana de la protagonista con su marido golpeador que prácticamente es una novela aparte y al final del libro no sumó absolutamente nada en la vida de los personajes, salvo interrumpir el desarrollo del misterio.

Hay un momento en que un policía llama por telefono a otro personaje que lo puede ayudar con una información y la autora gasta varias páginas en informarnos sobre la vida familiar de ese tipo que nunca más vuelve a aparecer en el libro.  ¿Era importante conocer la historia familiar de ese sujeto?

No, porque era un personaje que aparecía brevemente y no sumaba nada, ni a la trama ni al desarrollo de los personajes.

Después se nota que no hubo un mínimo interés de la autora por indagar en como se maneja la polícia frente a la investigación de un homicidio.

Hay un escena donde el investigador principal descuelga el cadáver de un muerto que se había ahorcado porque afecta su sensibilidad. Un policía jamás reaccionaría de esa manera en la escena de un crimen, porque complicaría su propio trabajo al joderle la tarea a los muchachos forenses.

Es cualquiera. Podría hacerlo para tapar algo que él quisiera ocultar, en todo caso, pero no porque la imagen del cadáver lo hace sentir mal. No tiene mucho sentido.

Por eso cuando libros como este se venden como obras de supuestos “grandes maestros del suspenso” por lo general sucede lo contrario y al final es puro markenting.

La impresión que me dejó esta novela es que la autora pensó que al hacer una novela larga brindaba una historia más profunda y ocurrió todo lo contrario.

Hay largos capítulos que en lugar del misterio del asesinato, la atención del relato la ocupan las dudas existenciales de la protagonista que parecen salidas de una novela de Bridget Jones. Insoportable.

De todas maneras, creo que para quienes no son fans de la novela negra y no les interesa que las investigaciones policiales sean retratadas de manera ridícula, tal vez se pueden enganchar más con esto. Después de todo es un best seller.

Hay gente a la que le gustan la obras de Lackberg.

Existen dos trabajos más de esta autora con el personaje de Erica Falck que la verdad, “La Princesa de Hielo”, no me alentó a seguir.  Yo paso. Con este libro tuve más que suficiente.

Prefiero apostar a Peter Robinson que labura con investigadores más creíbles como el inspector Banks, que tiene muy buenas historias.

6 Comentarios

  1. Ja, el tipico libro “de mierda”.

    No se puede decir que sea malo, porque empieza bien, y es por eso que es una mierda. Me hace acordar a “El Profesor” de Katzenbach, que empezaba muy rapido y bien, y despues durante 300 paginas es un tipo pensando que hacer y mientras que, en otro lugar, tienen a una mina secuestrada y nada más.

    Es terrible cuando se pasan de mambo con las subtramas. Inclusive al mismo King le ha pasado en algun que otro libro (La versión extendida de “The Stand”, por ejemplo).

    Pero, al menos, King siempre te lo pinta como algo entretenido o pasable. La mayoría, cuando derrapan con estas cosas que no tienen importancia, lo peor es que se vuelven aburridos y da gana de rebolear el libro a la mierda 😛

    Sea como sea, toda esta corriende de libros suecos que hay ahora pinta uno peor que el otro.

    en fin, Saludos!

  2. Es cierto lo que decís de King, pero me parece que en su caso, por los menos, las subtramas contribuyen a expandir el argumento principal. Nunca están totalmente al pedo y en general las hace entretenidas.
    No es el caso de los suecos.
    Saludos!

  3. Hugo, estoy siguiendo la coleccion de policiales seleccionados por Rodrigo fresán llmada Serie “Roja y Negra” de mondadori, donde hay unos titulos muy buenos, “El poder del perro” de ´Don Winslow, muy zarpada, la sorprendente “Los hombres de paja”, de Michael Marshall Smith y “Sospechosos” de tu colega David Thompson, realmente para los amantes del genero imperdibles.Saludos.

  4. JAJJAJJA…
    Como dirian en mi barrio, se te salio la cadena Hugo!!
    Me mato el “…conozca vida y obra de cada puto personaje…”

    Saludos

  5. Que triste leer que no te gustó la trilogía Millennium, Hugo (si se puede entender que leíste las tres novelas) pero si me parece loco que a raíz de el éxito de la serie, hayan salido de la nada decenas de autores, claro ejemplo de que si una veta económica funciona, hay que explotarla hasta que diga basta.

    Por mi parte, disfruté muchísimo de los libros de Stieg Larsson y acá estan las reseñas de los tres libros que quiero compartir con vos y con los lectores:

    Los hombres que no amaban a las mujeres: http://lucksaw.blogspot.com/2010/05/los-hombres-que-no-amaban-las-mujeres.html

    La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina: http://lucksaw.blogspot.com/2010/06/la-chica-que-sonaba-con-una-cerilla-y.html

    La reina en el palacio de las corrientes de aire: http://lucksaw.blogspot.com/2010/06/la-reina-en-el-palacio-de-las.html

    También vi las películas y son más que atrapantes, si les agarrás la mano. Tengo las críticas en el blog también, de las tres (sí, atravesé mi época sueca) y también rescato a otra novelista de esos lares, Asa Larsson (que no tiene ningún nexo sanguíneo con Stieg) y tiene una serie propia, la de Rebecca Martinsson, de la cual también leí la primera novela, Aurora boreal, y la película: http://lucksaw.blogspot.com/2010/06/aurora-boreal.html

    Asa tiene un estilo bastante diferente que Stieg, pero mi primera reocmendación es para el finado Larsson, porque no esperaba que sus novelas me atraparan tanto.

Comentarios cerrados.