Coonskin: La obra maestra de Ralph Bakshi

Publicidad

Una de las obras del cine de animación más importantes y controvertidas de las últimas décadas.

Luego de sobresalir en la taquilla con su ópera prima, Fritz, el Gato, ese maestro de los dibujos animados que es al poco tiempo estrenó Heavy Traffic, otra obra que lo empezó a consolidar como un cineasta maldito dentro de este género.

En 1973 Bakshi, quien ya era una celebridad por las polémicas que generaban sus trabajos, se convirtió en el único realizador de la industria, junto con Walt Disney, en tener en cartel dos producciones animadas taquilleras en un mismo año.

Heavy Traffic anduvo muy bien en los cines y recibió excelentes críticas. Es un film que combinó el cine live action con la animación y narraba la vida cotidiana de un dibujante de cómics, que encontraba inspiración para sus historias al contactarse con distintos personajes callejeros.

En este caso los protagonistas no eran animales, como en Fritz, sino humanos. La película desde su temática tenía ciertos puntos en común con la del gato pero visualmente era una propuesta distinta.

En esta retrospectiva que estoy haciendo de  la carrera de este genio de los dibujos animados decidí dejarla pasar para concentrarme en una producción de Bakshi mucho más importante.

Coonskin representa la obra maestra en la carrera de Ralph.  Si bien luego hizo excelentes filmes también, con esta historia explotó todo su potencial creativo.

De hecho el propio cineasta la considera su mejor obra.

Coonskin fue un memorable blaxploitation que combinó el cine live action con la animación, que presentó fabulosas interpretaciones de Philip Michael Thomas, Barry White, Charles Gordone y el legendario Scatman Crothers.

Para quienes nunca escucharon hablar de ellos les cuento que Gordone fue el primer dramatugo negro en recibir un premio Pulitzer por sus obras de teatro, además de ser un hombre que abogó muchísimo por la unión de la razas en los Estados Unidos durante toda su vida.

Por otra parte, Scatman Crothers fue un legendario músico de blues y jazz además de un versatil actor. Era uno de los músicos favoritos de Al Capone.

Seguramente reconocés su rostro si viste la película El Resplandor, donde interpretó al personaje de Dick Hallorann, el custodio del hotel. También se destacó interpretando voces en los dibujos animados.

Entre tantos clásicos, Scatman fue la vos de Jazz en los Transformers y de Hong Kong Phoey, el personaje de Hanna-Barbera.

Coonskin es una película sumamente interesante donde Bakshi presenta una satira feroz y ácida del racismo en los Estados Unidos al mismo tiempo que se destacó como una respuesta a la glorificación de la  Mafia que se vivía en el cine por aquellos días.

Esto es importantísimo.

En 1975 los gángsters se habían convertido en personajes heróicos en el cine a raíz del estreno de El Padrino.

Bakshi estaba indignado con la atención que recibían los delincuentes del crimen organizado y volcó su bronca en esta obra que describe el mundo de los mafiosos con mucho más realismo, que muchas producciones de Hollywood realizadas por aquellos años, pese a que lo hizo a través de la animación.

La vida del mafioso no es tan fácil y divertida como la planteó muchas veces el cine y Coonskin es super realista en ese sentido, más allá de las situaciones delirantes que presenta.

Lo loco de todo esto es que estas temáticas se desarrollaron a través de un típico blaxploitation, como los que solían estrenarse en 1975.

La paradoja mayor de esta historia es que el film fue producido por Albert S. Rudy, responsable de El Padrino.

La trama tiene como protagonistas a Sampson (Barry White) y Preacherman (Gordone) dos tipos que se proponen a ayudar a un amigo (Philip Michael Thomas) a que se escape de la cárcel.

Mientras Thomas espera que lo saquen de ahí, un compañero del celda le empieza a contar la historia de tres legendarios mafiosos.

Toda esta secuencia se hizo con actores y cuando empieza el relato del preso la película se convierte en un dibujo animado.

Lo interesante de Cookins es que en realidad los personajes animados se mezclan con el mundo real.

Cuando un personaje se sube a un auto, el vehículo y las calles que recorren son reales.

Por ejemplo un grupo de prostitutas que aparecen en una escena y luego terminan perseguidas por la polícia no son actrices. Justo aparecieron cuando estaban filmando en las calles y se dio esa situación.

Esto le dio al film una estética totalmente especial.

El núcleo del conflicto se centra en la historia de Brother Rabbit, Brother Bear y Preacher Fox, un conejo, un oso y un zorro que se convierten en los gángsters más poderosos de Harlem.

Por supuesto los personajes son negros y se mueven en el mundo de la comunidad afroamericana de los Estados Unidos.

Coonskin generó mucha polémica durante su estreno ya que varios medios y asociaciones civiles de la comunida negra la consideraban una película racista.

Esto generó muchos disturbios en los cines donde se exhibia el film. Martin Scorsese llegó a registrar con su cámara uno de esos incidentes mientras filmaba en Nueva York, Taxi Driver. El material se lo envió a Bakshi quien pudo ver como la gente corría por las calles luego que tiraron en una sala una bomba de humo.

Lo cierto es que Coonskin no hizo otra cosa que presentar una sátira de un montón de cuestiones sociales que se vivían en los Estados Unidos a través de personajes grotescos.

La historia retrataba el mismo mundo que podías ver en los filmes del blaxploitation con la particualridad que acá el humor era más zarpado.

De hecho, la película fue realizada por artistas negros que trabajaban en la animación, entre ellos la pionera Brenda Banks, además de artistas callejeros que se dedicaban a los graffitis y fueron entrenados como animadores.

Coonskin generó escándalo en Estados Unidos porque presentaba una mirada dura de los prejuicios raciales que todavía hoy sigue vigentes en ese país y lograba hacer sentir incómodo al espectador. De alguna manera la película fue un espejo que reflejó a la sociedad norteamericana y eso causó impacto.

Historias como esta hacen que hoy South Park sean vistas como una producción de Discovery Kids. Lamentablemente la animación para adultos está casi muerta en el cine, salvo por alguna que otra propuesta europea que llega cada tanto, pero que ni a palos presenta la rebeldía e incorrección politíca del arte de Bakshi.

El director Spike Lee y el fallecido actor Richard Pryor fueron fervientes admiradores y defensores de este film. Hace unos años le preguntaron a Quentin Tarantino por esta película en el Festival de Cannes y su respuesta duró media hora.

Un enfermo fanático de Coonskin.

Pueden conseguir este film por internet.

Son esa clase de obras que hoy representan grandes clásicos olvidados de este género y que consolidaron a Ralph Bakshi como el Rey de los dibujos animados para adultos.

Publicidad

2 Comentarios

  1. Interesante, no lo conocía.
    Una obra maestra del cine de animacion es Fantastic Planet de 1973 con dibujos de Roland Topor muy originales. Es lo que se dice re flashera. La recomiendo si les gusta la ciencia ficcion y ver algo realmente distinto.

  2. Peliculón! Lamentablemente no tuvo la misma repercusión y relevancia en materia de influencias como las películas de Bakshi, sobre todo Coonskins, pero es una de la mejores historias de ciencia ficción que conoci en mi vida.

    Voy a escribir una nota sobre esa historia ya que hay mucha gente que no la conoce.

1 Trackback / Pingback

  1. Wizards: Una película de Ralph Bakshi | HUGO ZAPATA

Comentarios cerrados.