Kane: El cómic de Paul Grist

Publicidad

«Kane debería de contar como uno de los tesoros de la industria de la historieta. Envidio a todo aquel que lo vaya a descubrir ahora por primera vez»

Kurt Busiek.

«Ya lo he dicho una y otra vez: Kane es mi cómic policial favorito. !Cómpratelo!»

Brian Michael Bendis.

«Paul Grist sabe cómo hacer su trabajo. Es una obra elegante, vívida e inteligente. !Cómpratalo Ya!».

Frank Miller.

Con semejantes recomendaciones no pude pasarla por alto y me intrigaba mucho descubrir si esta historieta era tan grosa como la pintaban.

La verdad que ninguno de esos tres artistas que cito al comienoa se equivocan y los elogios no los hicieron por compromiso.

Kane es la mejor obra policial que leí en la literatura en mucho tiempo.

Creo que desde hace un tiempo el cómic viene brindando en este género historias mucho más apasionantes que la literatura de prosa. Sobre todo en lo que se refiere a los personajes.

Este año recién pude descubrir esta joya que adquirió el estatus de fenómeno de culto en los ´90, pero hasta hace poco era muy difícil de conseguir.

La editorial Dolmen recientemente publicó la serie completa de Kane en unos cuidados libros que presentan esta propuesta en el formato de novela gráfica, con  una edición de excelente calidad.

El primer tomo sale 35 pesos y el resto están más caros (entre 75 y 98 pesos) pero valen la pena.

Creo que pusieron el primero a un precio económico, casi de oferta, pese a que presenta la misma calidad de edición y páginas, para enganchar a los lectores.

Si te gusta el género policial es muy pero muy difícil que no sigas leyendo los otros libros.

El primero tomo «Saludos desde Nuevo Edén» recopila los primeros dos volúménes de la serie original, que representa los primeros ocho episodios.

Paul Grist es un escritor inglés de renombre en el mundo de la historieta, quien se hizo famoso a fines de los ´80 por su trabajos junto a Grant Morrison.

Junto hicieron la novela gráfica «St. Swithin´s Day» que cosechó excelentes críticas en su momento.

Grist trabajó para varias editoriales importantes como Marvel, DC y Dark Horse donde colaboró en revistas como las de Superman, Batman y Spiderman.

Sin embargo, sus mejores obras las realizó a través del circuito independiente con trabajos como Kane y Jack Staff, que era una parodia del género de superhéroes.

Ambos cómics fueron autoeditados por el Grist y obtuvieron un gran reconocimiento por parte de los artistas de historietas.

Kane realmente es una joya para todo aquel que ama el policial.

La historia está muy en sintonía con lo que fueron grandes programas televisivos como Policía de Nueva York o The Shield, donde los personajes se detacan por ser sumamente realistas.

Los héroes tienen sus falencias humanas y los villanos no son estereotipados.

Muchos compararon a Kane con el Sin City de Frank Miller por la estética del cómic, pero creo que tiene poco que ver entre sí.

Sin City se destaca más por los estereotipos y las caracterizaciones exageradas, donde por ejemplo, todas las mujeres tienen físicos descomunales y viven en un estado constante de seducción.

En Kane las mujeres son normales y todos los personajes en general se encuentran absorbidos por su trabajo.

El dibujo en blanco y negro de Grist, si bien es cierto que por momentos remite a Sin City, tiene a su vez un estilo4 de caricatura que hizo de Kane un propuesta especial.

Por otra parte, la narración del autor es puramente cinematográfica y en más de un episodio tenés la sensación de esar viendo una serie policial.

La manera en que combina en un mismo conflicto, la perspectiva de distintos personajes es genial.

En este primer libro el lector accede a lo que es la presentación de los personajes y la ciudad de Nuevo Edén, donde se desarrollan las historias.

Kane es un detective de homicidios que regresa a trabajar en la comisaría 39 luego de haber estado mucho tiempo suspendido por haber matado a su compañero, que era un oficial corrupto.

Por supuesto, a partir de que se incorpora a su trabajo todo el mundo lo odia, salvo por los policías más jovenes que no llegaron a conocer su historia.

Algó que me encantó de Kane es como Grist alterna el realismo con un humor disparatado y personajes bizarros que hacen de esta obra una lectura especial.

No tiene el dramatismo de los trabajos de Greg Rucka pero tampoco es una sátira y eso lo hace muy divertido e impredecible, porque no sabés con que te vas a encontrar en cada caso que investiga Kane.

Definitivamente es el mejor cómic policial que se hizo en las últimas décadas y merece su recomendación.

Publicidad