Mayor Wheeler Nicholson: El padre del cómic

Sin la visión y el emprendimiento de este señor la vida de muchos de nosotros hubiera sido aburrida.

Y lo que es peor, Superman, Batman, la Mujer Maravilla, Linterna Verde, Aquaman, Flash y tantos otros queridos personajes nunca hubieran existido.

El Mayor Malcolm Wheeler Nicholson no sólo fue el fundador de la editorial DC Cómics, sino que además fue el principal pionero en publicar historietas de producciones originales que le brindaron a grosos de este arte crear los personajes que tanto amamos.

Para que se entienda bien, este hombre creó el concepto de la novela gráfica como género literario.

No sé si llegan a captar lo importante que fue este tipo y es lamentable que no se lo recuerde más seguido.

Hasta mediados de los años ´30 las historietas sólo se publicaban en una página de los diarios.

Nicholson fue el pionero que tuvo la visión de crear libros de cómics con contenidos originales, que no eran reimpresiones de las cosas que salían en los períodicos y revolucionó el arte al crear algo totalmente nuevo que no tenía precedentes en el mundo.

Si el Mayor Nicholson no se hubiera retirado del ejército donde sus colegas militares intentaron asesinarlo por una serie de denuncias públicas que hizo, es un hecho que la vida de Jerry Siegel y Joe Shuster (los creadores de Superman), junto con Bob Kane (el padre de Batman) hubieran sido muy distintas, ya que el empresario les dio sus primeros laburos cuando no eran nadie y el trabajo de ser artistas de cómics no se tomaba en serio.

Además que tampoco tenían muchos lugares donde pudieran trabajar.

En el 2008 su carrera como editor y contribución al mundo de la historieta finalmente fue homenajeada en la Comic Con de San Diego y además recibió un Premio Eisner por parte de la industría que él se encargó de fundar.

El homenaje llegó tarde pero al menos lo hicieron.

Sin embargo en todas estas décadas que pasaron su historia permaneció en las sombras.

Malcolm Wheeler Nicholson nació el 4 de enero de 1890 en Greenville, Tennesse, Estados Unidos.

Si vida es loca porque sus metas personales estaban relacionadas con los logros militares. Su sueño era convertirse en un gran mayor del ejército, pero la vida lo llevaría por otro rumbo.

Nicholson se crió en una familia muy vinculada con el mundo del periodismo y su abuelo fue el creador de uno de los primeros diarios que se publicaron en Estados Unidos, que todavía sigue vigente en el estado de Tennesse.

Sin embargo, Malcolm aburrido con el mundo intelectual que rodeaba su vida, donde se relacionaban con figuras como el Presidente Theodore Roosebelt y el escritor Rudyard Kipling (El libro de la selva) decidió vivir nuevas experiencias al unirse al ejército.

Se convirtió en uno de los oficiales más jóvenes de la Caballería y participó de la caza del rebelde mexicano Pancho Villa al que no pudieron capturar.

De ahí saldría el apodo de “Mayor” (rango que llegó a conseguir) y lo acompañaría el resto de su vida.

Luego de recorrer distintas partes del mundo combatió en la Primera Guerra Mundial. Muchas de las aventuras que vivió en ese período servirían de influencia en los relatos que escribió luego en las revistas de literatura Pulp.

Al terminar la guerra se casó en Alemania y se metío en problemas cuando hizo públicas sus críticas al ejército norteamericano por mandar a la muerte a un montón de jóvenes,  quienes de acuerdo a Malcolm fueron dirigidos por oficiales que no tenían la menor idea donde estaban parados.

En este período su sueño de seguir una carrera militar se derrumbó ya que al ver como era tratados los soldados por los oficiales comenzó a criticar el sistema militar y se ganó a varios enemigos.

En 1923 publicó una carta en el New York Times al Presidente Warren G. Harding donde advertió que si el ejército no cambiaba el país estaba perdido y el escándalo que se armó con esto fue tremendo.

Nicholson criticaba que la mayoría de los jóvenes que habían muerto en la guerra no habían llegado a tener una fomación digna que los preparara para un combate y básicamente acusaba al ejército de ser responsable de una gran masacre.

Por estas declaraciones Malcolm fue sometido a una corte marcial donde se aceleró el fin de su carrera por la carta que había publicado y al poco tiempo le dispararon por la espalda mientras todavía permanecía en las fuerzas militares con el objetivo de silenciarlo.

Logró sobrevivir el atentado pero quedó sordo de un oido.

Estos hechos generaron que buscara un nuevo rumbo en la vida que lo llevarían a dedicarse al mundo editorial.

Luego de publicar algunos relatos de aventuras en revistas pulp, funda su propia editorial en 1925 donde publica un cómic diario que era una adaptación de La Isla del Tesoro, de Robert Louis Stevenson.

A comienzo de los años ´30 se publicaba una revista llamada Famous Funnies que de manera equivocada mucha gente la considera el primer cómic de la historia cuando no era otra cosa que una simple publicación que recopilaba el mismo material que se leía en los diarios.

Es en este momento donde Wheeler Nicholson tiene la visión de crear una revista integrada por historias inéditas que nunca se hubieran conocido con anterioridad.

En  lugar de publicar chistes cortos, Nicholson pensó en grandes historias contadas con dibujos como las que solían publicarse en prosa en las revistas pulp.

De esta manera funda la editorial National Allied Publication y en febrero de 1935 llega a los kioscos su primer producto New Fun y nada volvió a ser lo mismo.

Sin saber lo que ocurriría con esa publicación Malcolm revolucionó el mundo del arte con un proyecto que no tenía precedentes.

New Fun brindaba historias cómicas y dramáticas con personajes inéditos donde presentaron sus primeros laburos unos pibes llamados Jerry Siegel y Joe Shuster.

En esta revista aparecería por primera vez el Doctor Oculto que sigue siendo parte del universo de DC.

Al poco tiempo el cómic cambia de título por More Fun y luego por More Fun Comics.

Con el transcurso de los años aparecerán por primera vez en esta historieta personajes emblemáticos como Green Arrow, El Espectro, Aquaman y Superboy.

A raíz del éxito de More Fun la empresa de Wheeler Nicholson edita dos revistas más que se conocerán con el nombre de Detective Comics y Action Comics.

Sin embargo el mercado de las historietas era muy difícil de sostener por entonces y debido a la Depresión Malcolm se ve obligado a vender su editorial a los editores Harry Donnenfeld y Jack Liebowitz en 1937, que permite que las revistas se sigan publicando y los artistas mantengan su laburo.

Esta es la gran paradoja de la historia de este hombre. Cuando el éxito y el dinero estaban por tocar la puerta vendió su compañia.

Se acercaba junio de 1938 y en Action Comics estaban apurados por completar el cierre de la revista. Para tener la publicación completa editor  Sheldon Mayer rescató literalmente de la basura (esto no es broma) un personaje que había creado la dupla de Siegel y Shuster con un tal Superman que venía de Kriptón a la Tierra para luchar contra el mal.

Personaje, que por cierto, había querido publicar Wheeler Nicholson dos años atrás pero sus visionarios socios no lo veían como una buena idea, ya que decían que no iba a funcionar.

Era una revista más que salía a la venta. Lo que no sabían es que a partir de ese momento la cultura popular nunca más volvería a ser la misma.

Ya saben como sigue la historia. Al poco tiempo Detective Comics presenta a Batman y a partir de ese momento los superhérores empezaron a aparecer en masa a tal punto que  los personajes que surgieron en la  revista original del Mayor Nicholson, More Fun Comics  los trasladan a Adventures Comics que se convierte en una de las publicaciones más exitosas y longevas de las historia.

Luego de 503 números llegó a su fin en 1983.

La compañía que fundó el el Mayor Nicholson luego pasó a llamarse National Periodical Publication y más tarde se llamó DC Cómics.

Malcolm Wheeler Nicholson murió el 1 de enero de 1968 a los 77 años. Luego de vender su empresa se dedicó a escribir historias de aventuras y se convirtió en uno de los escritores pulp más vendidos de los Estados Unidos.

Es importante destacar que durante su gestión como editor de cómics publicó varios personajes que precedieron a los supehéroes que vinieron luego.

Dos casos contundentes son los de  Sam Bradley, de Siegel y Shuster y Super Police de Clem Gretter y Ken Fitch que más tarde crearon al viejo y querdo Hour-Man, icóno de la Era Dorada de los superhéroes.

Lo de Bradley es loco porque el rostro del personaje es exactamente el mismo de Superman.

La gran mayoría de los artistas que luego se destacaron en los años ´40 y ´50 hicieron sus primeros laburos para las revistas que publicaba Wheeler Nicholson.

Recién en los últimos tiempos su historia volvió a destacarse en los medios, ya que durante décadas la figura de este hombre quedó en el olvido absoluto.

Por haber sido el creador del concepto de la novela gráfica y el pionero en jugarse a editar cómics fue injusto lo que se hizo con su nombre.

Desde el 2008 la convención de Cómic de San Diego le rinde homenaje a su obra con paneles de entrevistas donde participan sus familiares y mucha gente logró acceder a esta historia que no era tan conocida.

Un reconocimiento más que merecido para este hombre que se animó a apostar a una nueva clase de arte en una época en que los cómic solo ocupaban un breve espacio en una página de los diarios.