Lady Snowblood: El manga de Kazuo Koike

Una obra maestra del cómic japonés.

es una de las obras fundamentales del manga que sacudió al mundo de la historieta oriental en la década del ´70.

En Occidente este trabajo de Kazuo Koike se conoció mucho años después que se estrenaran las películas con Meiko Kaji basadas en este personaje.

La historia fue publicada en 15 capítulos entre 1972 y 1973 en la versión japonesa de Playboy y el éxito fue impresionante.

A raíz del suceso de Kill Bill de Quentin Tarantino que narró en aquel trabajo su versión personal de esta historia, la editorial Dark Horse publicó el manga completo en 4 tomos entre el 2005 y el 2006.

Esa fue la primera traducción que se hizo de este clásico que en esta parte del mundo se conocía más por las películas.

El manga es impresionante y narra una de las mejores historias de venganza que leí en mi vida.

Basta con leer los primeros capítulos para entender por qué entre el cómic y la adaptación cinematográfica hay tantas diferencias.

La historia de alguna manera es la misma.

Oyuki es una chica que nació con el único propósito de vengar la muerte de su familia. Literalmente es la hija de la venganza.

Su madre la concibió con el único propósito que al crecer emprenda la misión de acabar con los criminales que destruyeron su familia.

Lo que me sorprendió de esta historieta es el alto contenido sexual que Koike incluyó en la obra original.

Si la película hubiera adaptado el manga de manera literal hubiera sido calificada como porno y no estoy exagerando.

Es raro encontrar algún episodio de Lady Snowblood donde no violen a alguien o haya alguna escena de sexo fuerte.

La protagonista no deja títeres con cabeza y no le hace asco a nada a la hora de satisfacer sus necesidades sexuales.

Hombres y mujeres de todas las edades le vienen bien y por lo general los usa para conseguir algo.

Era imposible llevar esta historia al cine como la concibió su autor porque hubiera sido censurada.

Kasuo Koike, quien además escribió el guión de la película, tuvo el tacto de eliminar todas las subtramas del cómic y concentrarse en la cruzada sanguinaria de la heroína.

No puedo dejar de destacar las impresionantes ilustraciones de Kazuo Kamimura que representa otro de los puntos fuertes de esta obra.

Me impresionó mucho la manera detallada que representó las condiciones clímaticas que por momentos te hacen creer que el manga tiene vida.

Sus dibujos son super detallistas y describen a la perfección el Japón del siglo 19. Las escenas de acción también son fabulosas y están muy bien elaboradas.

Uno de los aspectos que me encantó de Lady Snowblood es que no se trata de un cómic ultraviolento pelotudo estilo Kick Ass que es sangriento sin sentido.

Sí, la historia de Koike es muy fuerte pero está sustentada por un guión brillante donde se tratan temáticas políticas y culturales relacionadas con un período particular de la historia de Japón.

Suena gracioso pero se aprenden un montón de cosas sobre la cultura japonesa leyendo Lady Snowblood.

Especialmente sobre los temas relacionados con el mundo del crimen y las conspiraciones políticas que no los vas a encontrar en una enciclopedia.

Es evidente que Koike hizo un gran trabajo de investigación a la hora de desarrollar el escenario para su historia.

La narración, por otra parte, es fabulosa y desarrolla mucho más los personajes principales que pudimos ver en el film.

El autor se la ingenió para mantener enganchado al lector con numerosas subtramas que te soprenden con su resolución en cada capítulo.

Es muy orginal la manera en que la protagonista cumple con sus misiones, donde en muchos casos ni siquiera necesita matar a alguien.

En mi opinión es una obra maestra del manga que debe ser leida en algún momento por todo aquel que aprecie este tipo de arte.

3 Comentarios

  1. Grosa recomendación, hace tiempo que tengo ganas de leer este manga además de “Lone wolf and cub”, la otra obra maestra de Koike.

    Saludos!

  2. Uy, buenísimo! voy a ver si lo consigo 🙂
    La peli me encantó, así que esto tiene que estar en mi biblioteca sí o sí.
    La imagen en blanco y negro se parece mucho a como empieza la película, ¿es esa escena?

    Besos Hugo!!

Comentarios cerrados.