El horror de la casa de Gloucester

_39999471_west203ULTIMA PARTE

El 6 de agosto de 1992 cuando la policía allanó el lugar se reveló una de las historias criminales más escalofriantes que se vivieron en las últimas décadas en Europa.

Las primeras evidencias dejaron shockeados a los oficiales que habían ido a la casa  del número 25 de la calle Cromwell en la ciudad de Gloucester.

Encontraron cientos de revistas pornográficas y películas caseras donde se veía al matrimonio teniendo sexo con sus hijos.

Ese mismo día el detective Hazel Savage buscó a Anne Marie, la hija mayor de la familia, para interrogarla.

La chica relató todas las atrocidades a la que fue sometida desde que era una niña y brindó detalles sobres las actividades que sus padres mantenían en el lugar.

Rose y Fred fueron arrestados en principio por secuestro y sodomía.

Los vecinos de la calle Cromwell estaban conmocionados.  Nadie podía concebir en su mente que ese matrimonio agradable que tan bien conocían fuera acusado de esos hechos terribles.

La policía registró la casa y toda la ciudad en busca de la nena Heather.  Savage no quería creer lo que había dicho uno de los niños.

A diferencia de la casa de otros donde el lugar era nauseabundo y había mugre por todas partes, nadie se hubiera imaginado lo que ocurría en ese lugar si hubiera podido estar ahí.

No había rastros de sangre ni armas,  ni nada que llamara la atención. Era una casa normal de familia de clase media.

Heather seguía sin aparecer.

Tampoco habían podido conseguir información sobre Rena Costello, la ex esposa de Fred, a quien el policía conocía por las denuncia hechas años atrás. Lo mismo ocurría con la pequeña Charmaine.

El tiempo se agotaba y para esa altura sabían que el peor de los panoramas era posible.

Mientras tanto,  en la comisaria Rose intenta suicidarse con pildoras, Stephen uno de los hijos alerta a la policía que su madre no se despierta y logran desintoxicarla a tiempo.

Se trató de un intento fallido que no tuvo consecuencias graves para ella. El resto del día la mujer ocupa su tiempo mirando películas de Disney.

Los niños finalmente son puestos a cuidado del gobieno en centros asistenciales.

A los investigadores no le queda otra que comenzar a cavar en el jardín. El problema con esto es que la propiedad era mucho más grande de lo que parecía y era imposible llevar a cabo la tarea sin llamar la atención de los vecinos.

West entra en un estado severo de angustia y depresión.  Sabe que no tiene escapatoría y en el momento menos inesperado comienza a hablar.

Fred se hace cargo de todos los crímenes y confiesa que asesinó a sus hijas y al resto de las mujeres sobre las que se desconoce su paradero.

Sin embargo, no acepta la acusación secuestro ya que alega que todas las personas entraron a su casa por propia voluntad. También rechaza los cargos de violación y afirma que las chicas tenían sexo con él por que ellas lo deseaban.

El asesino es dejado en libertad bajo custodia para que pueda indicar a la policía los lugares donde enterró los cadáveres.

El horror comienza  a surgir.

6eEn las primeras excavaciones encontraron tres cuerpos en el jardín, entre ellos el de Heather, que tenía 16 años.

Luego que habló con sus amigas, los padres decidieron matarla.

El pequeño Stephen fue el encargado cavar un pozo en el jardín sin saber para que propósito su padre le ordenaba esa tarea.

Durante los días siguientes los investigadores empezaron atrabajar en el lugar con radares antiminas con los que se detectaba más fácil los cadáveres.

50 cuerpo aparecieríon en los primeros días y mientras más registraban la casa nuevos hallazgos de ese tipo se descubrían escondidos por todas partes.

No se encontaron armas y ningún vecino pudo atestiguar que hubieran vistos cosas raras o sospechosas el tiempo en que los West vivieron en el lugar.

Los vecinos más cercacon los describían como un matrimonio común y corriente y nadie podía comprender que los acusaran de esas cosas terribles.

West continúa colaborando con la policía y se encuentran los restos de Rena Costello y su hija Charmaine.

Sin embargo, el asesino se niega a dar información sobre la desaparición de Mary Bastholm, la chica secuestrada en 1968 en una parada de micros.

Los investigadores ya no dudan que West fue el responsable, pero sin una confesión no pueden hacer nada.

Entonces, ocurre otro hecho importante.

Rose pide que alejen a su marido de su vista y manifiesta su estupor y repudio por las cosas que hizo el hombre.  Se presenta como una víctima que solo era manejada por un enfermo manipulador.

Los investigadores no compran la actuación y saben que los chicos son demasiados pequeños para inventar las cosas que describieron y las películas caseras son pruebas más que suficientes sobre la responsabilidad de la mujer.

Fred queda devastado por el rechazo de su mujer y se abandona a si mismo en la carcel.

En Inglaterra el caso se convierte en tema nacional y la historia se conoce alrededor del mundo. No hay diario y noticiero en el planeta que no cubra el caso.

El 13 de diciembre de 1994 es acusado por homicidios multiples.

Durante el juicio, su hija Anne Marie implica también al hermano del asesino en la violaciones que sufrió.

Según la chica fue abusada más de 300 veces desde que tenía 10 años.

Nunca llegan a detener a su tío ya que al conocerse la noticia el hombre se cuelga en el garage de su casa.

West es enviado a la prisión de Winston Green en la ciudad de Birmighan y se fija una nueva audiencia para el jucio para febrero de 1995.

El asesino tiene otros planes.

Unos días después,  el personal del penal lo encuentra muerto en su celda.  West se había ahorcado con las sábanas de su cama.

La Ley ahora apunta a Rose.

En el juicio acusan a la mujer su hija Anne Marie y la niñera Caroline Owens que llegó a ser abusada pero salió con vida de la casa.

Una de las prostitutas revela que West no actuó solo y le confesó antes de morir que se incriminaba a si mismo para que no dañaran Rose, pero ella también participó de los crímenes.

Poco a poco se conocen los escabrosos detalles sobre como actuaban los West y la mujer resulta cada vez más acorralada.

Rosemary West resulta acusada de complicidad y homicidios multiples y recibe una condena a cadena perpetua.

La fascinación de la gente con esta historia fue tan grande que tuvieron que demoler la casa para que los curiosos no se llevaran souvenires del lugar.

Hoy no existe más pero quienes viven en la zona manifiestan que después de tantos años se vive una atomósfera rara en la calle Cromwell, que nunca más volvió a ser el mismo lugar.

El 25 de marzo de 1998 Stephen West declara en los medios que su padre le confesó antes de morir que fue el responsable de la muerte de Mary Bastholm.

Sin embargo el asesino se negó a declarar donde enterró el cadáver. Los padres de la chica mueren sin saber lo que ocurrió con su hija y su hermano sigue en la actualidad con la búsqueda de los restos.

En junio de ese año la asistente social, Janet Leach que acompañó a la policía en el allanamiento de la casa del horror de Gloucester demandó a la policía y el Estado por daños y perjuicios.

Tras la numerosas entrevistas que hizo a los hijos del matrimonio West y a los asesinos terminó con  stress post traumático al escuchar los detalles de las crímenes que se cometieron.

La mujer tuvo que acompañar además al criminal al lugar donde se hicieron las excavaciones y el shock de los cosas que se encontraron fueron demasiado para ella.

Leach nunca recibió atención psicológica y cuando se recuperó demandó a la policía.

Para la misma época surge un escándalo mediático nacional en Inglaterra cuando Canal 5 anuncia la producción de una miniserie donde se van a retratar en la ficción los hechos ocurridos en la calle Cromwell.

La protesta de los familares de las víctimas y la policía son tan fuertes que el proyecto queda cancelado después de una largo debate en la televisión inglesa.

the-people-image-6-68603142El 18 de noviembre Anne Marie Davis, la hija de los West que se casó y tuvo una hija es rescatada de un río cuando intentó suicidarse.

Era su segundo un intentó. Tiempo atrás había probado intoxicarse con pastillas.

El 27 de septiembre de 2001, la asistente social Janet Leach declaró en un especial de la BBC que todavía quedan muchos cuerpos por ser hallados y que las víctimas de los West son muchos más de los que se cree.

Los productores de un documental que cubrió los hechos junto con Leach proponen demandar a las autoridades cuya ineficiencia en la policía y el servicio social permitieron que el matrimonio actuara con total impunidad.

Se estima que 300 chicas desaparecieron en Gloucester en aquellos años y cuyo paradero es un misterio.

Unos días despues Rosemary West anuncia que  no apelará más su sentencia y decide pasar el resto de su vida en la cárcel.

El 22 de enero de 2003, la mujer anunció su casamiento con un bajista de jazz llamado Dave Glover pero el evento se cancela debido al escándalo mediático que se genera.

Como un hombre puede casarse con una mujer que cuenta con semejantes antecedentes es un misterio que no tiene explicación.

El 22 de marzo pasado, Michelle Davis, hija de Anne Marie declaró a la versión inglesa de la revista People que su madre todavía sigue dominada por Rosemary West y que la asesina le lavó el cerebro desde la cárcel.

Michelle, de 24 años, la chica de la última imagen de la nota, declaró que Rose actualmente es adicta a la televisión y colecciona todos los programas y documentales que se hicieron sobre ella y su marido.

Suele morirse de risa por las fotos que pasan de ella con los peinados que se usaban en los años ´60 y ´70.

Recientemente la asesina volvió a ponerse en contacto con Anne Marie ( quien hoy tiene 45 años) , quien le explicó a su hija que le tiene miedo a la mujer y que jamás podrá escapar de ella.

Michelle que nunca llegó a ser abusada por sus abuelos comentó que tiene los mejores recuerdos de Fred West y a ella misma le cuesta asociar la imagen del hombre que jugaba con su nieta a las escondidas y los crímenes que cometió.

Es como si se trataran de dos personas que no tienen relación entre sí“, declaró la joven.

Tal vez esa sea la clave de esta historia.

Durante años operaron impunemente porque lograron mantener un disfraz en la sociedad como personas normales.

Mejor dicho, sobre lo que la gente a menudo cree que es normal.

En los años ´60 7 ´70 en Gloucester miraban con desconfianza a cualquier joven que usara el pelo largo, vistiera camperas de cueto o llevara una cresta punk en la cabeza.

Si embargo los West andaban los más tranquilos por las calles cometiendo atrocidades porque trasmitían una imagen de decencia.

Ningún vecino que trató al matrimonio jamás se le ocurrió sopechar que pudieran cometer semejantes crímenes.

Después de todo eran una familia normal.

Esa era la imagen que mostraban en el barrio y en el album familiar de fotos.

7 Comentarios

  1. Cuanta informacion Hugo!. Excelente el informe como de costumbre.
    Me resultan muy interesantes estos casos de familias con apariencias normales pero que esconden secretos asi,. Esta historia da para una pelicula, espero que no tengamos que esperar muchos años para que la lleven a cabo.

  2. Me deja sin palabras esta historia, no puedo creer todo lo que este par de (cualquier insulto les quedaria chico) hicieron, tanto con sus hijos como con las mujeres que fueron sus victimas.
    Esta historia fue la que mas me impacto.
    La ineficiencia policial impacta mas.

  3. Muy bueno Hugo, y uno despues cree que su familia tiene problemas.Esta bueno saber como fue la historia para darse cuenta como ciertas situaciones te marcan y determinan tu vida.Tal vez si el asesino no hubiera tenido esa infancia y ese padre,no habria guardado tanta ira(que de alguna manera tenia que salir)y no hubiera asesinado a esas 50 personas.Hay que ver como fue la infancia del padre tambien,igual muchos nacen así..no los cambias.Saludos y espero mas de este tipo de historias.

  4. La reflexión final es totalmente acertada; a veces las personas de las que uno menos sospecha suelen cometer atrocidades inexplicables.

    Eximio informe Hugo, como siempre!

Comentarios cerrados.